El Iris de la Paz

ReadAboutContentsHelp

Pages That Need Transcription

1
Complete

1

El Iris de la Paz.

Tomo Cuarto.

Dissociata locis concerdi pace ligavit. Ovio.

N.o 7.o

ESTE PERIÓDICO SE VENDE A MEDIO REAL POR PLIEGO EN LA TIENDA DEL C. CASIMIRO PALACIOS.

BOLIVIA EN LA DISCORDIA FUE SUMIDA LLAMÓ A LA PAZ, Y RECOBRÓ LA VIDA.

Domingo 16 de Agosto de 1835.

Interior.

Mariano Enrique Calvo, Benemérito de la Patria en grado eminente, con¬ decorado con la medalla del Liberta¬ dor Simón Bolívar, Vicepresidente Constitucional de la República, y en¬ cargado del mando supremo &c.&c.

DECRETO:

Art. 1.o El Oficial Mayor del Minis¬ terio del Interior José Ignacio de San¬ jines queda encargado del despacho de la Secretaría del Interior y Relaciones exteriores, en clase de Ministro acciden¬ tal.

2.o Mientras desempeñe este car¬ go gozará de la dotación de tres mil pe¬ sos anuales.

3.o El Ministro de Hacienda que¬ da encargado de la publicación y cum¬ plimiento de este decreto.

Dado en el Palacio de Gobierno en la Paz de Ayacucho a 16 de Agos¬ to de 1835.—Mariano Enrique Calvo.— El Ministro de Hacienda, José Maria de Lara.

Exterior.

PERÚ.

El Gran Mariscal Santa-Cruz, Jefe superior de los ejércitos del Perú y Bolivia, a los Cuzqueños.

Cuzqueños: muy pronto ocuparé vues¬ tro territorio con el Ejército unido: la misión que llevo es de paz y de conciliación, la úni¬ ca que pudiera haber aceptado ante unos pue¬ blos que siempre me fueron queridos. Mediar en vuestras diferencias, protejer vuestros dere¬ chos y garantir las deliberaciones de la Asam¬ blea convocada a Sicuani, son los objetos con que me presentaré en la antigua Capital de los Incas.

No debe inquietaros la prersencia de es¬ te Ejército, que no es el instrumento de la ambición, ni de las pasiones, sino muy amigo vuestro. Motivos muy nobles y fraternales le conducen: apoyar la reorganización de vuestra patria, y poner término a vuestras calamida¬ des. Solo los que se opusieron a tan sagra¬ dos designios y reseistieren a la reunion de los Representantes del pueblo, queriendo sofocar vuestros votos legalmente emitidos, serán los enemigos contra quienes podamos emplear nues¬ tras armas.

Cuzqueños: no podéis dudar de mi pa¬

Last edit 22 days ago by Digitizing Peru's Print Revolution
2
Complete

2

labra y de la buena fe con que os hablo, por que me habéis conocido siempre leal en el cum¬ plimiento de mis deberes y de mis compromi¬ sos. Educado entre vosotros y consagrado lar¬ go tiempo al servicio del Perú, os he dado muchas pruebas de la más sincera afección, que no ha disminuido jamás, y que nuevos vín¬ culos de familia la han aumentado. Esperad¬ me pues tranquilos y llenos de confianza.

No fuera estraño que creyendo apartar¬ me de vuestra estimación me llamarán extran¬ jero algunos interesados en la continuación de los desórdenes de que sacan su provecho; los que sin más título que el de haber nacido en el Perú solo viven para vuestra desgracia y en mengua del nombre Peruano. A estos pudie¬ rais decirles que no puede ser extranjero él que contribuyó a vuestra libertad, él que os pro¬ porcionó los mejores días que habéis tenido de re¬ poso; él que os mereció multiplicados testimo¬ nios de honor y de confianza a que correspon¬ dió dignamente; y él que siempre os sirvió con una fidelidad intachable.

Amigos: contad con que el Ejército uni¬ do será el mejor apoyo de vuestros derechos, de vuestras personas y propiedades. Todo el que nos espere tranquilo, cualesquiera que ha¬ yan sido sus opiniones anteriores, quedará ba¬ jo la protección de los Estandartes de la union, y solo debe temer sus armas él que se atre¬ ba a contrariar el santo y útil objeto de su misión conciliadora.

Cuartel jeneral en Lampa a 1.o de Agosto de 1835.

Adres Santa-Cruz.

El Gran Mariscal Presidente y Jefe superior, a las tropas del Ejército uni¬ do.

Soldados: vais a penetrar en el territo¬ rio del hermoso Departamento del Cuzco, y a visitar la Ciudad sagrada de los hijos del Sol. Grandes monumentos exitarán allí vuestra ad¬ miración y os conmoverán de un entusiasmo americano, llevando vuestros recuerdos más allá de trescientos años.

Sus habitantes son nuestros hermanos y amigos: debéis tratarlos con bondad y con es¬ timación. Empezareis a ejercer con ellos vues¬ tra augusta misión, dándoles paz, protección y seguridad contra los perturbadores de su repo¬ so y los violadores de las Leyes.

Algunos días de privaciones y de fa¬ tigas, y algunas marchas forzadas pueden ser necesarias. Las haremos con resignación y constancia. Si encontrásemos con entusiasmo; y si temerarios enemigos de la causa y del re¬ poso de los Pueblos osaren presentársenos, los combatiremos y venceremos; porque todos los elementos están en nuestro favor, y porque no puede dejar de vencer un Ejército lleno de honor, de moral, y de disciplina.

Soldados: mui grandes intereses depen¬

den de vuestra conducta en esta jornada. Es¬ tán en espectación de ella todas las Naciones de Sud—América, especialmente vuestras fa¬ milias y vuestros amigos, que desean vuestro regreso, después de haber asegurado el repo¬ so de dos Pueblos, que fiaron sus destinos a vuestras armas.

Peruanos: vuestra gloria será inmensa habiendo sido el fundamento sobre que se res¬ tablezca el orden de vuestra patria y siempre se recordará vuestra lealtad, como la esperan¬ za de vida en el naufrajio.

Bolivianos: muy pronto seréis el obje¬ to de los elojios y de las bendiciones de los Pueblos: muy pronto regresaremos a abrazar a nuestras queridas familias, habiendo mereci¬ do el honroso título de pacificadores del Perú.

Cuartel Jeneral en Santa Rosa a 6 de Agosto de 1835.—

Andres Santa-Cruz.

Imprenta del Ejército administrada por Ramon Morél.

El Iris.

Además de los cuerpos de tropas boli¬ vianas que ocupan ya el territorio del Perú, y que probablemente han entrado a la hora es¬ ta en el Cuzco, a las órdenes de S. E. el Pre¬ sidente, continuan marchando, con la misma di¬ rección, otros no menos bien disciplinados, y no menos apercibidos a todos los sucesos que pueda dar de sí la gran empresa del día. Es¬ te aumento de fuerza puede parecer inútil a los que solo calculan las probabilidades del éxito, y bajo este punto de vista, no hai du¬ da que con un número de tropas mui inferior al que se ha puesto en movimiento, habría lo suficiente para asegurar el honor de nuestras armas, y la consumación de los planes de nues¬ tro Gobierno. Pero hai consideraciones de un caracter más levado, que justifican, o, por me¬ jor decir, que exijen esa superabundancia de medios, a los que más bien daremos el nom¬ bre de protectores que el de hostiles. El ter¬ ritorio en que debe ejercerse nuestra mediación, es vastísimo; hai en él ciudades importantes, una población numerosa, intereses que se cru¬ zan, pasiones que fermentan, restos todavía hu¬ meantes de los partidos que por tan largo tiem¬ po han luchado, y que quizás, volverían con nuevo encarnizamiento a la lucha, si no los comprimiese el aspecto de una fuerza irresis¬ tible. En nuestro sentir, el caracter de me¬ diador y la esencia misma de la mediación exi¬ jen, como primer elemento, la fuerza; una fuer¬ za que baste a suplir lo que no pueda hacer la convicción; una fuerza que imponga como deber, el bien que el orgullo y la impruden¬ cia reusen. Bolivia, tantas veces implorada para encadenar pasiones maléficas, y combinar intereses encontrados, no ha debido prestarse a tan repetidos votos, sino es con la persua¬ ción íntima de que nadie osará impunemente frustrar sus miras conciliadoras.

Last edit 22 days ago by Digitizing Peru's Print Revolution
3
Complete

3

No debe inferirse de esto que el Go¬ bierno abrigue sospechas de antipatías y reac¬ ciones. Al menos, osamos vaticinarlo, los pue¬ blos serán nuestros fieles amigos, nuestros ar¬ dientes cooperadores, y cualquier tentativa que tuviese por objeto exitarlos a la enemistad y a la desconfianza, no produciría sino confusión y ruina a sus fautores imprudentes. Los pue¬ blos son los que nos han llamado; los que han visto en la intervención de Bolivia el único centro de sus esperanzas; los que, por un im¬ pulso irresistible como el que siempre comu¬ nican las necesidades imperiosas, trazaron un plan de división política, más sólido en sus principios que todos los que concibe la diplo¬ macia en sus difusos protocolos. Es menester repetirlo: los pueblos del Sur del Perú quie¬ ren unanimemente separarse de su antigua aso¬ ciación; este deseo no es el entusiasmo pasa¬ jero que exitan las innovaciones cuando las proclama un partido interesado en su adopción; no es una rebeldia criminal contra la autori¬ dad lejítima; no es la aplicación temeraria y prematura de doctrinas del voto público, fundado en la lei más universal que reconocen los se¬ res humanos: el deseo del bienestar.

No estamos en el secreto de la orga¬ nización futura del nuevo estado, que debe salir de la nada, a la sombra de nuestras ban¬ deras, ni aticipamos nuestra opinion, sobre to¬ dos los pormenores a que la voz Federación puede dar lugar. Entre los homónimos y sinó¬ nimos de la nomenclatura política, no hai una palabra más vaga, ni menos susceptible de una definición precisa. Acudir a los Estados Uni¬ dos del Norte de América para buscar allí el tipo de nuestras instituciones, sería uno de los absurdos más funestos que podriamos cometer. La Federación americana está mui lejos de sig¬ nificar una de aquellas formas de gobierno que ha sancionado el uso de los siglos. Las vo¬ ces Despotismo pura, Monarquía constitucional, Réjimen aristocrático, envuelven ideas fijas y perfectamente definidas. Más ¿donde hallare¬ mos un modelo clásico de las asociaciones de los pueblos libres? ¿En las montañas de Sui¬ za, en los pantanos de la Béljica, ó en las costas del Adriático.

No nos inquietemos en busca de con¬ jeturas que los sucesos van a tijar para siem¬ pre. Tranquilícenos la seguridad inalterable, de que en medio de todas las combinaciones que puedan salir de las Asambleas Constitu¬ yentes del Sur del Perú, Bolivia conservará su dignidad y su reposo, unidos con la más sin¬ cera gratitud al Jenio que la afianza estos bie¬ nes inefables.

EJÉRCITO BOLIVIANO.

En este momento, y después de armadas las pájinas de este número, ha recibido el Gobierno la siguiente comunicación.

República Boliviana—Ejército Nacional—

Estado Mayor jeneral—Cuartel jeneral en Machacmarca a 10 de Agosto de 1835.—26. Sección 1.a—N.o 30.

A S. G. el Ministro de Estado en el des¬ pacho de la Guerra.

Sor. Ministro.

En el último parte que tuve el ho¬ nor de dirijir a V. G. con fecha 2 del presente mes, comuniqué el movimiento jeneral que en ese día emprendió el Ejér¬ cito para hacer su marcha sobre la capi¬ tal del Cuzco, y en igual fecha participé también a V. G. en nota n.o 29, que el Sor. Jeneral O'conor quedaba en el de¬ partamento de Puno al mando de la Di¬ visión de reserva, y nombrado Comandan¬ te Jeneral de aquel departamento a fin de simplificar y dar mayor acitividad a los asuntos del servicio.

Por conducto de sete Jeneral he dado aviso de la aprehension que el Es¬ cuadron del Sarjento mayor Irigoyen hizo en Sicuani del Jeneral San Roman, Te¬ niente Coronel Ponze y Sarjento mayor Efé, que se conservan en nuestro poder. Desde entonces el Ejército ha continua¬ do sus marchas sin novedad, y anoche campó en este punto, donde permanece¬ rá hoy a consecuencia de una nevada que aunque no fuerte, le ha impedido conti¬ nuar su marcha por los altos para caer sobre las fuerzas del Jeneral Gamarra, que se hallan situadas entre Quiquijana y Ur¬ cos, con el objeto de resistirnos, según se sabe por noticias que de diversos conduc¬ tos ha recibido S. E.—Mañana continua¬ rá el Ejército sus movimientos y dentro de cinco días tendré el honor de partici¬ par a V. G. que ha ocupado la capital de los Incas, donde cumpliendo con el sagra¬ do objeto de su misión, ofiecerá paz y seguridad a toda clase de personas y tran¬ quilidad a los Pueblos.

S. E. ha tenido la satisfacción de notar el buen sentido y entusiasmo que han manifestado todos los Pueblos por donde ha transitado el Ejército, quien en todos ellos ha encontrado abundancia de recur¬ sos, que pagados a dinero de contado con la relijiosidad que distingue la moral de nuestras tropas, ha aumentado la desición y entusiasmo que ya se tenía a favor de nuestras armas.

Todos los anuncios son felices, y nada hace temer ocurrencia alguna con¬ traria a la noble empresa quee nos ocupa.

Adjunto a V. G. cincuenta ejem¬ plares de las proclamas que S. E. ha di¬

Last edit 22 days ago by Digitizing Peru's Print Revolution
4
Complete

4

rijido a los habitantes del Cuzco y a las tropas del Ejército unido.

De orden de S. E. me apresuró a dar a V. G. estos conocimientos para que se sirva ponerlos en el de S. E. el Su¬ premo Consejo de Gobierno.

Dios guarde a V. G.—Sor. Minis¬ tro.—Jose .Miguel de Velasco.

ESPAÑA.

ESTAMENTO DE PROCURADORES.

Sesión del 9 de Diciembre.

Sobre el reconocimiento de los Esta¬ dos de América.

Se dio cuenta de una petición firmada por varios Srese Procuradores, y dirijida a que se tomen las me¬ didas oportunas para restablecer las relaciones amistosas con los nuevos Estados de América. Esta petición ha¬ bía sido examinada por las comisiones de Gracia y Jus¬ ticia, de Código de Procedimientos criminales y de Es¬ tado, las cuales eran de parecer que no había inconve¬ niente en que se discutiera en público; aunque la de Estado decía que en su opinion quien debía decidir si era o no conveniente el discutir este asúnto era el mis¬ mo Gobierno.

El Sr. Secretario del despacho de Estado: —,, Voy meramente a decir (y me impele a ello hasta las úl¬ timas palabras de una de las comisiones) que el Gobier¬ no encuentra inconvenientes políticos en que se discu¬ ta esta petición en el Estamento, pues sería ir contra el propio objeto que los peticionarios se proponen; se¬ ría malograr las intenciones jenerosas del Gobierno so¬ bre esta matiera.

,,S. M. la Reina Gobernadora, que parece desti¬ nada por la Divina Providencia para reparar nuestros pasados males, no podia olvidar esa cuestión inmensa, que tantas relaciones tiene, no solo con la suerte de España, sino puede decirse con el sistema jeneral eu¬ ropeo.

,,Tiempo es ya de resolver una cuestión tan gran¬ de, pendiente por el transcurso de muchos años; pero que ha llegado ya (si me es lícito decirlo así) a su es¬ tado de madurez. Colmadas las pasiones, olvidadas las quejas, sintiéndose por una y otra parte las ventajas co¬ munes de una transación amistosa, el interés mismo estrechará los vínculos que forman la identidad de idio¬ ma, de relijion, de costumbres, los hábitos del comer¬ cio las relaciones reciprocas, tantos y tantos lazos na¬ turales como han de unir siempre con España a las re¬ jiones de ultramar, hasta el punto de considerarse co¬ mo hermanos los hijos de uno y otro hemisferio.

,,Conforme con estas ideas jenerosas S. M. la Rei¬ na Gobernadora ha dado ya las órdenes oportunas para que se entable cual conviene una negociación tan im¬ portante: se han dado las instrucciones sobre este asun¬ to al embajador de S. M. en Paris y a su Ministro en Londrés. Mas diré (porque no hay razon ni motivo pa¬ ra hacer de ello un misterio). El Gobierno español ha manifestado que está pronto a tratar directamente, sin necesidad de que interevenga ninguna otra Potencia con los enviados de América que traigan al efecto los po¬ deres correspondientes. S. M. por su parte me ha hon¬ rado con la autorización mas completa, a fin de que entable y siga una negociación tan importante; se han dando órdenes a los ajentes diplomáticos de S. M. en las Cortes extranjeras, para que den a dichos comisio¬ nados de América los pasaportes y garantías que hu¬ bieron menester; y aun se ha verificado en un caso en que se han mostrado en la práctica estas benévolas dis¬ posiciones de S. M.

,,Creo que esta franca manifestación calmará los deseos de los Sres. Procuradores; y conocerán qye la petición presentada lejos de producir ventajas, podría acarreear inconventientese."

El Sr. Conde de las Navas:—Yo no tengo inconve¬

niente por mi parte en que se discuta en sesión secre¬ ta la petición de que see trata, con tal que esto no sir¬ va de antecedente para varrenar el reglamento porque barrenarlo es el discutir en secreto una petición cuan¬ do las tres comisiones han dado su dictamen de que puede hacerse en público."

El Sr. Presidente:—Si no he entendido mal, me parece que el Sr. Ministro no ha querido decir eso.

El Sr. Conde de las Navas:—Ha pasado la pe¬ tición por las tres comisiones conforme a lo prevenido en el reglamento; por lo que yo reclamo la observancia del mismo.

El Sr. Presidente dijo que con varias peticiones ha¬ bía sucedido suspenderse su discusión después de ha¬ ber corrido los mismos trámites.

El Sr. Secretario del despacho de Hacienda:—Voy solo a decir que el ministerio no ha propuesto que se discuta en secreto, pues en caso de abrirse los debates mucho mejor sería que fuese en público; es un asunto de¬ masiado importante para tratarlo reservadamente: lo que ha dicho el Sr. Presidente del Consejo de Ministros ha sido que no convenia que se tratase ahora el asunto puesto que pendiendo de una negociación empezada o próxima a empezarse, en lugar de ser oportuna podía producir el debatirla un efecto contrario al que se de¬ sea. Porque claro aparece que sí se muestra a esos Estados de anhelo de querer entrar en composición, las ventajas que se sacaren para el país podrán ser mas o menos grandes. Pero los Sres. Procuradores, en su im¬ paciencia muy digna de elojio, por el fin que se pro¬ ponen, solo quieren que cuanto antes se ventile esta cuestión; sin pensar que de hacerlo ahora el resultado podría ser perjudicial. Los Secretarios del despacho no lo creen así; y por eso han dicho que era inoportuno tratar de esto; insistiendo yo por mi parte en decir que de verificarse la discusión debe ser en público, y de ninguna manera en secrto: lo cual nunca lo pedirían los Secretarios del despacho.

(Continuará.)

Remitido.

SS. Editores del Iris.

Paz 10 Agosto 1835.

Señores: Por primera vez tengo el gusto de diri¬ jirme a UU. suplicándoles tengan la bondad de insertar en su apreciable periódico el siguiente

AVISO AL COMERCIO.

Él que se suscribe Juan Pablo Eguren vecino y del comercio de eesta ciudad, tiene el honor de anun¬ ciar que suspende los negocios de su jiro mercantil por comisiones, pues que ha resuelto verificar un viaje a Europa en todo el mes de Noviembre del presente años y en este caso ruega a las personas que lo han favo¬ recido con sus relaciones, tengan a bien proceder a la liquidación de cuentas en el término que indica.

Permitan UU. asegurarles que soy su muy atento S. S. Juan Pablo Eguren.

AVISO OFICIAL

Los tres primeros tomos de la COLECCIÓN OFICIAL, dividos en cinco volúmenes, se venden en las tiendas de los Ciudadanos Casimiro Palacios y José María Hurtado, al precio de quince pesos el ejemplar forrado en tafilete sobredorado, y a doce pesos en pasta.

AVISO.

Los Sres. que se interesen en la rifa de Alhajas que se anunció anteriormente tendrán la bondad de ocurrir cuanto antes por sus números, pues se deberá efectuar el jueves 20 del presente. Dicha rifa tendrá lu¬ gar en el paraje público que designe el Goberino, lo que tendrá el honor de anunciar oportunamente. Los voletos o números se venden en la tienda del Ciuda¬ dano Eusebio Días, calle de la República Arjentina en el tambo que fue de Bárcena y hoy de D. Francisco Merillas. E. D.

Paz: Imprenta del Colejio de Artes, administrada por el C. Bernardino Palacios.

Last edit 22 days ago by Digitizing Peru's Print Revolution
Displaying all 4 pages