2

OverviewTranscribeVersionsHelp

Here you can see all page revisions and compare the changes have been made in each revision. Left column shows the page title and transcription in the selected revision, right column shows what have been changed. Unchanged text is highlighted in white, deleted text is highlighted in red, and inserted text is highlighted in green color.

5 revisions
Digitizing Peru's Print Revolution at Jul 22, 2022 08:18 PM

2

más patrimonio que su honor, su delicadeza, y la
renta que la patria asigna á sus servicios? ¿Los
soldados, estos defensores de la paz interior y es¬
terior, estas columnas sobre que descansa el edificio
de la seguridad pública, estos valuartes contra las
invasiones estranjeras, estos hombres, digo, que ar¬
rostran incesantemente las fatigas más penosas, han
estado espuestos más de una vez á perecer de ham¬
bre y quizas á amenazar la ecsistencia del Estado,
porque no han sido ausiliados con el miserable pre
que les asigna la ley. El alma más estoicamente
insensible se llenaria de dolor al contemplar este
maximum de los desastres públicos.

Pero bien: no hay mal eterno sobre la tierra.
El cambiamiento politico del 30 de Diciembre úl¬
timo es el principio de una nueva época que bor¬
rará hasta la memoria de lo pasado. El Benemó¬
rito. Coronel Vivanco, en quien se reúnen todas las
cualidades necesarias para rejir los destinos del Pe¬
rú, es el que ha sido proclamado para este fin. Hoy,
que es halláis reunidos al acto de reconocerlo por
Jefe Supremo de la nación, y de jurar prestar obe¬
diencia à su autoridad, igualmente que á las leyes
del Estado; podeis proceder á este acto, en la in¬
teligencia de que él será, como debe ser, libre y
espontaneo; pues este Gobierno no trata de coactar
à ninguno, en cuya virtud, el que no quiera hacer
el espresado reconocimiento ni prestar el juramenta;
podrá retirarse sin que de esto se le siga perjui¬
cio ninguno, como protesto à nombre de la patria.

ACTA.

En la Ciudad del Cuzco á los tres dias del
mes de Enero de mil ochocientos cuarenta y un años:
en virtud de haber sido proclamado por Jefe Su¬
premo de la República el Señor Coronel Don Ma¬
nuel Ignacio de Vivanco, á consecuencia del pre¬
nunciamiento espontaneo en perfecta consonancia
con los votos de la parte principal y sana de los
dignos habitantes del Departamento y ecsacta com¬
binación con los Jefes y Cuerpos acantonados en
el Norte, Puno, Arequipa y Tacna, se reunieron
las Corporaciones civiles y Eclesiasticas en el local
de Besamanos de la casa Predectoral á presentar el
juramiento de fidelidad al citado Señor Jefe Supre¬
mo proclamado, presididos por el Señor Coronel D.
Valentin Bosa, Comandante Jeneral y Prefecto del
Departamento, y estando la primera División del E¬
jercito en la plaza del Cabildo, de parada, con sus
respectivos jefes, y despues de una salva con vivas
á S. E. el Jefe Supremo, se practicó, puesto un
Santo Cristo sobre una mesa, y un Misal hacien¬
do la ceremonia siguiente—Que el citado señor Pre¬
fecto y Comandante Jeneral, echó un discurso an¬
te todo, haciendo presente la situación deplorable
del Perú, los motivos que han ocasionado el cam¬
biamiento y las ventajas que reportará con el Go¬
bierno del Jefe elejido: concluido esto, prestó el
juramento ante el señor Presidente de la Ilustrisi¬
ma Corte Súperior de Justicia, Doctor Don Pe¬
dro Ignacio Morales, en esta forma.

'¿Lurais á Dios y estos santos Evangelios reco¬
nocer al Benemerito Señor Coronel Don Manuel
Ignacio Vivanco por Jefe Supremo de la Repúbli¬
ca y prestar la debida obediencia á su autoridad,
igualmente que á las leyes del Estado?" Respondio
si juro, y le replicó, "si asi lo hicieseis el os ayude,
y si no os lo demande:" En este estado el indi¬
cado Señor Presidente de la Corte Doctor Don
Pedro Ignacio Morales, ante el Señor Prefecto y
Comandante Jeneral Don Valentin Bosa, poniendo
la mano sobre los Santos Evangelios, espresando
las mismas palabras de pregunta y respuesta, asi
como todos los demás señores vocales de dicha Corte
por su orden, a saber el D. D. Gaspar Gabancho,
D. D. José Martin de Mujica, D. D. Mariano No¬
riega y el D. D. Benito Espinosa. En seguida,
el Señor Gobernador Vicario Capitular D. D. Pe¬
dro Pascual Bernales, prestó el juramento ante el
Señor Arcediano Presidente del Venerable Dean
y Cavildo de esta Santa Iglesia Catedral, en el
mismo modo y forma, y ante dicho Señor Go¬
bernador todos los Señores Canonigos, esto es el
Señor Arcediano D. D. Juan Mata Becerra: el
Tesorero D. D. Justo Sahuaraura, el Chantre D.
D. Manuel Carazas, el D. D. Rafael Cazorla y
el D. D. Mariano Santos, Canonigo de Merced, y
el D. D. Alejo de la Torre Racionero, como tam¬
bién los prelados de los conventos de Santo Do¬
mingo, San Francisco, la Merced y Recoleta, to¬
dos por su orden. Incontinenti los señores Jueces
de primera instancia D. D. Predro José Montes,
y el ajente fiscal D. D. Carlos Tejada, prestaron
el juramento ante el precitado Presidente de la
Corte. El Contador Director de esta casa de Mo¬
neda D. Manuel Saldivar, el Intendente de Poli¬
cia y Subprefecto interino-del Cercado D. José Ma¬
ria Vizcarra, el Tesorero de la misma casa de Mo¬
neda D. Vicente Francisco Garmendia, el Admi¬
nistrador de Benedicencia D. José Maria Pa¬
checo ante el supra-dicho señor Prefecto y Comam¬
dante jeneral don Valentin Bosa en la forma ar¬
riba detallada: y asi mismo el juez de comercio don
Francisco Gamboa, quien después del juramento
espresó una alocución propia del caso en memoria
del Benemérito Señor Jefe Supremo provisorio.
Con lo que se concluyó este acto, habiendo mani¬
festado todos los concurrentes el rogocijo jeneral,
en cuyo comprobante firmaron de que doy fé (*)

Concluido este acto, las fuerzas de
la División compuestas de 1.° de Victo¬
ria, 1.° de Carabineros, 2.° de Ca¬
rabineros y Escuadrón Dragones de
la libertad, que se hallaban formadas
de parada en la plaza del Regocijo, die¬
ron una descarga que hizo palpitar de
gozo a los hijos del Sol e hizo temblar
a las enemigos de la Regeneración.

(*) Las firmas se pondran en el nu¬
mero siguiente.

IMPRENTA DE LA BENEFICENCIA POR P. E. GONZALEZ

2

más patrimonio que su honor, su delicadeza, y la
renta que la patria asigna á sus servicios? ¿Los
soldados, estos defensores de la paz interior y es¬
terior, estas columnas sobre que descansa el edificio
de la seguridad pública, estos valuartes contra las
invasiones estranjeras, estos hombres, digo, que ar¬
rostran incesantemente las fatigas más penosas, han
estado espuestos más de una vez á perecer de ham¬
bre y quizas á amenazar la ecsistencia del Estado,
porque no han sido ausiliados con el miserable pre
que les asigna la ley. El alma más estoicamente
insensible se llenaria de dolor al contemplar este
maximum de los desastres públicos.

Pero bien: no hay mal eterno sobre la tierra.
El cambiamiento politico del 30 de Diciembre úl¬
timo es el principio de una nueva época que bor¬
rará hasta la memoria de lo pasado. El Benemó¬
rito. Coronel Vivanco, en quien se reúnen todas las
cualidades necesarias para rejir los destinos del Pe¬
rú, es el que ha sido proclamado para este fin. Hoy,
que es halláis reunidos al acto de reconocerlo por
Jefe Supremo de la nación, y de jurar prestar obe¬
diencia à su autoridad, igualmente que á las leyes
del Estado; podeis proceder á este acto, en la in¬
teligencia de que él será, como debe ser, libre y
espontaneo; pues este Gobierno no trata de coactar
à ninguno, en cuya virtud, el que no quiera hacer
el espresado reconocimiento ni prestar el juramenta;
podrá retirarse sin que de esto se le siga perjui¬
cio ninguno, como protesto à nombre de la patria.

ACTA.

En la Ciudad del Cuzco á los tres dias del
mes de Enero de mil ochocientos cuarenta y un años:
en virtud de haber sido proclamado por Jefe Su¬
premo de la República el Señor Coronel Don Ma¬
nuel Ignacio de Vivanco, á consecuencia del pre¬
nunciamiento espontaneo en perfecta consonancia
con los votos de la parte principal y sana de los
dignos habitantes del Departamento y ecsacta com¬
binación con los Jefes y Cuerpos acantonados en
el Norte, Puno, Arequipa y Tacna, se reunieron
las Corporaciones civiles y Eclesiasticas en el local
de Besamanos de la casa Predectoral á presentar el
juramiento de fidelidad al citado Señor Jefe Supre¬
mo proclamado, presididos por el Señor Coronel D.
Valentin Bosa, Comandante Jeneral y Prefecto del
Departamento, y estando la primera División del E¬
jercito en la plaza del Cabildo, de parada, con sus
respectivos jefes, y despues de una salva con vivas
á S. E. el Jefe Supremo, se practicó, puesto un
Santo Cristo sobre una mesa, y un Misal hacien¬
do la ceremonia siguiente—Que el citado señor Pre¬
fecto y Comandante Jeneral, echó un discurso an¬
te todo, haciendo presente la situación deplorable
del Perú, los motivos que han ocasionado el cam¬
biamiento y las ventajas que reportará con el Go¬
bierno del Jefe elejido: concluido esto, prestó el
juramento ante el señor Presidente de la Ilustrisi¬
ma Corte Súperior de Justicia, Doctor Don Pe¬
dro Ignacio Morales, en esta forma.

'¿Lurais á Dios y estos santos Evangelios reco¬
nocer al Benemerito Señor Coronel Don Manuel
Ignacio Vivanco por Jefe Supremo de la Repúbli¬
ca y prestar la debida obediencia á su autoridad,
igualmente que á las leyes del Estado?" Respondio
si juro, y le replicó, "si asi lo hicieseis el os ayude,
y si no os lo demande:" En este estado el indi¬
cado Señor Presidente de la Corte Doctor Don
Pedro Ignacio Morales, ante el Señor Prefecto y
Comandante Jeneral Don Valentin Bosa, poniendo
la mano sobre los Santos Evangelios, espresando
las mismas palabras de pregunta y respuesta, asi
como todos los demás señores vocales de dicha Corte
por su orden, a saber el D. D. Gaspar Gabancho,
D. D. José Martin de Mujica, D. D. Mariano No¬
riega y el D. D. Benito Espinosa. En seguida,
el Señor Gobernador Vicario Capitular D. D. Pe¬
dro Pascual Bernales, prestó el juramento ante el
Señor Arcediano Presidente del Venerable Dean
y Cavildo de esta Santa Iglesia Catedral, en el
mismo modo y forma, y ante dicho Señor Go¬
bernador todos los Señores Canonigos, esto es el
Señor Arcediano D. D. Juan Mata Becerra: el
Tesorero D. D. Justo Sahuaraura, el Chantre D.
D. Manuel Carazas, el D. D. Rafael Cazorla y
el D. D. Mariano Santos, Canonigo de Merced, y
el D. D. Alejo de la Torre Racionero, como tam¬
bién los prelados de los conventos de Santo Do¬
mingo, San Francisco, la Merced y Recoleta, to¬
dos por su orden. Incontinenti los señores Jueces
de primera instancia D. D. Predro José Montes,
y el ajente fiscal D. D. Carlos Tejada, prestaron
el juramento ante el precitado Presidente de la
Corte. El Contador Director de esta casa de Mo¬
neda D. Manuel Saldivar, el Intendente de Poli¬
cia y Subprefecto interino-del Cercado D. José Ma¬
ria Vizcarra, el Tesorero de la misma casa de Mo¬
neda D. Vicente Francisco Garmendia, el Admi¬
nistrador de Benedicencia D. José Maria Pa¬
checo ante el supra-dicho señor Prefecto y Comam¬
dante jeneral don Valentin Bosa en la forma ar¬
riba detallada: y asi mismo el juez de comercio don
Francisco Gamboa, quien después del juramento
espresó una alocución propia del caso en memoria
del Benemérito Señor Jefe Supremo provisorio.
Con lo que se concluyó este acto, habiendo mani¬
festado todos los concurrentes el rogocijo jeneral,
en cuyo comprobante firmaron de que doy fé (*)

Concluido este acto, las fuerzas de
la División compuestas de 1.° de Victo¬
ria, 1.° de Carabineros, 2.° de Ca¬
rabineros y Escuadrón Dragones de
la libertad, que se hallaban formadas
de parada en la plaza del Regocijo, die¬
ron una descarga que hizo palpitar de
gozo a los hijos del Sol e hizo temblar
a las enemigos de la Regeneración.

(*) Las firmas se pondran en el nu¬
mero siguiente.

IMPRENTA DE LA BENEFICENCIA POR P. E. GONZALEZ