5

OverviewTranscribeVersionsHelp

Facsimile

Transcription

Status: Incomplete


EL AMIGO DEL PUEBLO;
PERIODICO LITERARIO Y POLITICO.
------------------------------------------------------------------------------------------
(1.r Semestre) Lima, Martes 31 de Marzo be 1840. (Numero 5.)
-------------------------------------------------------------------------------------------
LITERATURA
DE LOS PAPELES PUBLICOS
ARTICULO 2.

Del influjo que ejercen los papeles públicos en la
civilización, y el indicio que dan de sus progresos.

El grado de civilización de un pais no se
mide por el de la cultura y saber de algunos
de los individuos que le pertenecen, sino por
la jeneral instrucción de sus masas. Estaria
equivocado quien creyera que en todas las épo-
cas y lugares en que han aparecido injenios
sorprendentes por la fuerza y estension de su
intelijencia, la sociedad en que han vivido ha-
ya podido aprovechar de sus luces. Por muy
largo tiempo los trabajos de los sabios no sa-
lieron del círculo muy estrecho en que ellos
mismos se hallaban circunscritos. No habia lle-
gado aun para el mundo la época feliz en que
los grandes luminares de la erudición y la fi-
losofía debían llenar la sublime misión, de que,
por hablar un lenguaje de moda, le ha encar-
gado la Providencia, de aclarar en su todo lá
humana sociedad y favorecer su jeneral desar-
rollo. Pudiera decirse, en cierto modo, que las
antorchas de la civilización fueronse preparan-
do lentamente, y resplandecieron solo entre po-
cos hombres, antes de poder alumbrar en ma-
sa à los varios pueblos de la tierra. Era pre-
ciso crear la ciencia, antes de hacerla popular.
Empezaron à ejecutar esta ultima parte de la
obra de la filosofia, señalando asi el segundo es-
tadio de la carrera social, los primeros pape¬
les públicos que vieron la luz despues del re-
nacimiento de las letras.

La primera idea que ocurrió á los sabios,
á fin de esparcir las luces de la literatura en-
tre la muchedumbre de aquellos hombres que no
pudiendo dedicarse enteramente à las letras, sin
embargo desean participar de sus ventajas, fue
la de hacer un estracto de cada obra util, y
hacer circular estos estractos en lugar de las
obras. Se cree comunmente que el honor de
esta idea pertenece al Patriarca de Constanti-
nopla Focio, que vivió en el noveno siglo y com-
puso una Biblioteca, que contenia 280 extrac-
tos de libros interesantes, cuyas análisis hizo con
mucho arte, dando con bastante gusto el juicio
del estilo y mérito de cada uno. Mas, en ver-
dad que la invencion de que se trata no fue
de Focio, habiendo mucho tiempo antes, bajo
del Emperador Antonino Pio, el gramático Te-
lefo publicado una colección de estractos, que
sirvió á Focio de modelo. Lo que es cierto, sin em-
bargo es que fué a Biblioteca de Focio, con
las muchisimas que la siguieron, que sujiriò a un

[Columna a la derecha]

literato frances, en el 17. siglo, la idea del primer
periodico literario como los del dia.

Por fierto hay una inmensa distancia en-
tre una colección de estractos, y una obra pe-
riodica, que habla de los libros según se van
publicando; dá todas las noticias que pueden in-
teresar al público acerca de su edición, forma
&c., espone lijeramente la materia de que tra-
tan; y reúne á estos estractos todo lo que pue-
de interesar á los literatos; descubrimientos, in-
vestigaciones, fenómenos extraordinarios &c. To-
das estas ventajas empezó á ofrecer al público,
en Paris, el año de 1665, por obra de Dionisio
Sallo, el famoso Diario de los Sábios, que duró
hasta el año de 1792, época de las tormentas
revolucionarias en que se ahogaron por algun
tiempo o para siempre tantas cosas útiles al
mundo. Con todo, las antiguas bibliotecas, aun-
que por muchos literatos de los siglos 17 y 18
hubiesen sido consideradas como obras estériles,
compuestas solamente para lisonjear la adver-
sión à las largas lecturas propia de los hom-
bres ordinarios, sin embargo, no dejaron de pres-
tar al mundo literario grandes servicios; y so-
bre todo sirvieron á preparar aquella jenerali-
dad de cultura que debia observarse en los tiem-
pos en que vivimos.

El Diario de los Sábios tuvo imitadores en
Italia (‡) é Inglaterra, (†) muy pocos años des-
pues de haber aparecido. Mas es preciso con-
fesar que pasò mucho tiempo antes de haberse
podido conciliar los literatos de primera línea con
esta clase de obras, cuyo numero se fué siempre
aumentando. El Mercurio galante en que un cier-
to Visé se atrevió á denigrar á Moliere y á Racine,
y donde se prodigaban los elojios à los autores mas
miserables; y varios otros periódicos que por
un lado divinizaban los libros mas ridiculos, y
por el otro rebajaban ó desconocían del todo el
mérito de los buenos, hicieron decir á los en-
ciclopedistas que el modo de aprovechar los
juicios que se daban en estos periódicos era bus-
car las obras que ellos censuraban y daban por
malas, y despreciar sin leerlas las que habian
sido por ellos aprobadas y elojiadas. Un po-
co mas tarde, La-Harpe los pintó con los co-
lores mas feos. "Los periodicos literarios, es-
cribia este gran critico, son una de las cau-
sas principales de la corrupcion del idioma: las
componen hombres que saben poco y no quie-
ren saber mas; redactà ndolas con una precipi-
tacion que seria peligrosa aun por el mismo
talento. Es imposible a un verdadero literato
encontrar e ellos veinte renglones, que no de-
muestren la ignorancia y la ridiculez de sus
autores." [C. de L, t. 3. p. 72], Mas, lo repetimos,
----------------------------------------------------------------------
(†) Diario del Abbate Nozati. Roma 1668.
(‡) The history of the works of the learned. London 1669

Notes and Questions

Nobody has written a note for this page yet

Please sign in to write a note for this page