MSH-LAT_001-123

ReadAboutContentsHelp

Pages

1
Incomplete

1

EL ESTANDARTE.

Este periódico saldrá á luz los Martes i Viernes de cada semana. Se admiten subscriciones pagaderas mensualmeute al precio de un oeso en a administración de esta imprenta. Las comunicaciones que se versen sobre objetos de interes público se insertarán en sus columnas, previas las formalidades legales, á juicio de los Editores, á quienes se dirijirán por conducto del administrador de la imprenta. Los avisos se contratarán con el mismo individuo» En las tiendas de los Sres. Grande i Dorado se hallarán de venta los números sueltos.

Núm. 62.) LIMA 5 VIERNES 16 DE JUNIO DE 1837. (Un real. IL FAUT QUE LA PATRIE SOIT NON SEULEMENT HEUREUSE, MAIS SÜFFISAMMENT GLORIEUSE.

EXTERIOR.

ESPAÑA. [Jeneróles y soldados Españoles.]

ESPARTERO.

Espartero es un hombre bajito y delgado, de color amarillo y casi completamente calvo. Sus largos bigotes negros realzan la vivacidad poco común de sus miradas, y le dan un cierto aire de ferocidad. Es el ídolo de sus soldados, porque cuida de sus necesidades aun antes que de las suyas propias, poniendo muchas veces su bolsillo á su disposición.

Espartero es bravo y atrevido en la pelea; pero no es sino un sableador, sin ninguna táctica militar y desprovisto de toda educación. Agréguese á esto que es un jugador furioso, y que es tan duro de corazón, que es capaz de asistir á una carnicería en un campo de batalla con la misma indiferencia y placer que á una comedia. Espartero adquirió gran nombradla militar en la guerra de América.

D. CARLOS.

El Pretendiente raya en los 50 años. Es de mediana estatura, pero bien plantado. Sus moda¬ les son políticos y muy afables. Su aspecto es mas bien benévqlo que imponente; y su fisonomía care¬ cería absolutamente de espresion sin los grandes bigotes negros que en parte la cubren. Su constitución parece fuerte y robusta, aunque su cuerpo es algo grueso. El vestido ordinario del Pretendiente se compone de un fraque negro y de un pantalón del mismo color, sin ninguna especie de decoración.

Se ha elevado mucho la bravura de D. Carlos. Sin embargo, uno de sus guardias de corps asegura que aunque no es falto de valor personal, el Pretendiente conduce raras veces sus tropas al combate. Aun en la acción de Mendigovia, donde casi fué tomado prisionero por los cristinos, no co¬ mandaba en persona.

FRANCIA. Asociación contra desafios.—En París se está formando una, y tres son las obligaciones principa¬ les que se imponen á los filiados. 1.Hacer juramento de no batirse jamas. 2.** No servir nun¬ ca de padrino. 3. Emplear todos los medios de conciliación. La intención es buena, [dice un pe¬ riódico francés] pero, á decir verdad, no hay que contar con la eficacia del remedio. Esto recuerda una comedia del Odéon en que un hombre valiente que había compuesto una memoria contra el desa¬ fio, acababa por batirse para sostener el mérito de su obra. Por desgracia esta escena será verdade¬ ra por mucho tiempo

PRUSIA. Berlin, 14 de Noviembre.

La opinion desfavorable que los Berlineses han tenido respecto al sistema de la union de aduanas de Alemania empieza á cambiarse en sentido contrario, pues el comercio de los productos de las fábricas nacionales ha tomado una asombrosa actividad, y el público ve ahora que los sacrificios que la Prusia ha hecho por esta union verdaderamente nacional no han sido infructuosos. Se aguarda con impaciencia la conclusion de un tratado de comercio con la Rusia, pues por este medio, el comercio y la industria de la Prusia orien¬ tal y occidental se levantarán, y estos países podrán ser algo,como miembros útiles de la union de adua¬ nas.

ALEMANIA Posen, 15 de Noviembre. La emigración de los Israelitas continúa, á pe¬ sar de los cuidados del gobierno por suavizar las rigorosas medidas tomadas contra ellos. Un tal M. Schmalts, director de los establecimientos para la mejora de las lanas en Rusia, bajo el pretesto de buscar carneros en Prusia, recorre actualmente las Villas del Gran Ducado de Posen, induciendo á los Judios y manufactureros á pasar á la Rusia ofreciéndoles las mayores ventajas. El presidente de la rejencia, habiendo descubierto este manejo, ha elevado su queja á Berlin. Nuestro gobierno ha hecho partir uti correo estraordinario para San Petersburgo encargado de hacer reclamaciones so¬ bre este asunto; pero es probable queden sin re¬ sultado.

POLONIA. Cracovia, 1. ° de Diciembre Los comerciantes judíos de esta ciudad han recibido noticias de un movimiento revolucioua-

This page is incompleteEdit this page
Last edit 2 months ago by guest_user
2
Needs Review

2

rio hecho en San Petersburgo, en que atentaron á la vida del Emperador, el cual fué sofocado sin nin¬ gún resultado de importancia. Muy pocos soldados se hallaban mezclados en ella, pero muchos oficiales, los mas estranjeros. La mayor parte de las guardias y de la guarnicion se mantuvieron fieles a su deber. En confirmacion de esta noticia sabemos que el cordon sanitario en las fronteras de Austria y Prusia se ha triplicado de modo que ni un solo individuo puede pasar. Un oficial ruso de alto rango ha dicho que esta medida ha sido tomada para impedir la entrada al Imperio del Gran Duque Miguel. Nuestro Senado no se reunirá este año. Se han dado órdenes de que se observe mayor severidad en el exámen de los pasaportes de los ingleses y franceses que de nin¬ gunos otros viajeros, y que á ningún polaco que to¬ mó parte en los sucesos de 1830 se le permitirá la entrada en Cracovia sin un permiso especial. [Diario de la Tarde de B. A.]

America. MEJICO.

PROTESTA DEL JENERAL SANTANA.

Acaba de publicarse al cabo de los años mil una protesta del Jeneral Santana en el Telégrafo de Tejas, la que traducimos del ingles, por care¬ cer del orijnal, y es del tenor siguiente:- Yo Antonio Lopez de Santana, presidente de la República de Méjico y jeneral en jefe del ejér¬ cito de operaciones contra Tejas, parezco por medio de este documento oficial ánte el gobierno interino del pueblo de Tejas, para manifestarle que estoy resuelto á presentar al mundo civilizado la protesta siguiente. Protesto contra la violacion de la fé empefiada e el convenio hecho entre yo y el gobierno de Tejas, firmado el 14 de Mayo último, y comenzando verbalmente con el jeneral en jefe del ejército de Tejas, Samuel Houston, y T. J. Rusk, secretario de la guerra, por el cual se estipuló lo siguiente. Protesto en primer lugar, por haber sido tratado mas bien como un criminal que como un prisionero de guerra, cabeza de una nacion respetable, aun despues de haberse principiado el convenio. 2. ° Protesto, por haber retenido como prisionero de guerra y mal tratamiento que se ha dado al jeneral mejicano Adrian Wall, quien habia venido al campo tejano con bandera de paz y bajo la salvaguardia y palabra de honor de jeneral Houston, y con el consentimiento de los miembros del gabinete. 3. ° Protesto contra la falta de cumplimiento del canje de prisioneros, estipulado en el artículo 9, tanto que hasta el presente no se ha puesto en libertad á un solo prisionero de guerra mejicano, á pesar de haberse dado libertad á todos los prisioneros de guerra tejanos que se hallaban en poder del ejército bajo mi mando. 4. ° Porque no se ha llevado á efecto la [Right column] condicion sine qua non del artículo 10, que espresa que seria yo enviado á Veracruz, cuando el gobierno lo juzgase propio, supuesto que el presidente mismo y el gabinete de Tejas, estando convencidos de que yo habia cumplido puntualmente todos mis compromisos, á saber, que el ejército mejicano de fuerza de 4,000 hombres se retirase de la posicion que ocupaba sobre el río Brazos hasta del otro lado del Rio Grande, y que se devolviese toda propiedad y los prisioneros de guerra, habia determinado embarcarme en la goleta de guerra tejana La Invencible, en la que finalmente me embarqué el 1.° del corrient Junio, despues de haber dirijido á los tejanos un corto adios en q' les daba gracias por su jeneroso proceder, y les prometia mi eterno agradecimiento. 5. ° Por el acto de violencia cometido contra mi persona, y mal tratamiento á que he estado espuesto, obligandome á venir de nuevo á tierra el 4 del corriente, meramente por que 130 voluntarios que á las órdenes del jeneral Tomas J. Green que acababan de desembarcar de Velasco procedentes de Nueva Orleans, entre el tumulto y amenazas pidieron que pusiera mi persona á su disposicion, lo cual tuvo lugar en el mismo dia en que el Gobierno recibió respuesta del jeneral Filisola de haber cumplido estrictamente con las estipulaciones concentradas. Repito que protesto contra la condescencia del presidente y del gabinete en dar órdenes para semejante medida, presentandome en consecuencia en espectáculo ante aquellos hombres, como se hacia antiguamente con los jefes de las naciones conquistadas, con esta diferencia de que en mi caso existia ya un solemne tratado de antemano. Finalmente, protesto contra la violencia que se me ha inferido,habiendoseme mantenido en una estrecha prision, rodeado de centinelas.y padeciendo todas las privaciones; lo cual hace insoportable la vida ó tiende á apresurar la muerte, y ultimamente por la incertidumbre en que se me tiene de mi destino futuro y el de los demas prisioneros, á pesar de un tratado solemne. En tales circunstancias yo apelo al juicio de las naciones civilizadas, a la conciencia de los ciudadanos que se componen el gabinete, y sobre todo al supremo Regulador de los mortales , que ha la fé de los tratados y el puntual cumplimiento de los compromisos. Dios y Libertad.--- Antonio Lopez de Santana. [Ecuatoriano del Guayas.] EL ESTANDARTE

La espedicion de Chile no es mas que una quimera. (Palabras del Eco del Protectorado: al número tantos, columna tal.) Hé allí la claúsula fecundísima en corolarios injeniosos y en que paralelos encomiásticos entre la situacion acual de nuestro pais y la de aquella República, que há de servido de testo al elocuente predicador que redacta el Araucano, para los estensos y poéticos comentarios de una de sus mas curiosas oraciones

Last edit about 1 month ago by dana.agx
3
Needs Review

3

periodísticas. ¡Rara ceguedad la del pobre escritor protectoral, y la de alguna que otra persona de las que pronuncian tambien en el territorio de Chile aquellas imprudentes palabras! ¿ Cómo no previeron estos buenos hombres que al escaparse de sus labios esa opinion desacordada, daban ellos mismos al insigne orador de Santiago una arma, que al punto esgrimiria contra sus pechos, con esa destreza inimitable de q' aquel vigoroso atleta tiene dadas pruebas tan brillantes, en la catedra sagrada y en los campamentos, en la tribuna politica y en las puebladas, en las aulas de las academias y en los tribunales militares, en las imprentas y en las sociedades secretas? ¿ Cómo se les ocultó el completopanejíro de la conducta del gobierno chileno que aquella breve y malhadada frase encerraba tan palpablemente en sí misma, la confesion esplícita que hacian, al proferirla, de la sábia politic a de sus enemigos, el apotegma en que sin saberlo publican ellos mismos cuanto puede decirse en favor del estado de Chile, la bella hipérbole de la justificacion y del respeto á los derechos civiles de aquel gobierno, con que lanzaban estos cuitados un sarcasmo tan punzante contra el mismo réjimen de la Confederacion que intentaba defender! ¡Que esceso de imprevision! ¡Que falta de sindéresis! ¡Cuán monstruosa inconsecuencia! Sentimos tener que confesarlo, á ley de buena fé: pero ello es que no hemos podido prescindir de este paso vergonzoso, al que involuntariamente nos hemos visto arrastrados por la triste conviccion que ha traido á nuestro espíritu cada una de las oportunísimas repeticiones del testo fatal con que ha encabezado su discurso el orador chileno. Pórque, efectivamente; ¿quién no ve que decir, la espedicion de Chile es una quimera, vale tanto como declarar paladinamente que la actividad en el comercio crece cada dia con la confianza en la estabilidad de Chile, que no se arranca un brazo á la agricultura ni á la industria, que la seguridad individual se mantiene involable sin que haya una sola persona violentamente separada de los objetos de su afecto ni de sus ocupaciones, que odas las garantías del ciudadano se veneran escrupulosamente en medio de la dictadura; que, en suma, Chile es la morada de la bienaventuranza social`-- Habrá, es verdad, malsines, en nuestro pais, ni faltará una que otra persona en Chile, [asi lo confiesa el Araucano] que intenten obscurecer la luz de las consecuencias que ha deducido el famoso periodistahebdomadario, de la desgraciada claúsula del Eco con que dá principio á cada uno de los párrafos de su injeniosa y submile apolojia. Pero, ¿qué importarán sus contradicciones? La evidencia de los hechos y la precision de los raciocinios quedarán en posesion del triunfo: inmota manebunt, para decir algo en latin. Por ventura dirán estos maldicientes que el comercio no puede prosperar, cuando se cierran los únicos mercados de los frutos nacionales, y cuando un puerto que gozaba el privilejio de proveer á dos grandes naciones de las mercancias estranjeras ha perdido esta ventaja por los favores otorgados en aquellas potencias al comercio directo, y por la clausura de-

[Right column]

cretada contra toda importacion que tenga aquel orijen; que la actividad del comercio no puede incrementarse en estado de guerra, sobre todo cuando esta guerra se hace al pais que ofrecia mas vasto campo á las especulaciones de efectos estranjeeros, y era el único consumidor de los productos del pais.-"¡Patarata! contestará el Araucano. ¿Que vale todo esto contra vuestra conesion propia? ¿No habeis dicho que la espedicion de Chile no es mas que una quimera? Esto, ¿que prueba? Que no la creeis, porque nuestro comercio, en medio de la guerra crece y se multiplica." "¡Eh! añadirá una que otra persona. ¡Estabilidad en Chile! ¡Estabilidad en este pais oprimido por una administracion odiosa é impopular; en un pueblo, donde las conspiraciones se suceden sin intermision unas á otras, cuyo gobierno no tiene otra ocupacion q' la de reprimir con rigorosos escarmientos á la mayoria malcontenta, en que los conspiradores no escitan otro sentimiento que la lástima jeneral por el mal éxito de sus empresas; en un pais en que á estos graves achaques intérnos acaba de agregar su gobierno el azote deolador de la guerra extranjera, por satisfacer las pasiones de un furioso que le domina, y de dos ó tres emigrados sin interés por la dicha de este suelo. ¿Os considerais estables, por que habeis durado seis ó siete años? ¡Que error! ¿Deducís de la duracion la bondad de vuestro réjimen? Tanto valdria hacer el elojio de las instituciones de la China, ó del sistema de gobierno de Constantinopla, por los milláres de años que cuenta el trono imperial de Pekin, y por los largos siglos de edad de la Sublime Puerta Otomana. Si juzgais por la vetustéz de una cosa de la escelencia de los principios que la constituyen; si, menospreciando las lecciones de la historia, olvidais que ella atestiga que el mal ha sido en todas partes mas durable que el bien, idos norabuena benditos de Dios á vivir bajo la sombra de alguno de aquellos escelentes y antiquísimos gobiernos. Vos , editor del Araucano , pareceis pintado para ejercer alguna de las altas dignidades del imperio muslínico." -- Todas estas futilidades y mil otras mas podrán decirse; pero siempre quedará en pie el gran argumento de la espedicion quimérica, y su resplandor bastará para pulverizar tanta sofisteria. Y si la lijeriza del Eco no demostrarse que se halla convicto y confenso del florecimiento mercantil, y del arraigamiento del actual Gobierno de Chile , demostrarian cuando menos que no se atreve á negar la tranquilidad de que gozan en medio de la guerra los labradores, los artesanos y todos los subditos de su gobierno paternal, nacidos y por nacer. De esta seguridad parte sin duda el error de que la espedicion no es sino una quimera. -- Dígsase ahora que es una cruel ironia hablar de seguridad individual bajo un gobierno que arroja á los mas distinguidos ciudadanos á las playas remotas é inhospitales de la nueva Holanda, que tortura las conciencias de sus súbditos y aun las de los estraños, condenando á los presidios, á los calabazos, ó á la detencion forzosa á cuantos no doblan sumisos la rodilla á sus preceptos, que persigue, encarcela

Last edit about 1 month ago by dana.agx
4
Not Started

4

This page is not corrected, please help correct this page

Displaying all 4 pages