14

OverviewTranscribeVersionsHelp

Here you can see all page revisions and compare the changes have been made in each revision. Left column shows the page title and transcription in the selected revision, right column shows what have been changed. Unchanged text is highlighted in white, deleted text is highlighted in red, and inserted text is highlighted in green color.

6 revisions
Digitizing Peru's Print Revolution at Jul 22, 2022 07:06 PM

14

6
Con tan señalados triunfos, este D Quijote de la Jus-
ticia fatiga su espíritu buscando otros medios que le adquie-
ran una celebridad mas brillante, y lleven la fama de su
nombre hasta los confines de la tierra: sueña, delira; se
cree el enviado para defender la raza de los Incas contra la
opresion é injusticia de los majistrados de la Corte. No tie-
ne espada ni coraza, ni lanza ni aljaba; pero tiene una plu-
ma mas aguda que la de Gendoville y una calva mas
dura que la cocha de una tortuga. Con tal pluma y
tal calva resuélve defender los derechos de su pueblo y com-
batir contra cuantos atenten à los derechos de su fidalguía.
Con un traslado mueve los quicios del Senca y con un
mandamiento de embargo hace temblar la capital del anti-
guo imperio Peruane. Algo mas, la naturalezaque se es-
meró en la fábrica de su alma, y la maquinaria de sus ta-
lentos, quizo tambien distinguirle con una potencia que ha-
bia negado à los demas seres de su especie. Le dió pues
un resuello igual al de cien buzos de los mas afamados del
Indostan. Despues de cerca de cuatro meses que se publi-
có el alegato de espresion de agravios en la causa del D.
Santos, alegato en que se manifestó al público la supina
ignorancia de este jurista del siglo 19, y la escanda-
losa injusticia con que estampó su talla en aquella
la diferencia que hai entre un juicio ordinario y un jui-
cio estraordinario, entre un juicio sumario y un juicio ejecu-
tivo; alegato en que se le hizo ver la distancia que hai de
un abogado que sabe de sus obligaciones y se ocupa de ob-
jetos dignos, á un leguleyo fastidioso y cargado solo de una no-
menclatura bárbara de voces, términos y palillos de escri-
bano en que se pervierte la lengua y se abisma la razon: alegato
en fin en que se le enseñó al jurista calvo la decencia, el
decoro y el miramiento con que uno debe presentarse ante
el tribunal de la OPINION PÚPLICA: este alegado, digo, ha
sido contestado despues de cerca de 4 meses con su asquereso
papelucho, intitulado "ADMINISTRACION DE JUSTICIA"

Esta es la obra acabada del injenio humano, es el me-
delo mas perfacto del escribir en el jénero judicial. Ni Pa-
piniano ni Coceji, ni Blalkstone ni D'Aguesseau han descu-

14

6
Con tan señalados triunfos, este D Quijote de la Jus-
ticia fatiga su espíritu buscando otros medios que le adquie-
ran una celebridad mas brillante, y lleven la fama de su
nombre hasta los confines de la tierra: sueña, delira; se
cree el enviado para defender la raza de los Incas contra la
opresion é injusticia de los majistrados de la Corte. No tie-
ne espada ni coraza, ni lanza ni aljaba; pero tiene una plu-
ma mas aguda que la de Gendoville y una calva mas
dura que la cocha de una tortuga. Con tal pluma y
tal calva resuélve defender los derechos de su pueblo y com-
batir contra cuantos atenten à los derechos de su fidalguía.
Con un traslado mueve los quicios del Senca y con un
mandamiento de embargo hace temblar la capital del anti-
guo imperio Peruane. Algo mas, la naturalezaque se es-
meró en la fábrica de su alma, y la maquinaria de sus ta-
lentos, quizo tambien distinguirle con una potencia que ha-
bia negado à los demas seres de su especie. Le dió pues
un resuello igual al de cien buzos de los mas afamados del
Indostan. Despues de cerca de cuatro meses que se publi-
có el alegato de espresion de agravios en la causa del D.
Santos, alegato en que se manifestó al público la supina
ignorancia de este jurista del siglo 19, y la escanda-
losa injusticia con que estampó su talla en aquella
la diferencia que hai entre un juicio ordinario y un jui-
cio estraordinario, entre un juicio sumario y un juicio ejecu-
tivo; alegato en que se le hizo ver la distancia que hai de
un abogado que sabe de sus obligaciones y se ocupa de ob-
jetos dignos, á un leguleyo fastidioso y cargado solo de una no-
menclatura bárbara de voces, términos y palillos de escri-
bano en que se pervierte la lengua y se abisma la razon: alegato
en fin en que se le enseñó al jurista calvo la decencia, el
decoro y el miramiento con que uno debe presentarse ante
el tribunal de la OPINION PÚPLICA: este alegado, digo, ha
sido contestado despues de cerca de 4 meses con su asquereso
papelucho, intitulado "ADMINISTRACION DE JUSTICIA"

Esta es la obra acabada del injenio humano, es el me-
delo mas perfacto del escribir en el jénero judicial. Ni Pa-
piniano ni Coceji, ni Blalkstone ni D'Aguesseau han descu-