1

OverviewTranscribeVersionsHelp

Here you can see all page revisions and compare the changes have been made in each revision. Left column shows the page title and transcription in the selected revision, right column shows what have been changed. Unchanged text is highlighted in white, deleted text is highlighted in red, and inserted text is highlighted in green color.

7 revisions
Digitizing Peru's Print Revolution at Jul 22, 2022 07:36 PM

1

EL JENERAL EN JEFE
DEL EJERCITO DEL SUR.

CAMARADAS: Despues de haber combatido en el Norte por la
paz y la dicha de un pueblo hermano, la fortuna os ha señalado para cimen¬
tar al otro estremo, con vuestro heroyco valor el respeto e inviolabilidad
del sagrado territorio de la Republica. No es un enemigo poderoso con
justos derechos que defender, o con agravios positivos que vindicar, el que
os provoca a la lid, ofreciendoos un campo nuevo de glorias: —es el cosa¬
co impotente de la America del Sur, el que no ha abandonado jamas la
fantastica esperanza de colonizar vuestro suelo, el que ha visto con im¬
paciencia a la hija del Gran Bolivar elevarse con dignidad y ceñirse de
laureles, el que conserva con encanto la memoria alhagueña de vuestras
riquezas, de que os despojo varias veces en nombre de la Libertad:—es el
vandalo y miserable Argentino que ha puesto al fin el sello a sus prepa¬
rativos hostiles, declarando a Bolivia la guerra mas inicua y escandalosa,
el que se atreve a insultar a los esplendidos vencedores del Lago negro
y de Socabaya ¿y tardeis un momento mas en castigar su osadia?

Pacificadores del Peru: Donde quiera que se os han presentado
enemigos que combatir habeis obrado prodijios, y dado testimonios clasicos
de vuestra constancia y valor ¿y que no se podra esperar de vosotros cuan¬
do marchais en defensa de los intereses mas caros para la patria, y de vues¬
tros propios hogares? Nonecesitais en esta vez de los favores de la For¬
tuna: ella os seguira encadenada al esplendor de vuestras armas, porque lle¬
vais en vuestros corazones la imagen querida de vuestro capitán general,
que os ha mostrado primero el camino de la victoria.

Vencedores de Yanacocha y de Socabaya: Desde el Norte y el
Centro vuestros compañeros y hermanos os contemplan con envidia por no
poder dividir con vosotros de los abundantes laureles que se os preparan:
la distancia se opone sin duda a sus ardientes deseos; pero no a que cor¬
respondais a su admiración, saludandoles con el clarin de la victoria que
les hara escuchar vuestros triunfos.

Valientes del Ejercito del Sur: Hoy vais a pisar el territorio
Argentino en auxilio de algunos pueblos que se han pronunciado en favor
nuestro, que simpatisan con nosotros, y que imploran nuestra protección.
Hacdles gustar de los bienes inapreciables que han acompañado a vuestras
armas en todas partes: cicatrizad sus heridas prodigandoles vuestra fraterni¬
dad, y conservando inmaculadas vuestra disciplina y moral. Y si lograis des¬
pues de algun tiempo hacerles olvidar las violencias y depredaciones de
sus casiques, habreis rendido un servicio importante a la humanidad y lle¬
nado satisfactoriamente la medida de sus deseos.

Antiguos companeros de armas: Nuestro Presidente y Capitán je¬
neral pronto estara entre nosotros a preguntarnos lo que hemos hechos ¿y
que le podreis responder, sino volais en pos de algún triunfo para dicernir¬
le sus honores o en procecusión de la paz para presentarle la oliva? Cor¬
ramos pues, hasta conseguír lo uno o lo otro de nuestros enemigos, que no
seran capaces de oponer ningun obstaculo insuperable a vuestro magnanimo
valor.

Cuartel jeneral en Sococha a 5 de Septiembre de 1837.

Felipe Braun.

1

EL JENERAL EN JEFE
DEL EJERCITO DEL SUR.

CAMARADAS: Despues de haber combatido en el Norte por la
paz y la dicha de un pueblo hermano, la fortuna os ha señalado para cimen¬
tar al otro estremo, con vuestro heroyco valor el respeto e inviolabilidad
del sagrado territorio de la Republica. No es un enemigo poderoso con
justos derechos que defender, o con agravios positivos que vindicar, el que
os provoca a la lid, ofreciendoos un campo nuevo de glorias: —es el cosa¬
co impotente de la America del Sur, el que no ha abandonado jamas la
fantastica esperanza de colonizar vuestro suelo, el que ha visto con im¬
paciencia a la hija del Gran Bolivar elevarse con dignidad y ceñirse de
laureles, el que conserva con encanto la memoria alhagueña de vuestras
riquezas, de que os despojo varias veces en nombre de la Libertad:—es el
vandalo y miserable Argentino que ha puesto al fin el sello a sus prepa¬
rativos hostiles, declarando a Bolivia la guerra mas inicua y escandalosa,
el que se atreve a insultar a los esplendidos vencedores del Lago negro
y de Socabaya ¿y tardeis un momento mas en castigar su osadia?

Pacificadores del Peru: Donde quiera que se os han presentado
enemigos que combatir habeis obrado prodijios, y dado testimonios clasicos
de vuestra constancia y valor ¿y que no se podra esperar de vosotros cuan¬
do marchais en defensa de los intereses mas caros para la patria, y de vues¬
tros propios hogares? Nonecesitais en esta vez de los favores de la For¬
tuna: ella os seguira encadenada al esplendor de vuestras armas, porque lle¬
vais en vuestros corazones la imagen querida de vuestro capitán general,
que os ha mostrado primero el camino de la victoria.

Vencedores de Yanacocha y de Socabaya: Desde el Norte y el
Centro vuestros compañeros y hermanos os contemplan con envidia por no
poder dividir con vosotros de los abundantes laureles que se os preparan:
la distancia se opone sin duda a sus ardientes deseos; pero no a que cor¬
respondais a su admiración, saludandoles con el clarin de la victoria que
les hara escuchar vuestros triunfos.

Valientes del Ejercito del Sur: Hoy vais a pisar el territorio
Argentino en auxilio de algunos pueblos que se han pronunciado en favor
nuestro, que simpatisan con nosotros, y que imploran nuestra protección.
Hacdles gustar de los bienes inapreciables que han acompañado a vuestras
armas en todas partes: cicatrizad sus heridas prodigandoles vuestra fraterni¬
dad, y conservando inmaculadas vuestra disciplina y moral. Y si lograis des¬
pues de algun tiempo hacerles olvidar las violencias y depredaciones de
sus casiques, habreis rendido un servicio importante a la humanidad y lle¬
nado satisfactoriamente la medida de sus deseos.

Antiguos companeros de armas: Nuestro Presidente y Capitán je¬
neral pronto estara entre nosotros a preguntarnos lo que hemos hechos ¿y
que le podreis responder, sino volais en pos de algún triunfo para dicernir¬
le sus honores o en procecusión de la paz para presentarle la oliva? Cor¬
ramos pues, hasta conseguír lo uno o lo otro de nuestros enemigos, que no
seran capaces de oponer ningun obstaculo insuperable a vuestro magnanimo
valor.

Cuartel jeneral en Sococha a 5 de Septiembre de 1837.

Felipe Braun.