Redactor Peruano

ReadAboutContentsHelp

Pages

6
Needs Review

6

suerte seria esponer al inocente, à que sufriese molestias inmerecidas, y que el resultado no fuese el que debe desearse—descubrir los delincuentes. Si á noticia del señor cônsul han llegado los nombres de algunos de estos, el que suscribe agradecería que se le transmitiesen para proceder como lleva dicho, y que el gobierno chileno conociese con satisfacción los sentimientos del Peru. No es estrado que haya habido tanta reserva en pre- parar en esta capital la espedicion de los emigrados, y que estos hayan tenido facilidad de proporcionarse los útiles necesarios à su intento. El largo tiempo que han tenido de residencia, las relaciones que precisamente han contraído en toda esta época, y las oportunidades y ventajas q' disfruta el comercio para esta clase de negocios, los han puesto à salvo de la actividad del señor cónsul sobre un asunto que debió haber llamado muy particularmente su atención, sin que pudiesen ser descubiertos, sino después de haber salido del puerto del Callao. Esto mis- mo hará conocer al señor cónsul que no es igual el presente caso al del jeneral Arjentino que cita en su atenta nota fecha de ayer, y se servirá persuadir que el infrascrito para tomar medidas contra los que se han mezclado en este asunto, solo necesita la indicación dicha. El que suscribe cree fundadamente que la república de Chile no sufrirá alteración alguna en la paz doméstica, comercio y prosperidades que disfruta, por el amago de los emigrados que se dice van á introducirse en su territorio; y puede estar seguro de que los votos del gobierno del Peru son por mantener y estrechar los lazos fraternales que unen ã ambas repúblicas, y aumentar sus mutuas relaciones; y por lo mismo no perdonará medio alguno que tienda ã llevar al cabo estas benéficas intenciones, y à dar pruebas inequívocas al del señor cônsul de sus sentimientos nobles por el engrandecimiento y prosperidad de la nación chilena. El infrascrito se persuade que el señor cónsul á quien se dirije quedará penetrado de la rectitud de sus procedimientos y del particular aprecio y consideración con que es del señor cônsul muy atento obsecuente servidor—Trinidad Moran. Al Sr. Consul jeneral de la República de Chile .................................................................................... ESTERIOR. Mensaje de S. E. el vice presidente al con- greso estraordinario. HONORABLES SENADORES Y REPRESENTANTES. No hace todavia un año que convocados extraordinariamente en la ciudad de la Paz señalasteis de un modo solemne vuestra sabiduría y vuestro patriotismo. La posición hostil del Perú, el desorden espantoso que conmovía en todo el territorio de aquella república los cimientos del orden social, el despotismo militar reforzado por la anarquia que ya tocaba la puerta de nuestras fronteras; la conservación de nuestra independencia, de nuestra quietud y de nuestra seguridad, demandaron entonces imperiosamente la reunion de los escojidos del pueblo. ¡Cuan oportuna fué vuestra convocatoria, y cuanto debe la nación al sublime patriotismo de sus diputados, lo ha demostrado palpablemente el curso mismo del tiempo! Las circunstancias eran en estremo apuradas, y los momentos demasiado urjentes. Todos los infortunios que pueden destrozar una sociedad se presentaban en actitud amenazante â poca distancia de nuestros límites. Vuestra sabiduría empero, vuestra confianza en el gobierno y vuestro tacto politico conjuraron aquella horrible tormenta; dieron la paz à la desgraciada nación que habia invocado nuestro socorro y aseguraron los destinos de Bolivia. Parece que al aprobar los planes del capitán jeneral le comunicasteis la orden de vencer que tan gloriosamente ha sabido ejecutar. Seis meses han bastado para que el restaurador de la patria, à la cabeza del heróyeo ejército boliviano, haya ejecutado prodijios que la historia conservará en sus fastos y cuyos resultados estenderán su indujo benéfico ã las jeneraciones sucesivas. En tan corto periodo ha conseguido con su valor, y política esterminar diez mil enemigos, encadenar al despotismo y la anarquia, é infundir nueva vida al pueblo peruano, que oprimido por estas dos ........................................................................................ hidras feroces, arrastraba el mas ignominioso yugo, siendo â la vez victima de su implacable furor. Por él han desaparecido de aquel suelo hermoso los Gamarras, los Salaverrys y toda esa turba de liberticidas que se nutria desgarrando las entrañas de su propia patria; por él se goza hoy del orden y de la tranquilidad en toda la vasta estension de su territorio; y del caos en que querían sepultar a la nación peruana algunos de sus hijos perversos, ha salido el nuevo estado sud-peruano, como el futuro hermano de otros dos estados que con él deben componer la gran federación. Ved, aqui, señores, en compendio, el cuadro de nuestras campañas en el Perú, ved aqui, el precioso fruto de las fatigas de nuestros defensores, el de los innumerables sacrificios que la pacificación de nuestros vecinos ha costado al héroe que tomó ã su cargo tan noble empresa. Vuestra última reunion preparó el campo en que debían brotar tan gloriosos resultados. La presente debe coronar tan magnifica obra, si como es de esperar, sabeis aprovechar las ventajas que el valor de los bolivianos y la política de su jefe han proporcionado à nuestra querida patria. Recordad, señores, que por la ley de 22 de j ulio de 835 no solo aprobasteis el tratado de 15 de junio, sino también el artículo 5.° de la declaratoria espedida por el capitán jenerai en Puno á 10 del mismo julio: de esa solemne manifestación que allanó tantas dificultades, y á que son debidos en gran parte nuestros triunfos; manifestación que en cierto modo, puede llamarse la projenitora del estado sud-peruano; y que acojida con grande entusiasmo por esta nueva familia, ha empezado ya á realizarse con la mayor firmeza y regularidad. Al declarar su independencia, al separarse del todo de que hacia parte el estado sud-peruano, ha proclamado la federación ofrecida por el presidente de Bolivia, y la ha ratificado solemnemente por medio de sus órganos lejitimos. La nación peruana se ha dividido en dos cuerpos políticos; la Asambléa del estado del sud, la única que hasta ahora ha podido reunirse, insta por el cumplimiento de lo ofrecido, y Bolivia no podría desmentir sus promesas, ni violar sus propósitos sin retrogradar en la senda de los principios y sin presentar, por primera vez, un borron siniestro en sus anales. El gobierno intimamente persuadido de que el honor nacional, el buen nombre de la república, y sus mas caros intereses están de acuerdo con la federación proyectada, ha espresado estas mismas opiniones à los H. H. diputados que la Asamblea de Sicuani envió á Bolivia para manifestar su gratitud por los ausilios que á su causa hemos prestado. Con el mismo objeto ha concedido, sin vacilar un momento, el permiso constitucional para que el presidente de Bolivia pueda encargarse del protectorado que le confirió la Asamblea. En esta honorifica determinación, que envuelve una ilimitada confianza en nuestra politica y en el hijo predilecto de Bolivia, ha creído hallar el gobierno el medio mas oportuno y mas conciliador para llevar à cabo la federación deseada. Verdad es que aun no se ha reunido la Asamblea que debe organizar el estado del norte: mas los deseos harto notorios de sus habitantes, el convencimiento de su propia ventura, y la homojeneidad de circunstancias y de posición, nos dan la plena seguridad, de que sus votos serán en todo conformes a los que ha sancionado la de Sicuani, y ã los cuales el gobierno mismo del norte ha prestado una completa y solemne aprobación. Para que esta resolución ya prevista y casi indudable preceda inmediatamente y sin intervalo alguno al gran trabajo de la federación jeneral, ha parecido necesario anticipar vuestra reunion, en la que debe elaborarse la base primera de aquel majestuoso edificio. Pendiente aun el pronunciamiento de la Asambléa del norte, no hay duda que solo nos toca conformar el nuestro con la declaratoria de la del sur. Ella se ha limitado, y ha debido limitarse poha creído hallar el gobierno el medio mas oportuno y mas conciliador para llevar à cabo la federación deseada. Verdad es que aun no se ha reunido la Asamblea que debe organizar el estado del norte: mas los deseos harto notorios de sus habitantes, el convencimiento de su propia ventura, y la homojeneidad de circunstancias y de posición, nos dan la plena seguridad, de que sus votos serán en todo conformes a los que ha sancionado la de Sicuani, y ã los cuales el gobierno mismo del norte ha prestado una completa y solemne aprobación. Para que esta resolución ya prevista y casi indudable preceda inmediatamente y sin intervalo alguno al gran trabajo de la federación jeneral, ha parecido necesario anticipar vuestra reunion, en la que debe elaborarse la base primera de aquel majestuoso edificio. Pendiente aun el pronunciamiento de la Asambléa del norte, no hay duda que solo nos toca conformar el nuestro con la declaratoria de la del sur. Ella se ha limitado, y ha debido limitarse poahora ã facultar al ejecutivo para que nombre plenipotenciarios que de acuerdo con los de los otros dos estados, formalizan el pacto federal, del cual deben emanar la serguridad interior de los tres miembros de la gran familia, su mutua independencia y la consistencia que tanto necesitan para alejar de su territorio las repetidas convul...................................................................................

Last edit 7 months ago by WriteonDude
7
Needs Review

7

siones que de hecho 6 en amago han impedido hasta ahora el desarrollo total de las ventajas y recursos de que la naturaleza los ha dotado prodigamente. No pueden ocultarse a vuestra sabiduría las conveniencias que la federación ofrece alos estados que van a' tomar parte en ella.—Sin duda Bolivia no ha necesitado hasta ahora de esta nueva estructura para presentar al mundo el ejemplo de la moralidad administrativa, de la sumisión a las leyes, y de un estado perfecto de orden y de quietud. Pero la historia nos demuestra en cada una de sus pajinas que la felicidad de los pueblos, no depende esclusivamante de las condiciones de su ecsistencia interior, y que el indujo indirecto y la operación positiva de los estados limítrofes pueden alterar en un momento la obra de los siglos, y arruinar hasta sus bases los mas consolidados edificios. Dichosos en nuestros hosgares, afianzados en la conciencia de nuestro patriotismo, ligados entre nosotros mismos, y con las autoridades supremas por los vínculos mas estrechos y mas sagrados, en vano saborearíamos las venturas que de este orden de cosa emana, si se continuasen preparándosenos mas alla' de nuestras fronteras esas asechanzas, esos ataques insidiosos a' que no han sabido resistir las naciones mas fuertes y mas bien constituidas. Las garantias recíprocas que establece la federación, la responsabilidad mutua que ella impone ã cada uno de sus miembros, alejan para siempre los recelos de tamaña catástrofe. Desde los siglos mas remotos ha reconocido la política, la necesidad de amoldar las insitituciones a' las localidades jeograficas, y de someter las regulaciones domésticas â las ecsijencías inestinguibies de los puntos de contacto estemos. Aunque nuestra independencia é individualidad, se hallan asentadas sobre cimientos inconmovibles, no han podido desarraigarse, ni quizás se desarraigarán nunca las intimas simpatias, las relaciones estrechas, los rasgos homojéneos de caracter y de fraternidad, y mucho menos la comunidad de necesidades é intereses que nos ligan con nuestros antiguos socios y hermanos. El pacto federal conservando todas estas semillas de benevolencia, y de mútuo bienestar entre los estados, mantiene à cada uno en el pleno goce de su soberanía, y reúne tan solo en un foco común aquellos grandes ramos que no pueden dividirse sin destrozarse; y que se funden en un centro fínico para adquirir en él la acción enérjíca y pronta, de que necesariamente habían de carecer en fracciones aisladas. Tubisteis sin duda presentes estas ventajas innegables; considerasteis la analojía de los pueblos que van ã entrar en el nuevo compromiso, y los mutuos intereses que los llaman á estrechar sus vínculos; y por tan poderosos motivos sancionasteis la promesa de federaros con el Perú dividido en dos estados. La condición està ya cumplida: el estado sud-peruano clama por la realización de sus votos, que ya hemos acojido: ya no nos resta sino desempeñar el deber que tan solemnemente nos impusimos. Así el gobierno al convocaros para someteros està importante materia, espera fundadamente que en concordancia con lo mismo que iniciasteis el año pasado, lo autorizeis especialmente a nombrar ministros plenipotenciarios que con los designados por el sur y por el norte del Perú formalizem y arreglen el pacto federal que ligue en lo succesivo ã los tres estados. Faltaria ã mis mas sagrados deberes; traicionarla los impulsos de mi conciencia; y aun seria indigno del nombre boliviano, si en esta reunion estraordinaria, no llamase vuestra atención en favor de nuestro inmortal ejército, modelo de todas las virtudes cívicas y militares, ejecutor de tan grandes hechos, conservador de nuestra quietud y de nuestro decoro; terror de la anarquia y del desorden. Me presentaría ante vosotros como reo de una criminal ingratitud, sino os dijese, à lo menos una palabra en favor del Restaurador de la Patria, cuya táctica sabia y profunda, cuyo impertérrito valor, han abierto por todas partes à nuestros bravos la senda del triunfo. Confieso desde luego que mis esfuerzos, serian vanos para describir sus portentosas hazañas, por que la debilidad de mis espresiones, no podría proporcionarse jamas á la grandeza del objeto. Por tanto os remitiré solamente á lo que ha pregonado la fama. Bolivia que hasta el dia ...................................................................................... no figuraba sino por su moderación circunspecta, figura ya en el orbe por el brillo desús armas, y concurriendo á la ventura de otros pueblos, como eficaz protectora del orden legal y de la justicia politica. Este noble carácter de que acaba de revestirse se debe á la bravura de sus soldados reconocida ya solemnemente. Nuestro ejercito educado en la escuela del honor, por un jénio á quien obedece la fortuna, y cuyas divisas son el valor y la prudencia, no ha dejado que desear mas en la difícil empresa ã que fué llamado. En sus penosas marchas, en la rapidez de sus movimientos y maniobras, y en la constancia con que supo arrostrar todo jénero de privaciones y la inclemencia de la mas rijida y prolongada estación, dando muy clásicos testimonios de su moral y disciplina, ha hecho à la vez admirar su intrepidez irresistible en las acciones del Pampas y del Uchumayo: y en las por siempre memorables jornadas de Yanacocha y Socabaya, en las que se ha igualado con las mas afamadas huestes de los siglos antiguos y modernos. Demasiado notoria os es la conducta del capitán jeneral en dias tan peligrosos: sabeis cuanto han entusiasmado al ejército en momentos mas críticos su ejemplo y su persona, para que le debiese esclusivamente todo desde la subordinación que supo inspirarle en tiempo de paz, hasta la sangre fria que ha desplegado en el campo de batalla. La república ha granjeado un aumento considerable de poder y celebridad por efecto inmediato del brillante comportamiento y proezas de sus guerreros. Un mérito de tal naturaleza, pedia en justicia la demostración pública de la recompensa condigna. El gobierno habría dado sobre la marcha algun decreto en este particular; pero ha sabido abstenerse de este deshaogo de su reconocimiento y de su patriotismo, reservándolo para el cuerpo lejislativo y cediendo voluntariamente esta honra á los primeros órganos de la voluntad nacional. Es en este concepto que me permito someter á vuestra consideración un proyecto de decreto de premios, esperando lo acojáis favorablemente y lo sancioneis para memoria indeleble de nuestro reconocimiento. De resto pudiera ser que el congreso à semejanza del estraordinario de 835, tenga ahora por conveniente determinar la suspension de la lejislatura ordinaria hasta el año próesimo de 837, á fin de poder obrar en ella con conocimiento de las deliberaciones de la Asamblea de Huaura. Para tal caso os haré presente que debiendo renovarse en este periodo los miembros del consejo de estado y los síndicos departamentales, es necesario q' procedais â elejir los que han de reemplazarles, con vista de las listas de candidatos que han propuesto las juntas respectivas: es también preciso que se haga el sorteo de los senadores que hayan de cesar, para que puedan ser subrogados en las elecciones inmediatas. Senadores y representantes del pueblo boliviano: un júbilo inefable inunda mi corazón al saludaros bajo los resplandores de la gloria que la república y sus armas han conquistado en el esterior, y al podernos felicitar mutuamente por la perfecta paz, orden y seguridad que hemos disfrutado en el interior, durante todo este año en que los destinos de la pátria, han estado confiadas solo al patriotismo, al buen juicio y à las virtudes de sus hijos. Ellos colocándose en torno del gobierno, le han dado incesantes pruebas de amor, de fidelidad y del espíritu público mas pronunciado. Hubo un momento de amagos de invasion, y puedo afirmar que fué el mas satisfactorio de mi administración, por que vi á los cuerpos nacionales disputar á porfiia por ser destinados â los puntos del peligro. Si es justo envanecernos de entusiasmo tan universal, permitid, señores, que yo me gloríe también de que las facultades extraordinarias con que me honró vuestra confianza, no hayan tenido absolutamente otra aplicación ni uso, que las necesidades de la guerra; y sin que se hayan resentido de ellas en lo mas pequeño el orden administratiivo, el judicial y el económico de la república. La divina Providencia que nos ha tomado bajo su especial protección, quiera derramar sobre vosotros las luces y el acierto con que hasta ahora se ha distinguido la representación nacional de Bolivia—Tapacari junio 15 de 1836. --------Mariano Henrique Calvo. .......................................................................................

Last edit 7 months ago by WriteonDude
8
Needs Review

8

EL REDACTOR. Al recorrer el mensaje que S. E. el Vice Presidente de Bolivia presenta al congreso estraordinario de aquella república, con fecha 15 de junio; apenas podemos contener las lágrimas de gozo que brotan naturalmen e de nue-tros ojos, al contemplar en esta pieza, magníficamente acabada, el emporio de solaz y de ventura que deben gozar los tres estados Perú bolivianos bajo el sistema federal; para su realización pretende S. E. se le autorize por el congreso, para nombrar los plenipotenciario q' deben elavorarlo unidos con los que elijan los otros dos estados. No dudamos un punto, que el Cielo protector de la justicia, y que conduce tan sabiamente al universo á un solo fin, ha permitido los trastornos de que hemos sido tristes victimas; para que amaestrados con la esperiencia, escuchemos la voz de la razón, pensemos mas seriamente en nuestros intereses, y soltemos el puñal parricida de que, en nombre de la libertad y de la patria, nos hemos armado para degollar nos mutuamente. No dudamos, que de aquellos trastornos haga salir un nuevo orden de cosas que nos conduzca á la felicidad, á la manera que de entre la tiniebla oscura, hace nacer al astro bien-hechor q' conduce á la contrastada navecilla al suspirado puerto. Empero, ¿qué es lo q' se pretende con tan saludable medida?—Esa felicidad que las almas grandes han deseado disfruten los hombres, dándosela en verdad, y no ostentándola en pomposas clausulas, como lo han hecho los perversos, sin que jamas hallan podido gozarla los infelices pueblos, atormentados largo tiempo con el suplicio de Tántalo. El sistema continental, una gran familia unida bajo de unas mismas leyes, bajo de una sola cabeza, llevando libremente sus manufacturas por la estension de los salados mares; esta era la gran obra de Napoleon, esta la idea, q' no llevada al cabo, le hacia derramar amargas lágrimas, después que la mas horrenda perfidia lo encerró en la jaula de Tamerlan. ¿Cuales eran los votos del Libertador Bolivar aun quando estaba procsimo á ecsalar su postrimer suspiro? "Al desaparecer de enmedio de vosotros, dijo, debo hacer la manifestación de mis últimos deseos. No aspiro á otra gloria, que á la consolidación de Colombia. Todos debeis trabajar por el bien inestimable de la union." Estos heroes q' de cuando en cuando aparecen sobre la tierra, para q' se manifieste el poder de la Divinidad, han pensado así* ................................................................. se han esforzado por conseguir tan colosal empresa; y la esperiencia ha enseñado que mientras se ha seguido un rumbo contrario, todo ha ido mal: pensemos nosotros de igual manera ya que no por imitar á tan grandes hombres, al menos por nuestros propios interpus. ¿Quien duda que unidos los tres estados por un pacto, de la naturaleza del que nos ocupa, adquirirán bienes positivos, y un grado de esplendor desconocido en el dia aun á la república mas floreciente del nuevo mundo? Permítasenos recordar el sublime pensamiento del mismo Bolivar hablando al presidente de Chile de una asociación jeneral. "La imajinacion no puede concebir sin pasmo la magnitud de un coloso, que, semejante al Júpiter de Homero, hará temblar la tierra de una ojeada." Aun en la gratuita suposición de que los nuevos estados del Peru no reportasen ventajas tan solidas del pacto, y suponiendo al mismo tiempo que el Sud-peruano no hubiese manifestado sus vivos deseos por tan grande obra, ecsaminemos los derechos de Bolivia y nuestras obligaciones. Si cada ciudadano puede ecsijir de otro con derecho perfecto que respete su vida y sus propiedades; puede ecsijirlo una nación con respecto á otra por derecho de jentes. Y en efecto, ¿de qué le servirían a Bolivia, como dice S. E. el Vice-presidente, el testimonio de su propia conciencia, su patriotismo y sumisión á las leyes, si un vecino díscolo esta siempre con las armas en la mano amenazando su ecsistencia? De nada por cierto. Si puede un ciudadano pactar con otro sobre las cosas que necesita, no hay duda que lo puede hacer una república con otra. Ademas, Bolivia presenta por documentos para el pacto la preciosa sângre de sus hijos derramada en Yanacocha y Socabaya, es decir, que ha comprado ã precio muy caro unas garantias q' el Perú le debe sin necesidad de tan grandes sacrificios. No queremos tocar las razones de agradecimiento que nos ligan à nuestros libertadores; porque esto es añadir pruebas â cosas demostradas. El pacto federal, semejante a los jugos nutricios de un árbol, debe dar vitalidad à estas tres grandes ramas. El pacto federal debe reunir en la esencia tres estados se parados en apariencia: de este modo se guarda mejor el equilibrio entre ellos; pues si por desgracia estallase una revolución, en uno, se reunirian las fuerzas de los otros dos para sofocarla. Pero no es esta la única ventaja que reportan los dos estados del Perú; pues estendidas las relaciones de comercio y confraternidad, les sera mas fácil pagar la deuda esterior q' grava sobre ellos, y cuyos intereres van creciendo en razón directa de la demora. Por ultimo preguntamos ¿conque se enriqueció la peninsula durante los trescientos años de su dominación? de q' minas sino de las del Alto y bajo Perú, sacaba esa inmensa cantidad de dinero? de que consulados, sino de los nuestros, se le obsequiaba al rey de España, los millones de pesos, por que no se sabia que hacer con la plata?—Pero ya basta— No dudamos pues que la asamblea de Huaura consonante con las ideas de S.E. el Vice-presidente de Bolivia y las del Sud-peruano, trate igualmente del pacto federal de que va á reportar el Nor-peruano tan incuestionables ventajas. En la parte del hermoso mensaje de que nos ocupamos, se encarga también S. E. el Vice-presidente de recomendar á la consideración del congreso estraordinario, la conducta del Ecmo. Pacificador, y del bravo ejercito boliviano. Nosotros tememos ajar sus glorias con eiojiarlos, porque no podríamos jamas espresar dignamente del ejército Peru-boliviano tanta moralidad, tantos esfuerzos, tantos triunfos. Felicitémonos à nosotros mismos al ver tocar á nuestras puertas á S. E. el gran Mariscal Santa-Cruz, que en union de S.E. el Presidente Orbegoso muy pronto verán el complemento de sus trabajos, y se gozarán en su misma obra, por haber hecho nuestra eterna ventura. ..................................................................................... IMPRENTA DEL ESTADO POR EUSEBIO ARANDA.

Last edit 7 months ago by WriteonDude
9
Needs Review

9

REDACTOR PERUANO. ........................................................................................... Se publica Miércoles y Sábado de cada semana. ............................................................................................ (Tom. 5.° ) LIMA, MIERCOLES 20 DE JULIO DE 1836. (Num. 6) ............................................................................................ PARTE OFICIAL. Legación de Chile-Lima julio 17 de 1836. Señor—El infrascrito encargado de negocios de Chile, ha tenido el honor de recibir la apreciable nota del sr. jeneral D. Trinidad Moran fecha 14 del corriente, en contestación á la solicitud del infrascrito, para que se mandase levantar un sumario, y descubrir y castigar á los cómplices del proyecto criminal que han llevado los fugados en la fragata Monteagudo y bergantín jeneral Orbegoso. El señor jeneral dice, que no tiene reos contra quienes proceder, por que no ha oido nombrar ã persona alguna que haya sido complicada en aquel atentado, pretendiendo que el infrascrito señale los delincuentes para mandar formarles el competente juicio; y niega la semejanza del caso presente ai del jeneral arjentino D. Javier Lopez, fundándose en que ''el largo tiempo que han tenido de residencia en esta ciudad los emigrados chilenos, las relaciones que precisamente han contraido en toda esta época, y las oportunidades y ventajas que disfruta el comercio para esta clase de negocios, los han puesto à salvo de la actividad del infrascrito sobre un asunto que debió haber llamado muy particularmente su atención, sin que pudiesen ser descubiertos, sino después de haber salido del puerto del Callao." El infrascrito ha querido repetir las palabras de la nota del sr. jeneral, para hacer sobre ellas algunas reflecciones, y entra à rebatir su primera proposición. Es verdad que hasta hoy no hay reos contra quienes proceder, por que no se ha dado paso alguno para averiguar quienes son los delincuentes. Esto es lo que ha pedido el infrascrito, y como hasta ahora solo se trata del esclarecimiento de un crimen para saber quienes son comprendidos en él, no es estraño que no haya individuos señalados contra quienes proceder. Ninguna lejislacion del mundo podra admitir el principio que arrojan los argumentos del sr. jeneral; tal es, que no puede proceder á indagar quien es el culpado, aunque sea notoria la culpa, solo por que no hay datos contra determinada persona. Si este principio fuese admitido, muy raro seria el crimen que no quedase impune, y la sociedad se veria abrumada de delincuentes. No considera pues el infrascrito, que sea necesario detenerse mas para refutarlo. El que suscribe no puede nombrar apersona alguna comprendidos en el delito de que se queja, porque para ello seria preciso presentar pruebas que justiticasen la acusación. Este es un asunto delicado, y el infrascrito no se espondria à que mañana se "le llamase impostor, después de declarado inocente un individuo ã ....................................................................................... quien él hubiese acusado, sin ecsibir los datos competentes. Repite sí, que la voz publica señala ã los complices que han quedado en Lima; pero aun suponiendo que no se admita este aserto en toda su estension, la voz pública, cuando menos, conviene en que han quedado en Lima muchas personas que han favorecido à los facciosos; y el gobierno peruano no necesita seguramente que el infrascrito le apunte los medios de descubrirlos. A la autoridad publica corresponde perseguir ã los culpables, sin mas antecedente que el delito; y una vez que el gobierno del Peru se ha manifestado dispuesto ã castigar à los que resulten comprendidos en el plan de los emigrados chilenos, ha declarado que mira en él, un atentado, y deberia dictar providencias activas para descubrir ã los que hubiesen ayudado â perpetrarlo. Si la espedicion del Monteagudo y jeneral Orbegoso llevase otro destino del que es notorio que lleva, y amenazase perturbar la tranquilidad de algún otro pueblo; (de Bolivia por ejemplo), ¿ permaneceria el gobierno del Perú en la inacción en que esta? ¿No hubiera ya, muy justamente por medio de providencias enèrjicas, encontrado à los delincuentes, sin necesidad de que el representante de la nación ofendida los hubiese señalado? Negarse el gobierno del Perú âusar igual conducta respecto â Chile, es dejar lugar a la sospecha de que estima en poco la tranquilidad de esta republica, y el infrascrito está muy lejos de convenir en esto, cuando ve las espresiones tan estimables, y los sentimientos tan nobles, que el señor jeneral se sirve espresar en la nota que contesta. El señor jeneral jefe superior del departamento, ha querido considerar cómplices del delito de los chilenos fugados, â aquellos solamente que les hubiesen facilitado elementos de guerra con conocimiento del objeto en que se iban à emplear. ¿No deberian con razón calificarse también de cooperadores, los que hayan proporcionado caudales para la empresa, con la intención de que se empleasen en ella? ¿Los que hayan seducido á una porción de hombres incautos para aumentar el número de los delincuentes? ¿Los que hayan aconsejado con eficacia ã los que marcharon, à fin de empeñarlos en el crimen? ¿Los que han trabajado asiduamente para allanar los inconvenientes que precisamente han de haber tenido los revoltosos, hasta hacerse de dos buques bien armados, de pólvora, de jente, de armas, y de otros muchos elementos que llevan consigo, sin que ni el infrascrito ni el gobierno hayan tenido noticia de estos manejos? ¿No deben ser considerados como perturbadores de la fraternidad de dos pueblos hermanos, los que sin el menor rebozo publican que el Perú estâ altamente interesado en el buen écsito de la espedicion de los facciosos chilenos? A la sabiduría del gobierno peruano no se ocultarán los infinitos delitos que pueden .......................................................................................

Last edit 7 months ago by WriteonDude
10
Needs Review

10

haberse cometido cooperando à ella, sin haber franqueado elementos de guerra para su realización. El infrascrito nunca ha podido querer, que se castigue á los comerciantes que inocentemente hayan vendido armas y otros utensilios para la empresa. Lo que él ha pedido y loque interesa â la delicadeza del gobierno peruano, es que se indague quienes los han comprado y con que dinero. Negarse a ello, es desconocer los medios por los cuales el gobierno puede conseguir que los complices sean descubiertos. El infrascrito no comprende, como ha podido mirar el señor jeneral Moran el caso presente, para que comparándolo con el del jeneral arjentino, que el infrascrito citó en su nota del 13, deduzca que no son iguales, y se niegue á observar la misma noble conducta, que en la evasion de este jeneral, observó el gobierno de Bolivia. "El largo tiempo que han tenido de residencia en esta capital los emigrados chilenos; las relaciones que han contraído en esta época; las oportunidades y ventajas que disfruta el comercio, y la falta de noticias que dejaron ignorante al que suscribe de los planes de los chilenos residentes en Lima, hasta después que habian salido del Callao," no tienen nada que hacer con la diferencia õ semejanza de los dos casos. Bien comprende el infrascrito la diversidad que hay entre uno y otro, pero ella en lugar de retraer al gobierno del Peru de tomar una parte activa para buscar á los criminales, debería estimular su celo para perseguirlos. La verdadera diferencia entre los dos casos, esta, en que el jeneral arjentino y los que lo siguieron, fueron mucho menos delincuentes, que los chilenos que han salido del Peru. Aquellos abandonaron el territorio de Bolivia con solo sus personas; estos han salido del Perú con un armamento completo. Aquellos faltaron a la ley que les prohibía salir sin pasaporte del territorio en donde estaban asilados: estos han agregado el crimen de engañar al gobierno que les había concedido hospitalidad, y emplean los buques de la armada peruana en llevar á Chile la guerra y la discordia. Allá el gobierno de Bolivia, queriendo castigar á los complices, espontaneamente, de motu propio, mando averiguar estrictamente quienes habian contribuido á la clandestina espedicion de los arjentinos; quienes resultaban cómplices, por ausilios suministrados, por haberse ofrecido a un servicio personado porque, sabedores de semejante marcha, no hubiesen dado el respectivo conocimiento à la autoridad local. Aqui el gobierno del Perú, no solo ha permanecido en inacción, sino que desoye las justas pretensiones del representante de Chile, y se niega à emplear su autoridad para ecsaminar el hecho, y perseguir à los que hubiesen coadyuvado á ejecutarlo. Estas son las diferencias que el infrascrito encuentra entre el suceso de los arjentinos en Bolivia, y el de los chilenos en el Perú. El infrascrito se persuade que ecsaminada con mas detención la cuestión presente por el señor jeneral jefe superior del departamento, y dando á las observaciones espuestas en esta nota el valor y la fuerza que tienen, se servirá acceder à la solicitud del infrascrito mandando levantar el sumario q' pidió en su comunicación del 13. El infrascrito tiene la satisfacción de repetir al señor jeneral Moran, la cordial estimación y el respeto con que se suscribe su muy obediente servidor—Ventura Lavalle. Al señor jeneral D. Trinidad Moran jefe superior del departamento de Lima, y encargado de las relaciones esteriores. ........................................ Republica Peruana—Jefe superior mili¬ tar del departamnto—Lima á 18 de julio de 1836. Señor—El infrascrito jefe superior del departamento ha recibido la apreciable comunicación que con fecha de ayer se ha servido dirijirle el señor D. Ventura Lavalle consul jeneral de Chile haciéndole reflecsiones sobre la que le escribió ú dia 14—relativa.................................................................................. mente á los chilenos fugados en los buques Monteagudo y jeneral Orbegoso. El sr. cônsul se empeña en su citada en esforzar su proposito de que se forme causa, sin haber hasta ahora personas señaladas contra quienes pueda verificarse el juzgamiento, à pesar de que el sr. cónsul no puede nombrar á persona alguna comprendida en el delito de que se queja, por que para ello seria, preciso presentar pruebas que justificasen la acusación—En el mismo caso se halla el infrascrito, y aunque como el mismo Sr. Lavalle asienta, este es un asunto delicado que él no se éspondria à que mañana se le llamase impostor después de declarado inocente un individuo ã quien él hubiese acusado, sin ecsibir los datos competentes— el que suscribe ha dispuesto se forme un sumario por el juez del crimen Dr. Darcourt, ã fin de que ecsamine quienes son los complices, á quienes señala la voz pública, como favorecedores de los chilenos fugados—El resultado hará conocer entonces si ecsisten datos suficientes para descubrir â los criminales, y si la voz pública que para el infrascrito no es mas que un eco vago é indeterminado, basta para llenar los deseos del sr. cônsul, y las disposiciones del gobierno peruano a castigar a los culpados. Esta deferencia del infrascrito a la formación del sumario pedido por el sr. cônsul, le liara conocer que su anterior negativa no ha sido sin fundamento, y que ahora se resuelven adoptar la medida indicada, por complacer al señor cônsul, y darle una prueba mas de que el gobierno del infrascrito desea alejar hasta la mas leve sospecha, de que estima en poco la tranquilidad de su hermana la república chilena. En su primera comunicación manifestó el infrascrito lo sensible que le fué esa noticia, y ahora le añade que mucho mas le ha sido de que no se le hubiese participado en tiempo por el señor cónsul, supuesto que no la ignoraba, como categoricamente lo asienta en su contestación del 12—Si entonces no hubiese sido atendido el señor Lavalle, justamente deberia decir, que el gobierno del Perú no solo permanecia en inacción, sino que desoía las justas pretenciones del representante de Chile; empero el señor Lavalle dejó pasar esa oportunidad, en que el gobierno pudo emplear con suceso sus nobles sentimientos para cortar prontamente el mal en su principio, pues ahora cualquiera providencia lo correjirá, pero no lo embarazará. Aqui debiera terminar el infrascrito su comunicación, supuesto que como deja dicho, defiriendo â ios deseos del señor cônsul ha mandado formar el sumario para el debido esclarecimiento del hecho, que ha motivado estas comunicaciones; pero como el señor cônsul en su ultima nota se encarga también de hacer interpretaciones poco favorables al Perú, en la conducta que observara en igual caso con Bolivia, ò algún otro pueblo, el infrascrito cree de su deber manifestar al señor consul, que su gobierno desde luego esta obligado por derecho perfecto con las repúblicas con quienes tiene tratados ecsistentes, y que no han puesto en problema la autoridad de S. E. el presidente de la república à guardarles la reciprocidad necesaria, y á corresponder los buenos oficios que han sabido emplear en favor del Perú, en la malhadada época de Salaverry; pero esto no quiere decir, que se complazca en que de su territorio se lleve la discordia á un estado, con quien no tiene tan sagrados compromisos y deberes, ni que fuese capaz de desentenderse de emplear toda su enerjia, desbaratando el plan forjado por los chilenos, si hubiese llegado a su noticia, cuando pudo remediarlo satisfactoriamente. El infrascrito repite nuevamente que ecsiste diferencia entre el caso presente, y el del jeneral arjentino Lopez—En un pais pequeño es fácil descubrir cual - quiera plan ó combinaciones, pero no en una ciudad populosa como lo es Lima, en donde ademas se encuentran mil recursos para realizar proyectos, sin que se trasciendan, como ha sucedido con el de que ahora .....................................................................................

Last edit 7 months ago by WriteonDude
Displaying pages 6 - 10 of 30 in total