El Comandante Jeneral y Prefecto

ReadAboutContentsHelp

Pages That Need Transcription

1
Complete

1

EL COMANDANTE JENERAL Y PREFECTO A SUS HABITANTES.

Compatriotas: al encargarme del mando político de este Departamento en la crisis fatal que amaga al pais, he querido dar un testimonio auténtico de mi pa¬ triotismo. Me honro de presidir un pueblo, que conoce sus mas caros intere¬ ses, que respira nacionalismo y que con entusiasmo ardoroso trata de conservar la inde¬ pendencia è integridad de la República: y que vengará con su sangre la pérdida del hijo predilecto del suelo de los Incas y de todos los peruanos que denodados han de¬ rramado su sangre en el campo funesto de Incavi.

Conciudadanos: el Jeneralísimo Presidente Gamarra no existe: quedó cadáver en el campo del honor á merced de la barbárie de los esbirros del proscripto Ballivian, del enemigo constante de su patria, del traidor, del asesino de Blanco. Ved que alar¬ ga su mano fria y os pide venganza. ¿Desoiréis el clamor del que nos ha enseña¬ do la senda de la libertad, del que á costa de su vida ha querido fijar la indepen¬ dencia gloriosa á esta Nación? No cuzqueños, á vosotros especialmente toca esta noble venganza.

Amigos: la invasion boliviana es cierta. Los vandalos, que han pisado nuestro suelo, incendian los hogares, talan los campos y cuales fieras rabiosas desplegan to¬ do jénero de atrocidades, nos humillan como conquistadores, y estentan cobardes, per¬ seguir indefensos. He aqui la época grandiosa para el pais, sacrificando ante las a¬ ras de la patria todas las disenciones domesticas, relegando al olvido todos los estra¬ vios pasados: unidos haremos una resistencia enerjica y reduciremos á la nada esa borda de bandidos: desapareceremos ese pueblo ingrato a los beneficios que ha reci¬ bido de nosotros, à ese pueblo perjuro à sus compromisos, à ese pueblo que siempre ha querido llenar de oprobio à esta Nación à quien debe su ser.

Cuzqueños: marchemos à vanguardia de los demás departamentos, hagamos la guerra por cuantos medios nos inspire el honor envilecido y que conozcan las provin¬ cias apóstatas del Rio de la Plata que no son seres tan degradados los que com¬ ponen la nación Peruana. En vuestra cooperación, apoyo tan halagüeñas esperanzas y juro por el Dios que me oye que no abandonaré la sacrosanta causa de los pue¬ blos hasta que haya desaparecido del número de los vivientes ó hayamos estermina¬ do esa raza infame. Aun quedan valientes, que están encargados de esta empresa.

Cuzco 10 de Diciembre de 1841.

JOSE ANTONIO MERINO.

Last edit 6 months ago by Digitizing Peru's Print Revolution
2
Blank Page

2

This page is blank

Last edit 10 months ago by SethCL
Displaying all 2 Page