El Jefe Superior Militar

ReadAboutContentsHelp

Pages That Need Transcription

1
Complete

1

EL JEFE SUPERIOR MILITAR DEL DEPARTAMENTO a sus habitantes.

COMPATRIOTAS: Destinado por S. E. el Supremo Pro¬ tector de la Confederación al mando superior de nuestra Pa¬ tria, mi primer deber será conservar el órden y tranquilidad de que gozais: estoy firmemente persuadido, que no tendré motivos de ejercer él poder de que estoy revestido; pero si por desgracia hay algún traidor temerario que intente tur¬ barla, ¡infeliz de él! caera sobre su cabeza la mas severa justicia.

PAISANOS: Desde ahora os anuncio el ecsito feliz de nuestras armas: pocos dias más serán bastantes para reducir a la nada ese puñado de Salteadores que han osado invadir la tierra sagrada de los Incas. El heroico entusiasmo del ilustre pueblo Arequipeño ha sido el precursor de su aniqui¬ lamiento, y quisiera la suerte conducirlos aquí, para que to¬ caran mayores desengaños.

CUZQUEÑOS: ¿Cambiariamos nuestra independencia, nuestra prosperidad y engrandecimiento, en una palabra, nues¬ tra ecsistencia política por la depredación, la usurpación, el robo y la mas humillante esclavitud? ¡No!: ¡jamas!: la muer¬ te mil veces, antes que nuestra ignominia; por que la vida es nada en comparación del honor: estoy cierto, amigos, que estos son los votos de vuestro corazón, como los de vuestro paisano

Juan José Larrea.

Cuzco Octubre 25 de 1837.

Last edit 22 days ago by Digitizing Peru's Print Revolution
2
Complete

2

EL JEFE SUPERIOR DEL DEPARTAMENTO a las Guardias Nacionales.

SOLDADOS DE LA GUARDIA NACIONAL: mientras que nuestros camaradas del Ejército permanente marchan pa¬ ra exterminar a los aventureros, está confiada a vuestra leal¬ tad la tranquilidad pública del Departamento: yo espero que cuando regrese el Gran Capitan le diremos estuvimos aler¬ ta y cumplimos con nuestro deber.

NACIONALES DEL DEPARTAMENTO: mas de vein¬ te años de continuos combates os han enseñado a ser vete¬ ranos y a manejar diestramente el fusil; si llegase la véz de una campaña, estoy cierto que caminariais a ella como a una fiesta civica, por que para vosotros no es difícil vencer: pero os aseguro que, no será preciso; por que el entusiasmo de los pueblos que pisa el enemigo, y el valiente ejército del Centro, a las órdenes de Jenerales expertos y del Capitan más afamado de América, son bastantes para ahogarlos sobre la arena que osaron hollar.— Los aleves fementidos alientan su moribunda esperanza con el delirio de encontrar traidores en los pueblos de la Confederación.— La fiel Guardia los burla¬ rá, si es que hay algunos.

Cuzco Octubre 25 de 1837.

Juan José Larrea.

Last edit 22 days ago by Digitizing Peru's Print Revolution
Displaying all 2 pages