Digitizing Peru's Print Revolution

Pages That Need Review

MSH-LAT_001-130

26
Needs Review

26

(Núm. 64.) JUEVES 21 DE NOVIEMBRE DE 1850. (Un real LA REVISTA.

Precios de Suscripcion EN EL PERU Y EN EL ESTRANGERO. PS. RS. Al mes…2 — Al trimestre…5 4 Al semestre…10 4 Al año…20 —

Este Periódico sale á luz todos los dias por la mañana; escepto los Domingos.

Se encuentra de venta en la tienda del Señor Dorado, calle de Judios, y solo se admiten suscriciones en esta Imprenta, calle de la Pescadería, 127.

Todo anuncio que no esceda de diez lineas, pagará 4 reales por la primera vez y 2 reales por cada una de las subsecuentes,

Los precios de los anuncios mas estensos y de los remitidos, serán convencionales.

DIARIO DE POLITICA ECONOMICA, CIENCIAS, LITERATURA, RELIGION, ARTES, etc.

LA REVISTA. LIMA, NOVIEMBRE 21 DE 1850.

CORREO EXTRANJERO.

Llamamos la atencion de nuestros lectores hacia el siguiente artículo que publica el Mercurio de Valparaiso en sus números del 8 y 9 del corriente, en que á nuestro juicio se describe de una manera exacta la situacion actual de Chile.

«La única cuestion verdaderamente séria que trabaja al pais en el dia, es la de la eleccion del futuro presidente; hemos dicho antes de ahora, y bastaria para probarlo la musculatura de los artículos que se le consagran, y la insuficiencia y palidez de los que de otrasmaterias se ocupan.

Ayer reprodujimos un artículo de la República, periódico del antiguo partido liberal, y hoy nos llega en una hoja suelta uno de autor anónimo, nutrido de altas consideraciones y vistas muy prácticas sobre la situacion de las cosas.

La cuestion de candidatura no es simple: ella implica todas las actuales; y no han de resolverla las simpatias ó antipatias de las personas sino la conciencia de una sociedad.

Montt no es popular, dice el panfleto, son poquísimos los que trabajan por su candidatura, y aunque nadie trabajase por su triunfo ella saldrá de la conciencia de la sociedad como Minerva de la cabeza de Júpiter.

¿En qué funda el articulista asercion tan categórica, nos preguntarán? Leedlo, pasead conducidos por su mano de Valparaiso á Santiago y de Santiago á Aconcagua, recorred todos esos rincones de la situacion que se llaman club de la igualdad, motin de Aconcagua, insultos á la autoridad, procesiones, libelos, etc, y despues que hayais visto todo esto, que son los detalles de la gran cuestion de ca didatura en los cuales agota sus fuerzas inútilmente la prensa del dia, despues de verlo con vuestros ojos á la luz clara en que os lo coloca el artículo, respondednos si dudais qué idea y qué carácter serán elevados al poder por el voto público.

Nosotros nos guardarémos muy bien de analizar ó comentar este artículo en forma de panfleto. Lo único que es dado hacer con obras de esta naturaleza, es presentarlas tales cuales salieron de manos de su autor, y nunca se les daria suficiente publicidad. Son profecias que rasgan el velo del futuro despejando en toda su realidad el presente.

El artículo á que aludimos es como sigue:

A quien rechazan y temen? á MONTT. A quien sostienen y desean? á MONTT. Quien es entónces el candidato? MONTT.

Pido la palabra:

SITUACION DE SANTIAGO.

DE QUE SE TRATA: ¿De una revolucion o de elejir Presidente? A mi juicio ni de lo uno ni de lo otro.

Existen en Santiago jérmenes de revolucion? Sí: Mas que en pais alguno. Estudiemos la posicion geográfica de esta ciudad. Fundada "en vista de las exijencias de la conquista y ocupacion del suelo. Valdivia para dominar este valle, escojió la vecindad del cerro de Santa Lucia para establecer sus reales. El mar pací-

FOLLETIN. DOÑA URRACA DE CASTILLA. MEMORIAS DE TRES CANONIGOS.

Cayó luego en la cuenta Gontroda de aquella resolucion, y en alas de su generosidad, ó mas bien, del afan de evitar á don Ataúlfo nuevos delitos, acudió también allí, entrando poco despues en la alcoba, en sazon de hallarse Ramiro cabe la portezuela, escuchando á su madre y al Terrible, que adentro departian, y aterrado con algunas palabras que á sus oidos llegaban.

Acababa Elvira de asegurarle que no era mujer de Ataulfo, y este le llamaba su querida esposa: como tal la trataba y ella lo consentia y confirmaba, con el silencio unas veces, con las razones otras.

En aquel estado de amargura y estupor en que llegaba á dudar de su propia madre, la nodriza de Ataulfo abrió silenciosamente la puerta, sin ser percibida del mismo Gonzalo, que á su lado estaba. Hízose al punto cargo de la situacion de todos; conoció que era imposible ya salvar á Elvira, y no sin dolor tuvo que resignarse á limitar su socorro al paje del obispo. Asiólo del brazo, y el mismo asombro y letargo de que estaba sobrecogido, fueron causa de que en los primeros momentos no pudiese Ramiro exhalar una sola esclamacion de sorpresa, ni oponer resistencia alguna. Cuando llegó á pensar, cuando quiso interrogar á la anciana, ya estaban fuera del aposento.

—¿Quien sois?

Gontroda no le contestó por el pronto: acabó de cerrar la puerta, y le dijo con su voz cascada, en la cual, sin embargo se percibia alguna dulzura y la satisfaccion que á todas las buenas acciones acompaña:

—Andemos, andemos, hijo mio: pocas preguntas, si no quieres entregar la piel para que el lobo la desgarre.

—¿Sois Gontroda?

—La misma, la misma. ¡Quién te ha visto y quién te ve! ¡Jesus, cómo pasan los años! Dos veces te he salvado ya con esta, si Dios quiere. Tu no recuerdas, ¡pobrecillo! ¡Ca! Si no tenias mas que algunos meses.... Pero ¡qué pulmones! ¡que berreer aquel, en medio del bosque! ¡Si parece que te estoy oyendo! Buenos apuros me hiciste pasar. ¿Y conservas todavía aquella mancha en la espalda, hácia el lado derecho... no, al izquierdo....?

—Al derecho, señora. Pero.... ¿y mi madre? ¿á dónde vamos sin ella?

—Silencio, maldito charlatan, esclamó la anciana, que no podia ocultar su alborozo: todos los pajarillos que apenas saben revolar un codo mas allá del nido, se pierden por el pico. Imítame á mí, que no te hablo mas de lo puramente preciso. ¡Jesus! ¡Jesus! ¡Qué estiron has dado

fico no estaba esplorado aun. Valparaiso no habia sido considerado sino como una caleta, apenas practicable para las naves que devez en cuando traen provisiones y armas. En Santiago se acumularon pues, colonos, soldados, conventos, dotaciones pias, comercio, riqueza territorial. Dejémos pasar tres siglos.

Hace treinta años que un vecino de Valparaiso vino á Santiago á mandar hacer alcayatas para las puertas de una casa que construía. No habia herreros todavia en Valparaiso. No hace doce que la aduana central fué trasladada de Santiago á Valparaiso. El comercio de todas las provincias se hacia en Santiago, como el de la República Arjentina, cuyos comerciantes se dirijian á la capital. Las industrias nacionales de tejidos, pellones, zapatos, quincalleria etc. daban ocupacion exclusiva á los talleres del pueblo de Santiago hasta ahora poco. Qué sucede mientras tanto?

Que Valparaiso es de diez años á esta parte el centro comercial de la República. Allá se dirijen los capitales de las provincias à cambiarse por mercaderias europeas; allá se encaminan los traficantes de la otra banda; allá están establecidos los grandes almacenes de comercio, los grandes talleres de las artes, y aun la industria de zapatos, pellones etc, ha emigrado poco á poco, en busca de compradores. Las antiguas casas de comercio de Santiago han ido disminuyendo el movimiento de sus capitales, ó cerrándose, ó trasladándose à Valparaiso, y no hace mucho que las casas extranjeras del puerto han empezado á reducir sus créditos en Santiago, á retirar sus ajencias á fin de precaverse de los descalabros que esperimenta un comercio sin vida, sin fondos, sin productos facilmente exportables. La provincia de Santiago vive de dos años á esta parte de sus molinos, única industria radical y poderosa. Los grandes molinos do Santiago, como las grandes casas de comercio de Valparaiso son extranjeros, loque debe tenerse en cuenta para examinarlas trasformaciones que la industria experimenta.

¿Qué nuevas fortunas se han levantado en Santiago de diez años á esta parte? Las de los mineros del Norte, que vienen bus- cando goces, reposo, y tranquilidad á la capital. Los goces es- casean, la tranquilidad es problemática, los deudores son moro- sos, los capitales se irán. No hay remedio. Esta es la ley.

El comeaciante que va á Valparaíso cada seis meses se asombra de ver las casas nuevas que sorprenden sus miradas; el que viene á Santiago cada diez años, reconoce á la primera vista sus calles, y sus casas, hasta por los accidentes mezquinos que las distinguen. Santiago se va irremisiblemente, en su comercio, en su industria. Es hoy una ciudad de empleados, procuradores y abogados; de rentistas que viven del interes de sus capitales; de conventos que consumen quietamente el usufructo de las dotaciones piadosas de tres siglos; de jóvenes de familias, que no saben en que ocuparse, que no tienen industria conocida, muchas veces ocultando, bajo las esterioridades elegantes de una sociedad refinada, las penurias y las estrecheses de la indijencia; y debajo de todos estos escombrps de una ciudad que va á dejar de vivir, un numeroso pueblo, para quien faltan aplicacion y desarrollo á su industria que decae de dia en dia, sin instruccion profesional suficiente para competir con los industriales extranjeros que los conchaban.

Hay pues, una revolucion en Santiago. Esta poblacion noble ó plebeya, rica ó pobre, está desocupada ó sus ocupaciones no le dán lo bastante para desenvolverse. El comerciante intelijente es arruinado por los otros comerciantes que quiebran; y sus lucros son disminuidos por las pérdidas que la sociedad en masa

desde la última vez que te vi! Yo tambien te hacia algunas visitillas: yo tambien te solia ver cuando detras del obispo ibas tan morenillo y colorado teniéndole la capa, que daba gusto de verte. Y yo me decia; "¡Qué feliz es! hijo de un hidalgo, paje de un príncipe de la iglesia, que lo hará canónigo ó cardenal, y que algún dia quizá llevará la mitra, mejor le ha de de ir mil veces que con los estados de Altamira, teniendo como tiene un tio tan mal cristiano." Pero mira, hijo mio, no te vayas á vengar de Ataulfo; este es el precio que exijo por tu salvacion...»

—Y la de mi madre-

—Y la de tu madre. Ataulfo en el fondo no es tan malo como á primera vista parece; sino que el pobre ha tenido mala crianza; y luego todo el mundo le aborrece, lo detesta; no tiene un cristiano que bien lo quiera. ¡Pobrecillo! Yo no sé si estoy trabajando contra él al favorecerte; pero hágase lo que Dios quiera: las cosas han llegado á tal estremo que....

—Pero ¿y mi madre? ¿mi madre? Sin ella no doy un paso mas. Vos, señora, podeis sacarme de la confusion en que mi espíritu se encuentra, confusion muy mas terrible para mí que todos los peligros que me amenazan. Hame dicho mi madre que no está casada con Ataulfo, ¿cómo es que permite á este llamarla su esposa?

—Nada le ha dicho, pensó la anciana para sus adentros, acerca de Bermudo: no creía yo que hubiera podido contenerse: imitemos su prudencia.

Gontroda dió luego á Ramiro contestaciones evasivas, encareciéndole la necesidad de guardar silencio, aunque semejante á los cangrejos padres de las fábula, no se cuidaba de poner en armonía los consejos con el ejemplo. Tranquilizóle sin embargo asegurándole dos cosas á cual mas importantes para Ramiro: primera, que su madre no corria tanto peligro como él, y podria luego salvarse fácilmente; y segunda, que fuese cualquiera la contradiccion de las palabras y la conducta de Elvira, estuviese seguro de que podia ser completamente justificada.

Solo despues de haber obtenido el mancebo semejantes seguridades, pudo alejarse un paso mas de aquel aposento. La puertecilla de la alcoba daba á un largo pasadizo, que comunicaba con una secreta escalera, por la cual pensaba Gontroda salir mas fácilmente del castillo. Mas apenas pusieron en ella el pie, cuando en lo profundo sintieron ruido de criados que subian departiendo misteriosamente. Gontroda retrocedió: llevó al mancebo al estremo opuesto de la puerta de Constanza, algunos pasos mas allá de la boca de la escalera, y en el fondo del pasadizo aguardó á que pasasen los criados, calculando que debian ir á guardar la salida de la alcoba. Mientras llegaban, salieron los fugitivos del oscuro rincon en que se hallaban, y dándoles la espalda sin ser vistos ganaron la escalera.

—Vienen en tu busca, murmuró Gontroda al oido del paje para alejar de él la idea del peligro de su madre: por ahora quédense ahí con un palmo de narices: vamor á ver si en la puerta de abajo tenemos algun tropiezo.

esperimenta con el decrecimiento jeneral de la riqueza, del mismo modo que en las ciudades que crecen y se desarrollan el mayor movimiento de la propiedad y de los valores, aumenta la riqueza de cada uno.

Estas masas de hombres, secretamente labrados por el malestar de la consuncion jeneral, estarán dispuestas é echarse al cuello del gobierno, toda vez que haya quien les diga que el gobierno se tiene la culpa de ello. Si entre nosotros tuviera el Congreso la costumbre del Parlamento inglés de hacer levantar informaciones prolijas sobre los hechos relativos a cada cuestion que trata, pediríamos una investigacion sobre el estado de fortuna, profesion, ocupacion diaria de los que instigan al pueblo á la revuelta, los que primeros se dejan arrastrar á ella y sobre los sentimientos de la masa que los sigue ciegamente.

La transformacion que en ruina esperimenta Santiago, es pues la obra de leyes fatales que prevision humana no puede correjir sino n parte. Se desenvuelve Guayaquil y se arruina Quito; se levanta Panamá y decae Bogotá: se ensancha Valparaiso y Santiago no sabe de que vivir. Esta situacion se agrava mas por un efecto contrario al que hace la prosperidad de las costas. Allá la poblacion se trasforma por la introduccion de nuevas industrias, por el aumento de salario que trae la prosperidad yel movimiento, por el contacto con los extranjeros, por el espectáculo de los usos, y hábitos mejores y mas adelantados de las otras nacion°s, por el movimiento en fin que es el ajente mas poderoso de la mejora. En Santiago por el contrario, la ciudad permaneciendo la misma, los hombres los mismos, el pueblo el mismo, las prácticas antiguas, la indolencia, las preocupaciones se continuarán indefinidamente. De dos años á esta parte han emigrado de Santiago á Valparaiso y California mas de cuatrocientos franceses que ya se habian establecido de tiempo atras. De manera que Santiago será Santiago siempre, y nadie puede decir lo que serían Valparaiso, Concepcion, Copiapó en diez años mas.

Si el estudio de la situacion de Santiago no descubriera estos hechos, lo indicarian los clamores de los diarios, los discursos de los tribunos populares. Se señala al pueblo á los ricos, como la causa de todos los males, se le denuncia el lujo, el orgullo de los capitalistas; el gobierno se compone de usureros, causa de la miseria popular. Esta es la bandera de partido; mejorar de suerte, la esperanza que se despierta; establecer bancos en favor del pueblo, la promesa con que se le atrae. ¿Qué significa todo esto? Que hay malestar, pobreza, falta de esperanzas. ¿Cómo se establecerán bancos? Con qué fondos? quien los dará? cómo participará de ellos el pueblo que no tenga un producto, un valor que dar en cambio de un billete? Esta no es la cuestion del momento, lo que ahora importa es apasionar á la muchedumbre, por el lado sensible, la pobreza, el poco salario, la falta de remuneracion dela industria Aqui vienen los candidatos, sánalo-todo de las llagas del pueblo, panacea universal á las dolencias de Santiago. El mejor candidato para Santiago es un camino de hierro, y por él darémos nuestro voto; pero este nuestro candidato se aleja de todo pais que le habla de revueltas, porque antes de todo pide paz, paz, paz. El camino de hierro no anda entre los clubs y las farsas políticas.

¿Qué remedio tiene este mal? Algunos. Desdeluego el primero de todos es estudiarlo, conocerlo, y tenerlo en cuenta para las soluciones políticas que los partidos quieren dar. Hay quien pretenda que debe trasladarse la capital á Valparaiso, cosa que el tiempo solo indicará; pero que en manera ninguna remediará la situacion de Santiago, pues tal medida no sería otra cosa

—No os olvideis, buena anciana, dijo Gonzalo, que traigo conmigo un arma, y que tengo un brazo dispuesto...

—A echarlo todo á perder, metiéndonos en algún mal fregado. Cepos quedos, y no hacer disparates.

Afortunadamente hallaron franca la salida, que daba á un patio pequeño y sombrío, al pie de la torre de las prisiones.

—No me atrevo á proseguir contigo, dijo la anciana; quédate aquí oculto entre estos haces de leña hasta que traiga una capa. Vamos, no hay que replicar, ni hacer observaciones. Ahí dentro, y se concluyó. Yo vendré á buscarte.-Perfectamente: buen muchacho.-¡Jesus, cuando uno piensa quién es, y lo ve andar como un ladron, y en su propia casa!

La infatigable dueña salió de allá, y con alguna precaucion se informó acerca de las probabilidades de la fuga. No las habia de ninguna especie: el Terrible habia dado las órdenes mas terminantes para que á nadie, absolutamente á nadie, se permitiese salir del alcázar. Pensar que ninguno de los centinelas se dejase vencer por ruegos ni corromper con dádivas, era pensar en lo imposible, porque todos temian que Ataulfo estuviese espiándolos, para caer como ave de rapiña sobre el infeliz que titubease en el cumplimiento de su deber. Sabedor el Terrible de que el paje habia logrado escapar del dormitorio de Constanza, acababa de ordenar asimismo que se hiciesen las pequisas mas minuciosas por todo el castillo.

Si la fuga era imposible, parecia en cambio sumamente fácil descubrir á Gonzalo, oculto en un paraje tan próximo á la escalera secreta. Gontroda en este apuro, no trataba ya de echar fuera dél alcázar á su joven compañero, sino de evitarle los tormento, los suplicios que le esperaban, si caia en monos de Ataulfo; y no sabiendo que hacerse, y acosada por la proximidad del peligro, túvose por muy dichosa cuando le ocurrió cierta idea, y se halló con los medios de ponerla por obra.

Acudió á la leñera: llamó á Gonzalo, el cual salió tan alterado, que por encima del sayo se le marcaban los latidos del corazón.

—Si tardais un poco mas, murmuró el paje, no me encontrais aquí: hubiera salido para morir como quien soy, y no como un animal de bellota. Poco despues de haberos marchado, bajaron dos de los de arriba, y los muy pícaros sospecharon que ahí pudiese estar escondido: iban á levantar los haces, cuando mudaron de parecer, por considerar mas urgente dar parte á su amo de lo que pasaba, y se alejaron prometiendo volver con un tizón á dar fuego á la leña. ¿Qué noticias me traéis?

—Sigúeme y embózate bien, le dijo la anciana, echándole una capa sobre los hombros.

No le pareció de muy buen agüero al pajecillo tan inusitado laconismo; pero obedeció á Gontroda, la cual se dirigió al torreón, que se alzaba en uno de los frentes de aquel patio. Sacó del pecho una llave, y abrió la puerta sin dificultad.

Last edit over 1 year ago by martinar317
22
Needs Review

22

(Núm. 47.) JUEVES 31 DE OCTUBRE DE 1850. (Un real) LA REVISTA.

Precios de Suscripcion EN EL PERU Y EN EL ESTRANGERO. PS. RS. Al mes…2 — Al trimestre…5 4 Al semestre…10 4 Al año…20 —

Este Periódico sale á luz todos los dias por la mañana; escepto los Domingos.

Se encuentra de venta en la tienda del Señor Dorado, calle de Judios, y solo se admiten suscriciones en esta Imprenta, calle de la Pescadería, 127.

Todo anuncio que no esceda de diez lineas, pagará 4 reales por la primera vez y 2 reales por cada una de las subsecuentes,

Los precios de los anuncios mas estensos y de los remitidos, serán convencionales.

DIARIO DE POLITICA ECONOMICA, CIENCIAS, LITERATURA, RELIGION, ARTES, etc.

LA REVISTA.

LIMA, OCTUBRE 31 DE 1850.

No sabemos hasta que punto podrá haber satisfecho á nuestros lectores el trabajo que en diferentes ocasiones hemos emprendido sobre algunos establecimientos piadosos de esta capital. Sucede por lo comun que esta clase de escritos no inspiran un gran interes en el mismo punto donde se dan á luz, porque apenas podrá contarse quien no conozca tan importantes instituciones, su sistema, sus recursos y el estado presente en que se hallan; pero, sí pudiera no ser oportuno presentar estos trabajos á los ojos de las muy pocas personas que ignoren la existencia del objeto de ellos ó ciertas particularidades de su réjimen, acaso no será tan inútil dar una idea de dichas instituciones, del orijen y bases de su fundacion, &a. en los puntos del extrangero donde nada de particular tendria que se desconociesen de un modo exacto. Sirva pues, este propósito de excusa válida para que nuestros lectores de la capital nos disimulen si no les dedicamos tan directamente unas líneas donde solo deberán encontrar la imperfecta repeticion de lo que saben.

Cerciorados del esmero con que la Junta de Bene- ficencia acude á las necesidades de las instituciones que tiene á su cargo, para lo cual nos habia bastado examinar las que nos han dictado otros artículos anteriores, deseábamos consagrar algunos momentos á la visita del hospital de Santa Ana, casi persuadidos de obtener los de mismos resultados. En efecto, tino de los últimos domingos del pasado Setiembre, dejamos satisfecho esle deseo, y por cierto que nuestras esperanzas no quedaron logradas menos cumplidamente.

Si nos redujésemos á la sola mencion del estado en que se halla cada uno de aquellos departamentos, pronto habriamos terminado nuestra tarea; porque bastaba para esto decir que poco ó nada falta en ellos de cuantos requisitos comprende un hospital bien montado y atendido. Mas antes de entrar en los pormenores de su situacion presente nos vamos á permitir dos palabras acerca de su orijen y de sus fundadores, porque acaso esta pequeña digresion pudiera por lo menos ser curiosa.

El hospital fué fundado exclusivamente para indios con el nombre que hoy lleva y su planteamiento data desde el año de 1548, esto es, á los 15 años de haber entrado Pizarro en el Perú, y á los 13 de la fundacion de Lima: esta noticia de su remota antigüedad se vé por una notable inscripcion que lleva el sepulcro de su fundador en una covacha á la izquierda en el salon de San Pedro, cerrada con una baranda y puerta de madera y dentro de la cual se descubre una efijie de la virjen del Rosario. Dicha inscripcion dice:

El Ilmo. y Rmo. Sr. Don fray Gerónimo de Loayza, arzobispo de esta ciudad de Lima, fundó este hospital de Santa Ana y le dotó á sus expensas el año de 1548. Consiguió el jubileo que goza. Erijió la iglesia del hospital en parroquia bajo de ciertas condiciones en 18 de febrero de 1570. Murió en esle hospital en esta ca-

FOLLETIN.

DOÑA URRACA DE CASTILLA. MEMORIAS DE TRES CANONIGOS.

—Ramiro, siéntate: vas á ser franco conmigo. Sé que no tienes madre: yo quiero serlo tuya. Para abrirte el camino de la franqueza, principiaré por decirte, que viniendo yo de Lugo esta mañana, mandé á Santiago desde el monte del Gozo un caballero que anunciase mi llegada al obispo. Creía yo.... mas ahora nada nos importa lo que yo creyese. Aguardando estaba la vuelta del caballero, y como tardase mas de lo que yo me figuraba, á corta distancia de donde nos habiamos parado vi una ermita nueva entre los árboles y á ella me dirigí en compañía de una de mis dueñas, con ánimo de hacer oracion por el bien de mis vasallos, y por el eterno descanso de otro á quien tu has recordado. En la ermita habia dos mujeres oraban con mucha devocion: la mia fué breve; tenia grande impaciencia por saber qué novedades ocurrian en Santiago, donde la noticia de la llegada de la Reina no despertaba de su letargo á la silenciosa ciudad. Llamé á una de aquellas mujeres, le hice algunas preguntas, y como no me conocia, me informó al instante de que aquella compañera era su hija, que iba á casarse con un paje del obispo llamado Ramiro Perez, huérfano y antiguo vecino suyo. Me interesó desde entonces vivamente aquella conversacion: llamé á Munima, y quedé sorprendida al verla tan modesta, tan discreta y tan hermosa: pregunté á la madre si habian fijado dia para la boda, y me contestó que no, que los dos jóvenes se amaban tiernamente desde niños, y que habiendo conocido don Diego Gelmirez á Munima por aquellos dias, y sabiendo la aficion que mutuamente se tenian los dos muchachos, ayer les habia anunciado que tomaba el casamiento bajo su proteccion, y tal fué el júbilo de la madre y de la hija, que habian prometido venir á pie nueve dias seguidos á la ermita de Santa Cruz para dar gracias al Todopoderoso por el grande beneficio que les dispensaba.

ma, entre sus pobres enfermos en 26 de octubre de 1575 y se sepultó en la Iglesia de este hospital.

En los pueblos modernos donde mas se blasona y se publican las dotaciones de particulares á los establecimientos benéficos, acaso no seyncuentre un ejemplo de mas acendrada piedad que la que estas breves palabras demuestran. El fundador de un hospital, que á sus expensas lo crea, que lo destina exclusivamente á la clase que entonces emprendía su nueva civilizacion, y que á mas de esto vive, muere y hace que su sepultura quede en el mismo edificio y entre ios mismos desdichados á quienes tendia su brazo paternal, este gran maestro de los que pretenden imitar la sublime doctrina de Jesucristo, no creemos que haya tenido muchos imitadores.

Con mas ó menos alternativas en su órden y administracion interior ha seguido este hospital por espacio de tres siglos, hasta hace ocho ó diez años que se la incorporó el de Santa Maria de la Caridad, exclusivo para mugeres sin distincion de razas y donde estaba la casa de locas, el cual por su mala localidad y otros inconvenientes pasó á aumentar el de Santa Ana. No careció tampoco aquel establecimiento de bienhechores piadosos que le dedicasen sus mas solícitos cuidados. Tres retratos de estos, de cuerpo entero, que adornan hoy la sala de Santa Isabel, llevan al pié los siguientes apuntes, que no sin mucho trabajo pudimos descifrar. En el primer cuadro se lee:

Juan Lucas Camacho, natural de la villa de Fuenlabrada en la provincia de Estremadura, de los reinos de España; vecino de esta ciudad de los reyes del Perú, cónsul del tribunal del Consulado, benefactor insigne de este hospital de Santa María de la Caridad, y su mayordomo desde el año de 1727 hasta el 2 de Setiembre de 1757 que enfermó gravemente y murió á 14 de junio de 1759, siendo de edad de 85 años y tres meses.

Otro cuadro colocado en el lienzo de pared fronterizo, contiene en letras casi horradas por el tiempo, estas palabras:

El Sr. Dr. Don Juan José de la Herreria y Velasco graduado en sagrada Theolojia, natural de Lima, cura que fué de las doctrinas de Llumay, Siguas, Tapú, San Mateo y Lurigancho, racionero de esta Santa Iglesia metropolitana; examinador [?] de este Arzobispado; muchos años preceptor [moral?] y lengua índica, benefactor insigne de este Hospital Real de Santa María de la Caridad, murió el dia 20 de Julio de 1796 á la edad de 85 años.

Ultimamente, el tercer lienzo dice así:

Ilustrísimo Sr. Dr. D. Juan de Dios Benavides, caballero del órden de Santiago, Dean gue fué habiendo obtenido todas las dignidades de esta Santa iglesia Me- tropolitana, comisario apostólico, subdelegado general de la Santa Cruzada de estos reinos y provincias; Vi- cario general dos veces en Sede vacante, Juez ordinario del Santo oficio que fué, Capellan de Santa María de la Caridad cuando vino el enemigo inglés el año 24. Estu- vo electo inquisidor de Cartajena, vireinato que fué de Nueva España; procurador general de todas las Cate-

—¿Y V. A….. aprueba mi casamiento? preguntó Ramiro con timidez.

—Si un hijo mio, respondió la Reina, me diese el en- cargo de buscarle compañera de toda la vida, procuraria encontrar una princesa que se pareciese á Munima.

—En tal caso, señora, dijo Ramiro con turbado acento, mañana tendré yo esta dicha

—¡Ah! ¡lo dices así, tan triste....!

—!Oh! no.

—¿Tu no la amas, Ramiro?

—Podré amarla algún dia.

—Pero ¿ahora no? En tal caso, prosiguió la Reina conmovida, yo le diria á mi hijo: espera á quererla.

—¡Esperar! ¡esperar, señora, cuando me dan á elegir en tan breve plazo su mano ó la cogulla!

—¿Y eso me cuentas á mí, repuso la Reina con visible agitacion, cuando otra muger sin duda es la que te impide aceptar ninguno de los dos partidos?

—¡Otra mujer! esclamó Ramiro, osando mirar á doña Urraca, aunque de reojo.

—¿No recuerdas haberme hecho antes de ahora confe- sion de tus amores?

—No: jamás de mis labios ha salido....

—¿Has olvidado á la bastarda de Trava?

—¡Ah!

—¿La has olvidado? repitió la Reina con ahinco.

—¡Nunca, señora, nunca!

—Pues bien, ella es la causa de que no ames á Munima.

—¡No, ella no! repuso vivamente el paje.

La Princesa, que veía su turbacion y encogimiento, estuvo á punto de preguntarle: ¿pues quién?

Pero lo veía muy claramente para hacerle semejante pregunta. Amábale con un afecto demasiado puro, para no ser modesto, detenido y ruburoso, y esta generosa con- ducta era la prueba mas concluyente del cambio que se habia verificado en su espíritu. Era el primer amor que doña Urraca trataba de sofocar dentro de su mismo pecho; era el primer amor que le infundia, no solo la idea de la virtud, sino también la del sacrificio.

Pero este sacrificio no fué un acto espontáneo y fácil, ni se hizo á poca costa: para guardar silencio, para contener aquellas dos palabras en los ardientes labios de donde iban

drales de este reino. Fué liberalísimo y misericordioso con los pobres en tan sumo grado que N. ., dispuso para mas ejercitarse su caridad fuese patron de este Santo Hospital; y por sus loables memorias el maestre de campo Don Luis Antonio del Castillo y Cavero, tesorero general de la Santa Cruzada, dió por patron del tiempo la verdadera copia de su venerable persona sobre la losa á que en este lugar están reducidos los despojos de su muerte, cuya alma piadosamente se puede creer habita los cielos. Dejó esta tierra á 20 de agosto de 1676.

Hemos dicho que Santa Ana fué fundado para indios de ambos sexos; pero con el transcurso del tiempo y con los otros establecimientos que se le han ido agregando ha quedado exclusivamente destinado para mugeres. Las secciones en que ahora se divide son tres, á saber: el Hospital propiamente dicho; la Casa de Maternidad y el Hospicio de las dementes, erigido en 1830 é incorporado en 1841 con el de la Caridad. El espacioso edificio que ocupa el Hospital, tiene hasta 13 anchos y bien ventilados salones con cerca de cuatrocientos catres, de los que hay mas de una tercera parte de hierro y el resto son covachas, cómodas y limpias, pero que se van reemplazando con catres como los anteriores. Cada uno de estos catres tiene sus colgaduras, en las cuales se fija la tarjeta con el régimen dietético que ha de observar la paciente, atendida por los mejores profesores de Lima. Todas las demás piezas destinadas á depositar ropas, colchones &a, se hallan en un estado perfecto de aseo, y quien no supiese el objeto de cada una de aquellas habitaciones, no creeria visitar un hospital; pues nada se encuentra que lo revele á la vista ni al olfato. Sin embargo, notamos algunas cosas que necesitarian reforma, y otras una completa renovacion; por egemplo, la cocina económica es muy defectuosa, y ni creemos que economice tanto como se pudiera, ni el humo que arroja puede ser de provecho para ciertas enfermedades si llega á esparcirse por las habitaciones; pero lo mas esencial son los baños y sobre todo en la estacion que se nos aproxima, ó en la que ya se puede decir que estamos. Estos necesitaran acaso hacerse completamente de nuevo, y es cosa que en nuestra opinion no deberia descuidarse. Tambien creemos muy esencial la obra que se proyecta de la azotea para dejar el patio desembarazado de la ropa tendida, quo lo obstruye y evita mayor entrada de aire libre en las habitaciones que tienen á él correspondencia. Por lo demás, el labadero es muy bueno, y los pozos para labar la lana excelentes. Con respecto á las enfermedades que prevalecen en esta época, la mayor parte corresponde á la medicina, y segun se nos aseguró no hay ninguna enfermedad de contajio. De los apuntes que hicimos acerca del personal del establecimiento, sin incluir los empleados superiores, resulta que están al cuidado de las pacientes, hasta veinte criadas. La existencia de enfermas desde 1.° de enero de este año hasta el 27 de setiembre, dia en que tomábamos esta noticia, ha sido de 328, y el movimiento de entradas, salidas y fallecimientos, el que se expresa por el siguiente cuadro:

í precipitarse al abismo de sus pasados errores y torpes estravíos, tuvo que sostener la Reina una lucha breve, pero violenta y terrible con su corazon. Bullíale el pecho estremecido bajo sus blandos cendales; mil fuegos que le subian de las entrañas quemábanle el rostro; cruzaban por sus ojos nubes arreboladas y fugaces que la desvanecian, ysu conciencia recientemente ilustrada era la única que con voz inflexible en tan amargo trance la sostenia.

—¡Oh! Para tornar á ser lo que he sido, debo comenzar por olvidar á Bermudo, y ¿cómo es posible olvidarlo, teniéndole presente en el acento y en las facciones de Ramiro?

Esta reflexion acabó de empujarla atrás con mano fuerte, haciéndola volver del precipicio á que se habia asomado.

—Hijo mio, repuso doña Urraca, disimulando su conmocion con aquel tono de maternal cariño: ¿quieres decirme de qué nace el empeño del obispo en casarte con Munima?

—No es del obispo el empeño, señora, es de mi madre, que al morir ha dejado todos mis bienes á la santa iglesia del Apóstol.

—¿Y tu nada has heredado?

—¡Nada! Es de mi madre, prosiguió, que al morir ha revelado al obispo que no puede armarme caballero.

—No, Ramiro, eso no puede ser, esclamó doña Urraca: don Diego te engaña.

—Señora, respondió el paje con firmeza y dignidad: no habléis así de mi señor. Despues de la palabra de Dios, no sé de otra mas firme y verdadera que la suya.

—Pues si no te engaña el obispo, repuso la Princesa con acento de profunda conviccion, aquí hay un misterio que no es difícil comprender. ¿Sabes tu lo que es fuero de manería?

—Si mal no estoy enterado, es heredar el señor todos los bienes de los que finan, no dejando hijos.

—¿Y sabes tu que á no ser en virtud de este fuero que obispo, como señor de Compostela, no has podido ser desheredado?

—El fuero, señora, aquí no tiene aplicacion; toda vez que mi madre al morir ha dejado un hijo que debia heredarla.

Last edit over 1 year ago by martinar317
18
Needs Review

18

Núm. 34.) MIERCOLES l6 DE OCTUBRE DE 1850. (Un real) LA REVISTA.

Precios de Suscripcion EN EL PERU Y EN EL ESTRANGERO. PS. RS. Al mes…2 — Al trimestre…5 4 Al semestre…10 4 Al año…20 —

Este Periódico sale á luz todos los dias por la mañana; escepto los Domingos.

Se encuentra de venta en la tienda del Señor Dorado, calle de Judios, y solo se admiten suscriciones en esta Imprenta, calle de la Pescadería, 127.

Todo anuncio que no esceda de diez lineas, pagará 4 reales por la primera vez y 2 reales por cada una de las subsecuentes,

Los precios de los anuncios mas estensos y de los remitidos, serán convencionales.

DIARIO DE POLITICA ECONOMICA, CIENCIAS, LITERATURA, RELIGION, ARTES, etc.

LA REVISTA.

Lima, 15 de Octubre de 1850

Robo! Violacion! Asesinato!

La capital del Perú acaba de ser testigo de un suceso de los mas inauditos y horrorosos que pueden contarse en los anales del crímen. La ciudad, en los momentos que escribimos, se halla en un estado de consternacion dificil de explicar, y las miradas aterradas de todos los habitantes no saben donde acertar á dirijirse para buscar la seguridad de la hacienda, y de la vida; de la vida, que hasta ahora parecia libre del puñal del asesino, pero que ya se considera á merced de la barbaridad y de la pistola de un salteador.

Venciendo el natural y hondo pesar de que con todos participamos, referirémos en las menos palabras posibles el terrible acontecimiento que ha tenido lugar á las dos de la madrugada de hoy martes en la huerta de Don Carlos Ledos, situada á dos cuadras de la portada de Cocharcas, lugar muy poblado de casas, tambos etc., yen donde no puede disculparse la falta de vijilancia. A la hora indicada los individuos de la familia, compuesta del Señor Ledos, su joven é interesante esposa, y un hermano de esta desgraciada fueron asaltados por una partida de diez hombres quien dice veinte, y quien mas) los cuales tratando de sujetar al cuñado del Sr. Ledos, fueron sentidos por este, que en vano intentó y logró afirmar la puerta de su cuarto, pues á tiros y golpes fué forzada, él herido y todos en poder de los facinerosos. En tanto que entraban estos en el aposento del Sr. Ledos, su hermano logró romper las ligaduras y escapar á pedir auxilio, recibiendo una lluvia de balas á su espalda: también el Sr. Ledos despues de la posible resistencia, y de haber recibido algunas heridas, pudo fugarse con el mismo intento que su hermano, solo la desdichada Señora quedó para ser victima de la canalla inmunda que se cebó en su presa con toda la barbaridad de un apetito salvaje. Antes que llegara socorro casi todos los salteadores habian desaparecido, llevando consigo doscientas onzas en oro, y 400 pesos en plata labrada y algunas joyas de la Señora de Ledos Segun parece, esta infeliz tuvo la disculpable inadvertencia de decir á uno de los bandidos que le co-

FOLLETIN. DOÑA URRACA DE CASTILLA. MEMORIAS DE TRES CANONIGOS

—¡Que se lea! ¡Que se lea! gritaban unos.

—Abridla, abridla: debemos saber los secretos de nuestros enemigos, decian otros.

Lara perdió el color, y comenzó á temblar de pies á cabeza, pensando que el tesoro se le iba de las manos.

—¡Señores, por Dios....! decia el conde con voz desfallecida.

—Hermanos, dijo Sisnando interrumpiéndole con firme acento: si la Reina fuese enemiga nuestra, si fuese á lo menos indiferente, el secreto del obispo, contra quien estamos conjurados, de derecho pertenecia á todos los que han entrado en la conjuracion; pero acabais de admitir á doña Urraca por hermana, acabais de nombrarla jefe ó cabeza de la hermandad, y nadie puede entrometerse en lo que por fuero le pertenece. Habeis querido un freno, tascadlo: habeis querido un rey en la conjuracion, y los reyes son como los diamantes, que aun desprendidos de la sortija, siempre brillan en medio del fango en que han caido, y se llevan las atenciones y arrebatan todas las miradas.

—¿Y qué mas da que la Reina vea el pergamino despues que nos hayamos enterado nosotros del escrito? dijo el preboste.

—¡Por Dios, señores....! tornó á clamar el conde de Lara con débil acento.

—Hermano Lara, repuso el alarife con energía: ¿cuándo pensais volver á Lugo con el mensaje?

—Mañana mismo, despues del combate que debe verificarse á las diez.

—Dadme esa carta: mañana os la devolveré antes del juicio.

—¿Por qué?

—Porque no la considero segura en vuestras manos: porque quiero retar á los presentes á que la arranquen de las mias. Sí, yo he tenido cerca de tres dias en mi poder este pergamino, y aunque no sé leer, conocí desde luego su importancia, y á nadie sino á la hermandad he querido mostrarlo. Mas ahora creo que nos sirve mas cerrado que abierto, pues nos liberta de un juramento que ha de pesar-

nocia, y esto fué causa de que al brutal tratamiento y repetida violacion de su persona se añadiese el intento de darla muerte hiriéndola de un pistoletazo, de resultas de todo lo cual ha muerto á las 5 y media de la mañana.

Dicese que entre los diez hombres habia algunos pertenecientes á la servidumbre del Señor Ledos, y de ellos han sido aprendidos tres por la Policia. La Intendencia sigue activando las averiguaciones, y la causa se ha encomendado al Dr. D. Manuel Olivares.

Tal es el brevisimo resúmen de lo acontecido. Si no hiciera dos ó tres meses que se están repitiendo sin interrupcion los robos y los asaltos, sin que la prensa, ni el público, ni la Policia, ni el Gobierna haya podido contenerlos; si no hiciera mas de un mes, que alarmados los periódicos de esta capital, están dirijiendo su voz á la Intendencia y al Supremo Gobierno para que vele por los intereses y la existencia amenazados de este vecindario, sino se hubiesen hecho públicos la mayor parte de los robos y los conatos de robos, hasta llegar el caso de que calificasen á estas veridicas noticias de exageradas, debiendo solo llamarse exagerada la inutilidad de las medidas dispuestas para contener tan frecuentes y desgraciados abusos, sino se hubiese hecho todo esto, repetiriamos en conjunto ahora cuanto sobre el particular hemos publicado casi desde la aparicion de LA REVISTA. Pero ¿con qué palabras, de que manera podremos comentar el suceso reciente, y cual fuerza daremos á nuestras espresiones para interpretar el sentimiento de la poblacion de Lima, con razon consternada, y llena de horror ante el espectáculo doloroso de una criatura vilmente deshonrada y asesinada, ante un marido privado de su honor, de su esposa, de sus intereses, y de su felicidad? ¿Es posible añadir algo á la sim- ple narracion de los hechos? ¿No dicen ellos á las autoridades mas de cuanto pudieran ver de nuestra pluma? ¿No hemos tenido razon [?] hemos alzado la voz, siempre y energicamente para que se contenga por cuantos medios sean posibles la repeticion de los atentados, cuyo término habia de ser alguna catástrofe como la que hoy llora el desgraciado Señor Ledos, y con él todo Lima? ¿Qué castigo rápido y egemplar seria suficiente para lavar esta mancha que afea el buen nombre del Perú, y de su gobierno interior? ¿Y se reducen acaso á este fa-

nos muy en breve, ó liga el trono con nosotros con lazos indisolubles. ¡Ea pues! dejad de ser mujeres curiosas, ó niños arrebados, que por satisfacer un deseo presente sacrifican su dicha futura.

Este discurso, y mas que todo, la resolucion con que Sisnando tornó á guardar la carta, calmaron á sus compañeros, que se quedaron como un podenco á quien se estrega los hocicos con la caza que no ha de probar.

—Pero ya que con el pergamino no hayas hecho sino darnos dentera, dijo el clérigo pretendiente, justo será que des un hartazgo á nuestra curiosidad, contándonos sin quitar una tilde la manera con que ese rollo, que Dios quiera vuelva á parecer por acá, ha llegado á tus manos. Antójaseme que despues del chasco sufrido, no pedimos gollerías.

—Nada pedis, señor canónigo....futuro, contestó Sisnando, que no sea justo y puesto en razón. Y para que veais cuán dispuesto me hallaréis siempre á complaceros en cosas racionales, hasta en poner, por ejemplo, vuestro retrato en la figura de la muerte, comenzaré á deciros sin mas preámbulos, que volviendo hace tres dias del convento de Santa María de Canogio, fui acompañando al obispo hasta la puerta de su casa, departiendo acerca de la manera de traer aguas á la ciudad. Habeis de saber que don Diego Gelmirez tiene mas talento y mas ciencia que todo su cabildo, como quiera que vos no pertenezcais á él todavía, añadió el arquitecto con su habitual bellaquería: yo le respeto mucho, señor canónigo....futuro; pero no podemos vivir en paz ni ser amigos nunca: él representa una cosa y yo otra; él las ciencia sagrada, la teología, la elocuencia, y yo las artes; sí, las artes, repitió Sisnando con orgullo. El escribe, él escomulga: yo levanto edificios y tengo en mi cincel su escomunion del ridículo: mientras no haya una mano poderosa que funda en una las dos ideas, él seguirá escribiendo, predicando y fulminando anatemas, y yo construyendo y esculpiendo burlas mas ó menos pesadas. Los dos nos apreciamos y nos respetamos mutuamente; él sabe que soy su enemigo y me emplea: yo sé que no me tiene un grande afecto y le sirvo. Yo, sin embargo, no me meto en sus teologías; creo, bajo la cabeza y levanto fachadas ó le doy al martillo; pero, ¿hay diablos que aguanten la manía del obispo en trastornar todos mis planos geométricos y en dirigir mi cincel, de manera que si no tuviese este pícaro genio que Dios me ha dado, yo seria hoy todo brazos y el obispo todo pensamiento? ¿Pues no estaba empeñado la otra tarde en que las aguas habían de subir dos codos mas altas que su nivel?

talisimo accidente, los que ya de semejante especie se cometen, y los robos verificados en estos últimos dias? No por desgracia, y segun nos aseguran. Nuestros lectores pueden ver en las ocurrencias de la Policía, otro asesinato que ha tenido lugar en un pueblo cercano; allí veran el asalto reciente á la chacra de Coronel; y á lo que allí se publica deberan añadir las noticias que nos dan, de haber sido robado de mil pesos en medio del dia, en su casa, mas abajo del Puente, y acompañado de un criado á quien taparon la boca, uno de los señores Curas que han venido al concurso. También deberán agregar la introduccion de tres ladrones en la Iglesia de la Trinidad el lunes último. Pero ¿qué de particular tiene todo esto, cuando un individuo que vive en Cocharcas, teatro del reciente crímen, vió cruzar al anochecer de un dia pasado, una partida de 36 hombres, de dos en fondo, como pudiera un escuadron del ejército. Otro vecino de una calle inmediata al Puente ¿no refiere tambien haber contado en una noche por la reja de su ventana hasta 60 hombres que se deslizaban agazapados por las aceras?

Un exceso de consideracion por la tranquilidad de los habitantes de Lima puede habernos impedido la publicacion de estas y otras noticias; pero como quiera que son cosas repetidas de boca en boca, y á las cuales ha venido á servir de complemento el crímen de la madrugada de hoy, se ha hecho, por último, preciso la realizacion del plan, que, segun dijimos hace pocos dias tenia proyectado el vecindario de Lima; á saber, pedir al Gobierno la autorizacion necesaria para adoptar las medidas que exije la defensa de la ciudad, las cuales obrando en union con las fuerzas del Gobierno y de la Policia puedan llevar á cabo ei objeto que estas se han propuesto en vano hasta el presente.

El vecindario di Lima se reunirá á las doce en el tribunal del Consulado, y la asistencia debe ser muy numerosa [?] guarnecido y en paz, los cuales despues de sus tareas ordinarias han de sacrificar el reposo y el placer del hogar doméstico á velar por sus vidas, por las de sus hijos y esposas y por sus intereses amenazados, contra una horda de bandidos á quienes de otro modo parece imposible contener!

—Pero, ¡la carta, la carta! esclamaron los conjurados, que no entendian una palabra de aquella plática.

—Haceis bien en recordarme que estoy hablando delante de vosotros, señores feudalas, monjes y canónigos.... mas ó menos futuros; creí tener un público que me comprendiese, y como estas ocasiones son tan raras….Volviéndo á la carta....

Pero el autor no tiene por conveniente acompañar á maese Sisnando en la vuelta que propone, porque su cuento nada añade á lo que sabemos.

La reunion se disolvió á mas de media noche: los conjurados salieron por otra calle, á escepeion de uno solo, que embozado hasta los ojos, y sumido en su ropon y enorme gorra de nutria, acercóse á la reja por haber columbrado al retirarse que habia en ella un hueco que antes no aparecia. A los pocos pasos tropezó en un cuerpo humano tendido al pie de la reja, frio, inmóvil y al parecer exánime, pues habiéndole urgado con el pie no daba señales de vida.

El alarife acudió á tientas á la casa de enfrente, cuya puerta, como ya dijimos, habia quedado entornada; penetró silenciosamente hasta la cocina, en donde tomó una luz; con ella tornó al zaguan, dejóla tras de la puerta, y acercándose otra vez al respiradero del sótano, cojió en sus brazos á Munima, que no pudiendo resistir á tantas y tan diversas conmociones como en pocas horas habia esperimentado, cayó desvanecida. Su manto estaba cubierto de escarcha, su rostro pálido y amoratado, sus manos frias, tiesas como las de un cádaver. Sin el oportuno socorro de Sisnando, allí hubiera quedado arrecida, helada.

Llevóla á la cocina; púsola en el hogar; encendió lumbre, y prodigóla tantos auxilios, que pudo hacerla volver en sí; pero tan ruborizada y sorprendida de verse en aquel paraje á tales horas, y á solas con el arquitecto, que este temió muy de veras no la tomase otro desmayo.

—¿Y mi madre? ¡mi madre! preguntó Munima.

—¡Nada sabe, infeliz, nada sabe! Buen rato le hubieras dado mañana, si yo presumiendo tu curiosidad, no hubiese ocurrido á examinar, porque los agujeros de la reja se habían ensanchado desmesurada y repentinamente. ¡Par diez! Mira, desventurada, mira tu manto cubierto de hielo, y piensa qué hubiera sido de tí si tardo una hora mas en socorrerte.

—¡Oh! ¡cuanto os debo, maese Sisnando!

—¿Sabes cómo has de pagarme?

—¿Cómo?

—Con tu eterno silencio sobre lo que has visto.

Last edit over 1 year ago by martinar317
3
Needs Review

3

LA REVISTA.

5

Estudios científicos.--Una vela encendida consume tanto aire como un hombre de buena salud: puede decirse lo mismo del gas, lámparas de aceite que siguen la proporcion de la luz que emiten. Una hora después que la ciudad de Lóndres ha estado iluminada por el gas, el aire ha sido disminuido de su oxíjeno como si hubiesen agregado 500,000 hombres á su población. Durante la combustion del aceite, sebo, gas etc. hai producción de agua. En tiempo frio, la vemos condensada en las vidrieras de los almacenes mal ventilados. El acto de quemarse en Lóndres gas en 24 horas produce mas agua que laque consumiria un buque cargado de emigrantes en todo su viaje de Lóndres á Adelaida.

Puente notable.—El Morning Herald refiere en los términos siguientes, los resultados del primer pasaje esperimental que ha tenido lugar por el jigantes- co tubo de hierro que atraviesa el estrecho de Menay, y pone en comunicación la isla de Anglesea y la Costa de Caernaroon (Gran Bretaña.)

''Esta mañana á las 6, se ha ejecutado por M. Roberto Stepheson, con el major suceso, el primer pasaje esperimental con el gran tubo que atraviesa el estrecho de Menay. Un tren compuesto de tres máquinas locomotivas y 21 carruajes, que pesaban 300 toneladas (6,000 quintales) penetró lentamente, y no hizo sufrir al tubo sino una depresion de cuatro décimas de pulgada, mientras que la depresion puede ser sin riesgo hasta de 7 pulgadas"

"Ahora que este puente estraordinarid, que ha exijido cuatro años para su costruccion, está terminado, y que dentro de pocos dias será abierto al público para completar la línea de Chester y de Holyhead, debemos recordar á nuestros lectores que pueden pasar por sobre el estrecho, teniendo debajo de sus pies un navio de guerra andando con todas sus velas."

PARTE RELIGIOSA. Dia 18.=Santo Tomás de Villanueva. Tèmporas.

VARIEDADES. CARACTERES DE LA ECONOMÍA SOCIAL ARTÍCULO SÉPTIMO. De la Division del Trabajo

No parecerá inoportuno investigar ahora algunos de los medios por los cuales se hace mas productive la industria del hombre. Entre los primeros se cuenta la division del trabajo. El aumento de aptitud, de destreza y de facultades creatríces que resulta de una aplicación cons tante á una clase determinada de trabajo material ó intelectual es cosa nue no necesita explicacion. Entre la numerosa clase de productores de un pais, tómense solo doce, por ejemplo: el labrador, el molinero, e! mecánico, el carpintero, el tejero, el herrero, el vidriero, el cuchillero, el zapatero, el sastre, el minero y el cirujano. Supongamos que cada uno de estos despreciando los servicios de los otros, dependiese exclusivamente de si mismo para acudir á las necesidades y goces de su existencia ¡qué estado de confusion no resultaria de aquí! ¡qué espectáculo tan triste no ofrecería, comparado con el que vemos ahora! ¡Qué campos tan nial cultivados, qué caminos tan intransitables, qué máquinas tan ineficaces, qué casas tan incómoda», qué instrumentos tan toscos, qué muebles tan groseros, qué ausencia de todo goce y qué sobra de obstáculos para el cultivo intelectual!

El gran elemento de la producción se desarrolla por medio de la subdivision del trabajo aumentándose continuamente al paso que la civilizacion avanza. El trabajo de distribuir lo que se ha producido es de suyo una ocupacion bastante árdua y mas que suficiente para absorver la atencion exclusiva de una clase particular.

Entre los muchos errores que se han cometido en otros tiempos, fue uno el suponer que algunas de estas divisiones del trabajo, ó empleos, eran menos útiles que otros. La ocupacion del vendedor por menor, ó la del tendero, por ejemplo, creían algunos que era comparativamente improductiva á la sociedad. Para convencernos de este error basta que nos figuremos por un instante cual sería nuestra situación, si, ocupados como estamos cada cual en sus asuntos respectivos, en vez de mandar á buscar una libra de carne o una pequeña porción de verdura, tuviesemos que enviar á una hacienda retirada, cuyo dueño ó arrendatario no quisiese vendernos menos de una vaca ò una carga entera de hortalizas. Consideradas las partes que constituyen la sociedad, pueden compararse en algún modo y con cierta exactitud á un locomotor puesto en el ferro-carril; algunas de sus piezas ocupan un lugar anterior con respecto á otras; pero ¿quién se atreverá á decir que sin destruir ó privar á la máquina de su ejercicio, podrá quitarle las ruedas, ó los cilindros, ó los pistones, ó las tuercas, ó la caldera, ó el combustible, ó el agua, ó el director? De la misma manera, sería ocioso querer privar á la gran máquina social de cualquiera de sus partes componentes. La sola remoción de la mas pequeña válvula la haria detenerse ó la destruiria.

De las cualidades que constituyen el mérito de una muger. (Continuación.)

Cuando acontece que una señorita se encuentra en una sociedad en la cual abiertamente se murmura, no debe tomar parteen la conversacion, sino con objeto de hacerla cambiar de jiro; si las personas atacadas la son enteramente desconocidas, suspenda su juicio v atribuya mucha parte de lo que oye á la exajeracion, pues nunca deja de mezclarse en tales conversaciones: pero si está en el caso de probar su inocencia y desmentir su

culpabilidad, tiene obligacion de verificarlo sin temor de esponerse á que se la contradiga. La justicia reclama el cumplimiento de este deber, ora se trate de un amigo, ora sea de una persona indiferente y con mayor razon si es sujeto con quien, tenga algún motivo de queja. Esto hará que resalte mas la nobleza de su proceder, é impondrá cierto respeto á los demás. La moral cristiana, no solo nos manda que nos abstengamos de hacer á los otros lo que no quisiéramos que nos hiciesen, exije ademas que obremos con ellos como quisiéraramos que ellos obrasen con nosotros.

Existen ciertas consideraciones sociales que nos impiden romper abiertamente con las personas cuyo trato adolece de estos ú otros defectos; pero es fácil evitar su intimidad y dar la preferencia á aquellas cuyo carácter guarde mas analojia con el nuestro. En sociedad debemos preferir la conversación que instruye á la par que agrada, ó por lo menos, aquella que entretiene sin perjuicio de la sana moral.

Otro vicio no menos feo en la conversacion es la mentira. Hay algunos que mienten solo por chiste; pero si alguna vez consiguen hacer gracia, concluyen siempre por desacreditarse. Hay otras mentiras que se prestan maravillosamente al ridículo, y el que las oye y las conoce, se rie interiormente de quien las dice. En toda ocasión se aviene mal la mentira y la exageracion con la noble sencillez que debe distinguir á una señorita bien educada, y escusado nos parece insistir sobre esta materia.

Si la mentira y la murmuración son dos vicios, la calumnia es un verdadero crimen. Puede encontrarse alguna escusa en favor de un asesino ó de un ladron, pero á favor de un calumniador jamas. La lengua del maldiciente es mil veces peor que la de un áspid venenoso, y mas cuidado debe ponerse en huir de aquel, que en evitar el contacto de este.

Una conducta irreprensible es el medio mas seguro para librarse de la maledicencia. La muger honesta, amable y sencilla, siempre encontrará quien la defienda, si alguno osase hacerla objeto de la calumnia; esta por sí misma se desvanece cuando absolutamente carece de fundamento. La muger que reuna tales circunstancias, podrá escitar la envidia de algunos, pero no por eso dejará de atraerse la estimacion jeneral, y cuando tal estimacion vá acompañada del íntimo convencimiento de haberla merecido, adquiere un valor inestimable, viene á ser una aureola de gloria, un suave perfume que se difunde en torno suyo y la atrae la consideracion y el afecto. Es un talisman que la preserva de los ataques de la envidia, y los tiros de esta hieren de rechazo al que los disparó, dejando intacta á la que se halla defendida por aquel invisible escudo.

Terminaremos este artículo hablando del abuso de las diversiones. Lo que dejamos dicho acerca de que las cosas demasiado comunes pierden mucho de su precio, es aplicable a los placeres. Su esceso les quita gran parte de su valor; en vez de distraernos nos ocupan, y acaban pronto por fastidiarnos. Fijemos un momento la consideracion en aquellos que viven en medio del gran mundo. Son por esto mas felices? No por cierto. Bajo un esterior brillante ocultan las mas veces el hastio que produce la disipacion. Preguntadles que es lo que el mundo les ofrece, y os contestarán que casi siempre el fastidio, alguna vez el placer, casi nunca la felicidad. Esta reside en el fondo del corazon y no viene de afuera.

Una muger verdaderamente honrada y sensible, no puede encontrar complacencia en una vida disipada y bulliciosa. Los grandes espectáculos, los bailes, las tertulias. quizás logren distraerla alguna vez, pero nunca la interesarán: su felicidad reside en mas limitada esfera. Mil veces feliz aquella que sabe encontrarla en la tranquilidad de su conciencia; en los sentimientos que inspiran la relijion y la naturaleza! La íntima sociedad de su familia, el aprecio de sus amigos, el amor que inspira, el respeto que impone, son los verdaderos goces de su corazón. Si tiene la suerte de formar una union consagrada por el amor, santificada por la relijion; si conoce todo el valor de la simpatía que existe entre dos almas que se comprenden, que se aman, que se profesan un mútuo aprecio; si esperimenta la ternura inefable del amor maternal; si en cualquiera ocasion puede contestarse á si misma, he cumplido mi deber: esa mujer será feliz, cualquiera que sea su condición y fortuna, porque ha buscado la felicidad en el único manantial de donde mana la de lo presente y la esperanza del porvenir.

CRITICA LITERARIA.

FABULAS EN VERSO CASTELLANO.

Entre todos los poetas del mundo que han consagrado su talento á la composición de fábulas, los alemanes son los que mas han sobresalido en este género modesto é importante de poesía, por la gracia y vivacidad del estilo, y por la moralidad de los pensamientos. La Alemania, esa nacion pensadora por excelencia, nos presenta en abundancia obras de este género, que al propio tiempo que dan una idea de los progresos que han hecho sus fabulistas, ofrecen enseñanzas que encierran la mas sana moral bajo el velo de apólogos, en que domina un injenio y una profundidad poco comunes en los escritos de otros países.

El distinguido poeta D. Eugenio Hartzenbusch, se ha encargado de hacer conocer á sus conciudadanos el tesoro que en este género de literatura posee la Alemania, publicando una coleccion de las mejores de aquellas fábulas, que comprende tambien algunas de propia cosecha, enriquecidas unas y otras con una versificacion bellísima, que conserva á los mas profundos conceptos todo el aire de su oriunda orijinalidad. Como una muestra de delicadeza de pensamiento y de finura en la espresion, trasladamos la siguiente:

LA SARDINA Y LA OSTRA. A la ostra le dijo la sardina: ¿Qué se hace usted, vecina? Por mas que nado yo, por mas que miro, este rincón alcanzo á verla, ¿En qué se ocupa usted en su retiro? —En criar una perla.— Esa perla eres tú, cándida Rosa, Dichosa, tú, dichosa La niña á quien instruya Madre tan ejemplar como la tuya.

No es ménos bello el pensamiento que brilla en la fábula que copiamos a continuación:

EL ESPEJO Y EL AGUA.

Disputaron el agua y el espejo, Y fue la riña del tenor siguiente: —El: yo de jénio duro, lo reflejo Todo sin aprension exactamente. —Ella: pues yo, con mi cáracter blando Todo lo pinto á medias y jugando. —El defecto menor, el mas pequeno Tizne que manche un rostro, yo lo enseño. —La mancha enseñarás, pero amiguito, Hago yo mas qué tú, pues yo la quito. Enoja la desnuda reprimenda; Dulce amonestacion produce enmienda.

Estas lijeras muestras bastan para conocer el mérito de esta obra, á que ha consagrado el laborioso poéta los escasísimos ratos de ocio que le deja la publicacion de las obras dramáticas del inmortal Calderon, y ciertamente que pocos literatos podían desempeñar tan bien esta tarea como el señor Hartzenbusch, inclinado por gusto y hasta por naturaleza al estudio dela literatura alemana, y que ademas reune las dotes de escritor concienzudo, de hombre pensador y de severa moralidad, que tanto distinguen á los nacidos en aquel pais.

ADUANA. BULTOS ENTREGADOS EN EL PUERTO EL 17 DE SETIEMBRE DE 1850.

A B. R. Garzon. Pita torcida 13 tercios con 1087 lbs á 38 ct. libra. Id. floja 489 lbs. á 25 ct. lb.

A Viuda de Romero

Brochas 1 cajón con 26 docs. á 8 rs.—Silletas de esterilla 4 id. 1 doc c. u. á 24 ps. doc. Ginebra 61 cajs. 1 doc. c. u. á 20 rs. doc. Tinta de escribir 2 cajs. con 30 docs. á 38 ct, doc. 8 id. con 1/4 lib. cada tarrito, y 2 dcs. con 4 lb. id. á 2 rs. lib. —Pintura preparada 138 barriles de 25 lbs. c. u. á 10 ps. qql. —Flejes 58 qqls. á 4 ps. qql. —Loza surtida 20 javas á 8 rs. pié cúbico--Carlancanes 1 cajon con 1512 yds. á 40 ct. vara—Género de hilo 1 tercio con 21 pzs. y 496 yds á 32 ct. vara.—Sarazas 7 cajs. con 50 pzs. c. u. á 18 rs pza.—Gasas 4 id. con 1794 yds. todo á 13 ct. vara.—Paño de verano 1 fardo con 352 yds, á 40 ct. vara.—Calzoncillos de algodon 1 cajón con 20 dcs. á 6 ps. doc.—Pañuelos de Levantina 2 id. con 100 de 7 onzs. c. u. á 57 ct. onza, y 1 cajon motones, tablas de pino 6014 á 53 ct. c. u.--Remos 201 á 75 ct. c. u.—Jamones 170 de 10 lbs. c. u. á 16 ct. lb.

A G. Gibbs y Ca. Paño de verano 5 fardos con 1772 yds. á 40 ct. vara—Medias de seda 1 cajon con 25 docs. á 14 ps. docena

A Betloc II. Sescan. Pañuelitos de seda 1 bto. con 80 docs. á 4 ps. doc. idem de Levantina 4 id. con 100 de 7 onzs. c. u. á 57 ct. onza.

A J. F. Lembcke y Ca. Paño 2 fdos. con 313 yds. á 2 ps. vara—Cintas blancas 7 cajs. con 200 docs. de pzas. c. u. á 38 ct. doc. —Cordoncitos surtidos 1 cajon con 500 pzas. á 14 rs. lb.—Sobrecamas de algodón 6 btos. con 240 á 12 rs. c. u. —Servilletas de id. 4 cajon con 12 docs. á 6 ps. doc.

A M. Bland y Ca. Artículos de talabartería 1 cajon en 20ps. —Género blanco de algodón 28 fdos.

A S. Moquorris. Medias medias de algodón 1 cajón con 80 docs á 12 rs. doc. —4 cajón con lo siguiente—Medias de algodón 14 ds. á 20 rs. doc id. de seda 8 id. á 14 ps. doc.—Guantes de id 6 id. á 20 rs. doc— Gorros de id. 10 id. á 4ps. dec. —Calzoncillos para baños 11 id. á 3 ps. doc.—Olan de 2 1/2 pzas. á 17 ps. pza,

A José Canevaro. Papel 13 fdos. con 16 resmas c. u. á 10rs. resma.

A F. H. Gruning y Ca. Género blanco de algodón 6 fdos. con 7200 yds á 8 3/4 ct. vara.

A Rollin Thorne y Ca. Vino 16 barriles con 58 docs. á 5 ps.doc.

A Lang y Ca. Platillas de algodon 8 cajones con 24 pzs. de 35 yds. c. u. á 8 1/2 ct. vara —Cristalería ordinaria 1 bto. con 220lbs. á 7 ps. qql.

Last edit over 1 year ago by martinar317
2
Needs Review

2

LA REVISTA.

2

El contrato para la conducción de la mala del Pacífico que tambien los defensores del monopolio han llamado fabuloso, ha sido aprobado por el gobierno inglés y el almirantazgo. La correspondencia para Valparaiso tardará la mitad ménos de tiempo que ántes, y la compañía queda obligada á hacer el servicio por diez años mas. La subvencion que el gobierno pagará á esta compañía durante ese tiempo será de 24,000 libras esterlina al año.

Los hechos han venido á darnos razon como lo habiamos anunciado muchas veces.

Lo que se ha llamado fabuloso por los monopolistas se realiza al fin.

En vez de interrumpirse nuestra comunicación con la Europa se hace mas frecuente, pues en adelante tendrémos noticias cada quince dias.

Lejos de terminar el contrato de la subvencion inglesa como se habia anunciado que sucedería, se renueva por diez años.

Las líneas de vapores se aumentan en vez de disminuir como se habia anunciado que sucedería faltando la base del privilegio.

¿Temerán todavia los cemerciantes de Valparaiso por la interrupción de sus comunicaciones con la Europa?

¿Sostendrán todavia los defensores del monopolio que es conveniente que Chile lo conceda, para cerrar sus puertos al vapor y á la libertad de industria?

¿Habrá quien levante la pesada losa bajo la cual queda enterrado para siempre el monopolio?»

La navegación por vapor debe llegar mui pronto hasta Australia. Parece que el gobierno británico ha hecho ya algunos arreglos con la compañía Peninsular y Oriental de vapores, para el establecimiento y sosten de la mala llevada en buques de vapor á Australia.

Como este pais se ha hecho últimamente una de las colonias mas florecientes de la Gran Bretaña, daremos algunas noticias que no dejarán de interesar á nuestros lectores.

La Australia comprende á Nueva Zelandia y Van Diemen's Land. Estas posesiones británicas están situadas en los límites asiáticos del Pacifico cuya latitud varía de 20 á 4o S., y cuya lonjitud se estiende de 115 á 175 E.

La lista siguiente comprende estas varias colonias y los nombres de sus puertos principales, 1a. Nueva Gales meridional Sydney. 2a. Victoria ó puerto Philipo Melbourne Rio Swan, Perth.

das, siendo independientes entre si; pero están situadas en el gran territorio insular de la Austria. Nueva Gales meridional ocupa el lado oriental de

cedia el puesto á la veneración y acatamiento. Aquellos hendían el espacio con aclamaciones de júbilo: estotros humillaban la frente, clavando en tierra los hinojos.

En tan devota postura, y en la cumbre del Humilladero, ó del Humilladoiro, según se llama en el dialecto del pais, al ocultarse el sol al estremo del monte Pedroso y detras de las negras torres de Altamira, que resaltaban vigorosamente en el vivo rosicler de los celajes de primavera, veíase un jóven peregrino descubierta la cabeza, poblada de larga cabellera negra y lustrosa, cual desatadas trenzas de seda; pero naturalmente rizada en bucles, que hubiera envidiado la mas apuesta dama de la córte de doña Urraca de Castilla, de su marido don Alfonso el Batallador, ó del jóven Príncipe don Alfonso, hijo de la primera; personas todas, como se vé, íntimamente unidas con los vínculos del parentesco, y que á la sazon vivian completamente separadas, con su córte y sus cortesanos, con sus partidarios, y derechos, y encontradas pretensiones.

Pero volviendo al noble peregrino, y así lo llamamos, puesto que lo largo y adobado del cabello nos está indicando que salia de la esfera vulgar de villanos y pecheros; no debemos pasar en silencio una circunstancia que depone en pró de su estremada piedad, y es que vuelto el compungido rostro hácia las torres de Compostela, el bordon inclinado al brazo y ambas manos al pecho, dejaba caer perennes lágrimas de sus ojos sobre la blanca piedra en que estaba arrodillado, y sobre el ancho sombrero que al lado yacia.

Mientras con tanta devoción, al parecer, oraba el mozo de la negra cabellera, otro peregrino, que debia ser compañero suyo, porque con él se habia detenido, entregábase con no ménos fervor á un ejercicio, si no tan santo, mas sustancioso y nutritivo, cual era el de despachar al estómago tasajos y lonjas de cecina ahumada y seca, que de un zurrón de pellejo de cabra iba sacando: y suavizaba la aspereza dé la vianda con menudos tragos de vino de Valdehorras, que en la calabaza traia.

Para ejecutar esta operación con la comodidad posible en un páramo tan solo poblado de antiquísimos robles, de tiernos helechos, de puntiagudos tojos ornados de amarillas flores; el segundo peregrino, á quien sin duda los años habían secado á la par el jugo de los cabellos y de la devocion, habíase acomodado en las tos-

la isla como Australia occidental el lado opuesto, mientras que Victoria y Australia meridional, ocupan la parte intermedia del sur.

En la parte opuesta esta situada una isla que por sí sola constituye una quinta colonia, á saber Van Diemen's Land, cuyo puerto principal es 11obert Town. Las tres islas inmediatas forman una sesta colonia bajo el nombre de Nueva Zelandia: está dividida en cuatro provincias y sus puertos principales son Auckland y Wellington.

La importancia comercial de estos paises consiste en sus exportaciones de lana, cáñamo, aceite de ballena, sebo, cueros etc. cedro, pino y otros materiales de construcción, minerales y víveres.

NOTICIAS VARIAS DE LA CAPITAL.

¡Pobres animales!—No se puede evitar esta exclamacion al ver como los carretoneros, los aguadores y todos los que manejan bestias, tratan á estas infelices continuamente. Es necesario que no quede en el alma un resto de compasion para mirar con indiferencia la manera con que se hace caminar á las acémilas y á las bestias de tiro por los que mas deberian cuidar de su conservacion. Continuamente se están viendo en las calles de esta ciudad animales con la piel hecha pedazos, el lomo en carne viva y á veces chorreando sangre. Estos brutales escesos no pueden dejar de ser vistos por los ajentes de policía, ni es posible que se oculten á los ojos de la autoridad; por lo tanto se hace necesario, indispensable un pronto y eficaz remedio

Caso no raro--A la una de la mañana del dia de ayer, segun publica el Comercio, ha sido asaltada por catorce facinerosos la casa núm. 80 de la calle de la Torrecilla, que la ocupa D. Nicolas Concha, á donde lograron introducirse por medio de un forado que abrieron al pié de una ventana de reja y robaron 300 pesos y varias especies de oro y plata, lograndose tomar por la Policia á Eujenio Santamaria y Juan Sagal que se encontraron á esas inmediaciones amarrados. La Intendencia ha puesto en la cárcel á los dos individuos mencionados á disposición del Sr. Dr. Carrillo con su parte respectivo.

Ventanas y tropiezos---De luengo tiempo acá se quejan los hombros, los brazos y á veces las cabezas de los habitantes de esta capital, de las contusiones que reciben en las ventanas bajas que invaden una parte de las aceras. Con la composicion que últimamente se ha hecho á varias de estas, era de esperar que las ventanas hubiesen tenido igual reforma, pero lejos de eso, tenemos el sentimiento de haber visto, entre otras, en la calla del Mascaron una casa que se es-

de la pared como es corriente para mal del prójimo, sino que ademas han puesto dos enormes tarugos que parecen colocados á propósito para romper las rodillas de algun mal encaminado quidam, ó bien la cabeza de algun inocente que no comprenda como se debe dirijir la obra de una casa.

cas escaleras que servian de base á una cruz de granito, no sin haber ántes depositado una piedra que tradicionalmente arrojan los romeros, diz que para echar un peso mas sobre los espíritus infernales que allí están oprimidos y sepultados mientras los fieles visitan el sepulcro del santo Apóstol; única muestra de piedad que dió el anciano.

Mientras el zurron de cabra suministraba entretenimiento á sus blanquísimos y bien afilados dientes, y la calabaza jugo para humedecer la garganta, ni el mozo ni el viejo se daban prisa en levantarse, ambos sin duda bien hallados con su oracion y su merienda; mas apenas el de la cruz, metiendo en el zurron la mano, despues de un escrupuloso registro, por vez primera la sacó vacía; apenas de la calabaza empinada sintió caer á sus labios a tan solo gotas cada vez mas lentas y flacas, el santo varon comenzó á removerse, erguirse y desperezarse, y á dar por último fuertes patadas en el suelo, menos por sacar el frio que por distraer á su compañero de aquella devocion, que ya tenia sus puntas y ribetes de arrobamiento.

Pero como ninguno de estos medios le sirviese para conseguir su intento, acudió á otro mas directo y eficaz, cual fué el de llegarse bonitamente por la espalda y tirarle de la oreja con aquella suavidad que podia esperarse de sus callosas manos, diciéndole al mismo tiempo con un acento, que bien daba á entender salia de un cuerpo recientemente refocilado:

¡Ola! ¡ola! señor peregrino, para un paje de obispo Que conoce estes andurriales mas que los lobos de la montaña; que ha cogido en los tejados de la catedral mas gorriones que palomas el azor de un cabellero, y manoseado la estatua de piedra del Apóstol mas que los monaguillos que le quitan el polvo, devocion es esa que tanto tiene de singular como de pesada.

El mozo se levantó silenciosamente, y cogiendo el sombrero se lo encasquetó hasta los ojos, enjugóse dos lágrimas que se quedaron detenidas en sus mejillas, tostadas del sol, y casi avergonzado de su debilidad, respondió al anciano con alterada voz: —Andemos. —Sí, sí, que ya se pone el sol tras de ese castillo de Altamira, que no parece sino fantasma del mal aguero, según lo negro que á la vista se ofrece. Una legua tene-

Beneficio del Sr. Rendon.= Aunque nos es imposible ocuparnos en estos momentos de la función á que acabamos de asistir , queremos sin embargo decir dos palabras acerca de este beneficio. Desde casi las seis de la tarde y aun antes de estar alumbrado el local, estaba ya éste ocupado por uña inmensa concurrencia. El drama como habíamos anunciado, es bellísimo y nada ha dejado que desear al público. Algunos actores, francamente, pudieran haber sabido mejor sus papeles, ó salir con mas lucimiento; el Sr, Rendon corno esperábamos , ha comprendido bien el carácter que debia representar, y ha tenido momentos felices. Por último, la pareja Casanova ha bailado muy bien, y las dos veces, la nueva Jota, y Pa¬ quita quiso parecer al público mejor que nunca.

NOTICIAS VARIAS DEL EXTRANGERO.

Historia de la industria de la seda. Según los anales chinos, la muger lejítima del emperador Hoang, llamada Si-Ling-Chi, comenzó á criar los gusanos de seda, (unos 2700 años antes de nuestra era). Si-Ling-Chi, hizo reunir una gran cantidad de dichos insectos, que se propuso alimentar ella misma en un lugar que destinó únicamente á este uso; y no tan solo encontró el modo de propagarlos, sino tambien el de hilar su seda y emplearla en hacer telas. En reconocimiento, la posteridad colocó á Si-Ling-Chi en el rango de los espíritus celestes concediendo a su memoria honores particulares bajo el nombre de la Diosa de los gusanos de seda.

En el libro de las ceremonias chinas, se lee:

*Al acercarse la conclusion de la primavera, la jóven Emperatriz se purifica y ofrece un sacrificio al es"píritu de los gusanos de seda; va al campo y recoje las "hojas de la morera; prohibe á sus damas que se ador"nen con galas, y dispensa á sus esclavas de las labores "de costura y bordado, á fin de que puedan dedicarse "con todo esmero al cuidado de los gusanos de seda.»

El Chon-King, uno de los libros canónicos de los chinos dice: "El primer dia de la luna del último mes "de la primavera, la muger del príncipe lava en el rio la "simiente de los gusanos de seda.»

Desde la China que parece haber sido la cuna de la industria de la seda, se estendió á la India y á la Persia; porias conquistas de Alejandro el grande sé propagó en el resto del Asia; fué llevada segun testimonio de Aristóteles por Pánphila hija de Latoüs á la antigua Cos, hoy Isla de Staucho cerca de las costas de Anatolia: por la denominación de los emperadores romanos en Oriente, se conocieron en Europa las moreras y los gusanos de seda.

Poblacion de Rusia.---La población de la Rusia europea segun el censo que se acaba de hacer

menos que 54.092,300 personas. La densidad de la po blacion ofrece muchas variaciones: asi en cuatro provincias es de 2,000 á 2,200 habitantes por milla cuadrada, en siete de 1,500 á 1809; en 17 de 1,000 á 1,400; en 11 de 500 á 850; en 8 de 150 á 450 y en tres solo de unos 100.

mos que andar todavía, hijo mio; y de buenos trajinantes es llegar presto á la posada.—¿Sabeis que se me ocurre una cosa, Ramiro? saltó de repente el buen anciano, á quien el vino de Valdehorras habia infundido cierta facundia: ¿sabéis que los honrados vecinos de Santiago, ó de Compostela, como le llaman los clérigos y monjes, han de creer, al veros con ese aire compungido, que os he trocado por cualquiera alma en pena allá en Estremadura, en la córte de nuestro señor Príncipe don Alfonso VII, cuya vida conserve el cielo mas años que hojas tienen estos robles?

—Amen! repuso el paje, quitándose respetuosamente el sombrero; pero os advierto que hayais en cuenta el sitio en que nos hallamos para tener á raya vuestra lengua. En aquel castillo que allí veis mora don Ataulfo de Moscoso el Terrible, rico hombre partidario de la Reina: al Monarca de Aragon y de Navarra, su marido, tampoco le faltan adictos dentro de los muros de la ciudad; y por demas me parece advertiros que el obispo, mi señor, es acérrimo defensor del Príncipe niño, su ahijado, á quien acabamos de ver en Mérida. En esta encrucijada de partidos me parece muy sano consejo el vivir apercibídos, no sea que los contrarios nos asalten y cometan con nosotros algun desaguisado.

—Consejo asaz prudente, en efecto, y mas propio de una cabeza como la mia, á quien la edad y el capacete le han robado á porfía su ornamento, que no de la vuestra, de donde brota el cabello tan espeso como los matorrales en este monte.—Pero eso es precisamente lo que iba diciendo, añadió el anciano, clavando el regaton de su báculo en tierra y apoyándose en él algo encorvado, con trazas de permanecer en aquella postura mucho tiempo: os saqué de Santiago alegre, vivaracho, travieso, pendenciero y mas inclinado á vestiros la cota que la casulla, el yelmo que el bonete; y os llevo ahora, así Dios me salve, taciturno, lloron, sesudo y con vocacion de canónigo, y quizá quizá de monje benito de San Martin Pinario. Como soy, que vuestra anciana madre doña Nuña va a decirme, cuando me vea entrar con vos por las puertas de su casa: «¡Cómo! ¿ese es el hijo que me traeis de la tierra llana? Volvéosle á llevar, que no es mi Ramiro.»

(Continuará.)

Last edit over 1 year ago by martinar317
1
Needs Review

1

Núm. 11) MIERCOLES 18 de SETIEMBRE. (Un real. LA REVISTA. Precios de Suscripción EN EL PERU. EN EL ESTRANGERO. PS. RS. PS. RS. Al mes…2 —…2 4 Al trimestre…5 4…7 — Al semestre…10 4…13 4 Al año…20 —…26 —

Este Periódico sale á luz todos los dias por la mañana; escepto los Domingos. Se encuentra de venta en la tienda del Señor Dorado, calle de Judios, y solo se admiten suscriciones en esta Imprenta, calle de la Pescadería, 127. Todo anuncio que no esceda de diez lineas, pagará 4 reales por la primera vez y 2 reales por cada una de las subsecuentes, Los precios de los anuncios mas estensos y de los remitidos, serán convencionales.

DIARIO DE POLITICA ECONOMICA, CIENCIAS, LITERATURA, RELIGION, ARTES, etc.

LA REVISTA.

Lima, 17 de Setiembre de 1850.

En nuestro folletin de hoy damos principio á la novela histórica titulada DOÑA URRACA DE CASTILLA, escrita orijinalmentc en castellano por D. FRANCISCO NAVARRO VILLOSLADA. El mérito sobresaliente de esta produccion y el de otras obras notables, entre ellas DOÑA BLANCA DE NAVARRA, han valido al autor un lugar de los mas distinguidos entre los primeros novelistas contemporáneos.

Como verán nuestros lectores, el Sr. Villoslada, ha seguido la escuela de las mejores novelas históricas de Alejandro Dumas, tanto en la eleccion de un asunto interesante, como en el desarrollo del plan, en la exacta pintura de los caractéres, en la belleza de las descripciones, y por último, en la lijereza y animacion del diálogo. A estas cualidades reune DOÑA URRACA la de estar escrita en un lenguaje castizo y elegante, cosa que rara vez se encuentra en las traducciones que andan de mano en mano.

La publicacion de esta novela no sufrirá las interrupciones que tanto molestan á los lectores; pues tenemos la obra completa en nuestro poder. El mismo sistema seguirémos en adelante: no darémos principio á una novela que no estemos seguros de continuar hasta el fin.

Ayer hemos publicado el último informe del gobernador de Nueva York en que manifiesta los crímenes que se cometen en aquella ciudad; el siguiente artículo del Economist de Londres dá vários curiosos datos sobre la escasez y criminalidad en Francia y Alemánia, y tanto estos como las observaciones que los acompañan

lectores.

La íntima union entre la escasez y la criminalidad, dice el citado periódico, ó bien entre la abundancia de alimentos y la disminución del crimen se hace tan visible en Francia como en Inglaterra. La cosecha de 1846 fué insignificante; el gobierno frances tomó inútilmente medidas extraordinarias para bajar el precio de los alimentos, pero no pudo evitar la miseria del año 47. Hemos dicho antes, y repetímos de nuevo ahora, que los padecimientos que entónces sufrió el pueblo francés, hicieron mas notable el contraste entre la condición de la

FOLLETIN. DOÑA URRACA DE CASTILLA. MEMORIAS DE TRES CANONIGOS. Novela Histórica original. por D. Francisco Navarro Villoslada

LIBRO PRIMERO. CAPÍTULO PRIMERO.

En que se da eomienzo á la peregrina História de la Reina doña Urraca.

Los españoles del siglo XII no tenian mas caminos reales que los construidos para la esplotacion de las minas de plata, ó para las necesidades de la guerra, durante la dominacion romana, y el que devotos peregrinos, con sus pies descalzos, abrieron desde los Pirineos á Santiago de Galicia.

Este arrecife se hallaba en mucho mejor estado que los otros, y, acaso pudiéramos añadir, que nuestras modernas carreteras. No se conocian, es verdad, en tan largo tránsito paradores, ni guardias civiles, ni peones camineros; en cambio no escaseaban los conventos generosamente hospitalarios; las hermandades primero y luego los caballeros de las órdenes militares, defendían á los piadosos caminantes de los harto frecuentes y poco gratos encuentros de infieles y bandidos; y con respecto á la recomposición del camino baste decir, que se consideraba como una obra de caridad en que solian ejercitarse los monjes y los pueblos.

Construido con anchas baldosas de forma regular, que aun hoy se ven entre la yerba, en algunos trozos que ban podido resistir al resfriamiento de la piedad y al transcurso de los años, bien se conoce que estaba des-

gran masa popular y las clases elevadas, y contribuyó á la revolución de 1848. Si la cosecha de 1846 hubiera sido tan abundante como la de 1849, que tan favorable ha sido á Luis Napoleon, hubiera podido posponerse la república y Luis Felipe pudiera haber muerto rey de Francia. Pero estaba dispuesto de otro modo, y no parece sino que la revolución de 1848 ha venido expresameute para manifestar á los que son insensibles á los sucesos ordinarios, que no pueden forzar sus planes de gobierno hasta un extremo, sin producir en la sociedad grandes calamidades, cuando la estacion es poco favorable. Antes de 1847 la Francia se quejaba de las prohibiciones del comercio y de las contribuciones excesivas, y la miseria que afligió aquel año á la nacion produjo como hemos dicho, la revolucion que destruyó el antiguo gobierno. El aumento de crímenes en aquella época fué tan notable en Francia como en Inglaterra.

Comparado con los dos años anteriores (dice el Ministro de Justicia en el informe que presentó al Presidente de la república) el año de 1847 ofrece un aumento considerable de crímenes. En 1845, por ejemplo, los tribunales oyeron 5077 causas y sentenciaron 6908 delincuentes; en 1845, hubo 5054 causas y 6685 acusados; al paso que en 1847, las primeras subieron á 5857 y los segundos á 8704. En toda la Francia se contaba en dicho año 1 criminal por cada 4067 habitantes.

Segun esto, los grandes crímenes, asi como los delitos aumentaron considerablemente en Francia durante el año de 1847, sin que hubiese habido un aumento de poblacion para justificarlo, como sucedió en Inglaterra; y por consiguiente no se debe atribuir á otra cosa que á la escasez de alimentos. La abundancia no es menos necesaria para la conservacion del gobierno que para las mismas necesidades físicas; de ella depende la existencia del estado y el bien estar del pueblo. «Donde quiera que los medios de vivir, dice el informe mana del comercio libre, se reúnen inmediatamente nos ocura sostener un sistema, para conservar aquello en que todos tienen un intéres, porque todos son felices á su sombra. Cuando, por el contrario, la mayor parte del pueblo á pesar de grandes esfuerzos puede apenas lograr un medio miserable de subsistencia, y no tiene algun goce que le haga llevadero el trabajo, es sumamente difícil apaciguar los conflictos que inevitablemente han de ocurrir."

¿Que ha hecho la Francia, continúa el periódico in-

tinado á pedestres viajeros, con la mira de facilitar y protejer la peregrinación. A este mismo deseo, que crecia con el espíritu religioso, debióse la institucion de los cambiadores que á las puertas de las ciudades se colocaban con sus mesas doradas y pintadas, sus arcas y balanzas, para cambiar á los estrangeros las monedas de su pais por las equivalentes de Leon y de Castilla. De trecho en trecho se establecian hospitales, se erigian monasterios, se levantaban puentes; y para que los romeros de diversas naciones tuviesen en la Península una segunda patria, fundábanse ciudades como Santo Domingo de la Calzada.

La de Santiago comenzaba en Roncesvalles, atravesando todo el reino de Navarra por Estella, Logroño, Nágera hasta Santo Domingo; y de aquí se dirigia á Burgos, Carrion, Leon, Astorga, ciudad entónces del reino de Galicia recientemente incorporado á la corona de Castilla, y tocando por último en Lugo, terminaba en las murallas de Jerusalen hispana.

Por el opuesto lado, hácia el Sur, arrancaba otro camino desde Portugal, empalmando con el del Norte en la tumba del hijo del Cebedeo.

De esta suerte la osamenta de un hombre oscuro que murió degollado en Palestina, trasladada en una navecilla hasta el puerto de Iria, y sepultada cuatro leguas adentro de la costa, en medio de selvas inaccesibles y de breñas tan solo de fieras habitadas; la osamenta de un pescador que permaneció ignorada por espacio do ocho siglos, al ser de improviso descubierta, vióse al punto en comunicacion por un lado con los que entónces se llamaban confines de la tierra (Finis terrae), y por otro con Europa, con todo el orbe cristiano.

Nada exageramos al decir que las desnudas plantas de los peregrinos abrieron primeramente esa larga calzada, que cruzaba la España casi en línea paralela con la costa cantábrica: el camino de Santiago en aquella época era el mas frecuentado de toda la cristiandad: llegaban los fieles á bandadas de los mas remotos países:

glés, para asegurar la abundancia de alimentos al pueblo, después de la severa leccion que le ha dado el año 48? Nada. No puede crear alimentos ni siquiera comprarlos, porque no emplea otros medios que las contribuciones con que recarga al pueblo. No ha destruido ninguno de los abusos que antes axistían. Las mismas contribuciones, las mismas restricciones hay ahora que antes y aun algunas se han aumentado.

Todas las clases mercantiles de Alemania conocen los peligros de este sistema, y una de ellas dirijiendose al ministro prusiano le hace ver la necesidad de aliviar al comercio y á la agricultura de los derechos protectores que pesan sobre ellos. «Cuando esperabamos las reformas indicadas, dicen, se nos hacen proposiciones que tienden abiertamente á impedir todavia mas la importacion de los artículos que los extranjeros nos traen en cambio de nuestros productos, y á aumentar de una manera muy dudosa la exportacion de nuestras manufacturas.»

El gobierno prusiano, lo mismo que otros del continente europeo, en lugar de tomar medidas para que desaparezcan los impedimentos que ofrece el sistema protector á la industria de sus súbditos, y facilitarles de este modo la abundancia y las comodidades, persiste en el sistema de sus antiguas restricciones, sin atender á que el gran secreto de todo buen gobierno, consiste en poner al pueblo en disposicion de que se asegure su bienestar por medio de una honrada industria. Para vivir es preciso prosperar, y el gobierno no debe detener esta prosperidad. Las estadísticas del crímen en Europa, y la desolada condicion del Asia proclaman una misma verdad. Los gobiernos se deben considerar tanto mas estables, cuanto mayor es la prosperidad del pueblo, y tanto para la felicidad doméstica, como para el órden social, el hombre debe ser libre para buscarse la subsistencia por medio de una industria noble y honrosa.

de Chile al hablar de la nueva , de que ya tie

c. u. á 10 ps. qql. —Flejes ínea de vapores 58 qqls. á 4 ps. qql. —Lo público

«Ya habrán visto nuestros lectores las noticias que hemos publicado de Europa, que la línea de vapores del Brasil y del Rio do la Plata debe inaugurarse en agosto ó setiembre del presente año.

Esta línea que en Chile se ha llamado fabulosa por los defensores del monopolio, toda vez que la hemos citado como un argumento, se establecerá sin privilegio de ninguna clase.

imponíase la peregrinacion, no solo en penitencia por los confesores, sino en castigo por los tribunales, y era voz comun de que el viaje tenia que hacerse en vida, ó después de la muerte, por los mismos justos, antes de subir al cielo. La calzada de estas almas en pena era la Via láctea, conocida por el vulgo con el nombre de Camino de Santiago.

Esta santa y célebre ciudad, rodeada de montañas de lozana y triste vejetacion, se ofrece repentinamente á la vista de los caminantes cubierta casi siempre de negras nubes, que levantándose de las vecinas cumbres, se estienden luego por el ámbito poco dilatado de un cielo ceniciento, figurando el fúnebre crespon tendido sobre el túmulo del Apóstol.

Los peregrinos, de consiguiente, 110 logran divisar las torres del templo suspirado sino cuando están encima de la ciudad, y las dos opuestas eminencias, desde las cuales se descubre, tienen un nombre tan gráfico y significativo, que basta solo enunciarlo para que el mas rudo conozca de dónde procede y bajo qué sentimientos ha sido inspirado.

La altura del Norte llámase el monte del Gozo; la del Sur el monte del Humilladero.

Si quisieramos averiguar por qué el aspecto de la antigua Compostela infunde á los unos afectos de júbilo, y de humildad y veneracion á los otros, quizá presentariamos una prueba mas de la verdad y filosofía que revelan siempre las denominaciones populares.

Los romeros que venían de apartadas regiones, de Alemania, de Inglaterra, de Moscovia, de Egipto y aun de Persia, cruzando á pié la Europa entera para prosternarse delante de un altar: al ver las pardas cúpulas que lo cobijan, debian sentir antes que nada un júbilo inefable. Para estos aquella montaña tiene el nombre de su primero y mas vivo sentimiento: el gozo.

Los peregrinos que por el lado opuesto se acercaban, no solian traer muchas jornadas, ni venir mas léjos que de la península: menos vivo el placer por consiguiente,

Last edit over 1 year ago by martinar317
4
Needs Review

4

4 LA REVISTA. A Gregorio Hurtado. Género de algodon para ponchos 1 cajon con 180 yds. á 8rs. vara-Sarazas 10 fdos. con 500 pzas. á 18 rs.pza.

A Zaracondegui y Ca. Raso 1 cajon con 19 pzas. de 31 yds, y 23 pulgadas á 3 2/4 et. pulg.--Ceñidores de seda 2 cajs. con 17 docs. en e.u. á 16 ps. doc.

A José .Peralta. Arroz 30 sacos 7 ½ arrobas e.u. á 2 ps. 50 et. qql. A Jose Calmet. Harinas 105 barriles á 8 ps. e. u.-- Charqui 40 lios con 92 qqls. todo á 6 ps. qql.--Nueces 40 sacos con 66 qqls todo á 3 ps. qql.--Cominos 15 idem con 27 qqls. todo á 5 ps. qql.--Hilo de cartas 12 tercios con 23 qqls. todo á á ps. qql.--Oblon 1 id 30 lbs. id. à 25et. lb.

PUERTO DEL CALLAO. ENTRÁDAS.--SETIEMBRE 17. Barca nacional MICENO, de 231 toneladas, procedente de S. Francisco y Paita, su capitan Belisario Gonzales, con 10 hombres de tripulacion: conduce de pasaje á D. Mariano Duran, D. Estevan Rios, D. Juan Mith, D. Juan Valcarsel, D José Claves, D. Mariano Benavides, D. Bruno Almentes, D. Juan Gastro, D. Paulino Nuñes, D. Mariano Velis, Ramon Ureta, D. Jua Peñalosa, en lastre, consignada á M. M. Cortés

Golteta nacional FIDELIA de 87 toneladas, procedente de Paita, su capitan Carlos Vasallo, con 6 hombres de tripulacion: conduce de pasaje à D. Federico V. Espinoza, D. Franciso Pinedo, con frutos del pais, para diversos.

Fragrata Americana ROGER SHERMAN, de 496 toneladas, procedente de Valparaiso, su capitan J C. Huffinhton, con 21 hombres de tripulacion: en lastre, consignada á G. Gibbs y Ca.

SALIDAS.-- DIA 16. Goleta nacional ISABEL, de 99 toneladas con destino á Casma, su capitan Francisco Fernandez conduce de pasaje á D. Antonio y Juan Sotomayor, D. Felipe Gastalumendi, y D. Fulgencio Fernandez, su carga para varios, despachada por José F. Guerra. Goleta nacional ATREVIDA de 63 toneladas con capitan Narciso Leal. condua D. Francisco Barriga, D. Luis Almacido y 2 sirvientes, D. Carlos Morries, su carga para varios, despachada por José F. Guerra. DIA 17 Barca inglesa ELENA, de 311 tonelada, con destino á Inglaterra, su carga huano, su capitan N. M. Ball. Fragata inglesa AGENORA, de 731 toneladas, con á Inglaterra, su carga huano, su capitan N. A. Frazer despachada por Tomas Conroy. Barca francesa ALCIVIADES, de 307 toneladas, codestino á Inglaterra, su carga huano, su capitan E. Erable, despachada por Manuel Argote. Bera chilena RUMENA, de 288 toneladas, con destino á Huacho, en lastre, su capitan C. Hansen, despachada por Vial y Hurtado. Goleta holdandesa ELISABETH, de 113 toneladas con destino á Iquique, su carga en lastre, capitan J. Dordelshur, despachada pour Juan Moss. Goleta nacional CABALLO MARINO, con destino á Huacho y Supe, su capitan Francisco Balega, despachada por J. F. Guerra

AVISO MARÍTIMO. Se vende ó se fleta. La hermosa fragata Norte-Americana Greyhound del porte de 536 toneladas de rejistro que se halla anclada en el Callao. Para tratar veanse con G. Gibbs y C. ó con su capitan á bordo. v. 4 p. 1.

Para San Francisco. Saldrá á la mayor brevedad posible la Barca Nacional « Elisa, » admite alguna carga y pasageros, ocurran á las SS. Viuda de Romero en el Calloa, y en esta á la Viuda de Santiago é hijo. |v. 15. p. 7.

SECCION ECONÓMICA Compendio de Gramática Castellana por D. José de Urucullu. Acaba de hacerse una bonita edicion de este Compendio en la imprenta de este periódico en la misma letra de esta aviso y en hermoso papel. Su precio dos reales.

Se ha perdido. Anoche ha seguide desde la calle del Tigre, á un caballo montado, otro deseneillado: la persona á quien se le hubiese perdido puede ocurrir á la calle de Chavez núm. 73. que se le entregará dando les señales exactas, y pagando el costo de este aviso y el de los pastos desde esta fha. hasta el dia que se le entregue al dueño. Lima Setiembre 17 de 1850. v.3. p. 1.

Libería de Perez. Calle ds las Mantas, 35. Obras recibidas por la fragata N. Anais. Asia, Africa, Occeania pintorescas, 3 tomos ps. 54 Diccionario histórico-geográfico, 7 tomos . . . 28 Diccionario de los Diccionarios de medicina y cirujía, 10 tomos . . . . . . . . . . . . . . . . . 40 Farmacopea razonada, 2 tomos . . . . . . . . . . 8 Farmacopea francesa, 1 tomo . . . . . . . . . . . . 4 Farmacia esperimental, 2 tomos. . . . . . . . . . . 8 Geografia histórica, antigua y moderna, en 4° 1 tomo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14 Guia del médico práctico, por Valleix, 14 tom 21 Historia del Consulado y del Imperio de Napoleon , por Thiers, traducida por Alcalá Galiano, 9 tomos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18 Historia de los Girondínos, 6 tomos . . . . . 8 Historia de la guerra de la independencia de España, por D. Miguel A. Principe , con 1,000 grabados, 3 tomos . . . . . . . . . . . . 34 Historia de la Milicia Nacional de España, con láminas, 2 tomos . . . . . . . . . . . . . . 5 Historia caballerescas españolas en verso, 1 tomo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 Nomebclatura farmacéutica, 2 tomos . . . . . . . 5 Tratado de materia farmacéutica, 2 tomos . . 5 NOVELAS. A. Dumas.--El Vizconde de Bragelonne, 3 t. 7 4 --- Luis XIV y su siglo, 6 tomos . . . . . . . . . . 5 Don Quijote, nueva edicion, 1 tomo . . . . . . 10 Matilde ó las cruzadas, con 300 grabados, 2 t, 5 E. Suë.---Los Misterios de Paris, con 300 làminas, 3 tomos . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 --- idem idem sin láminas, 4 tomos . . . . . . . . 6 Soliman y Zaida, 1 tom . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3 Establecimiento de Carruajes. Calle de Azaña, á la espalda de la Trinidad, 31. Se ha abierto un nuevo establecimiento para la construccion y refaccion de toda clase de claseines, calesas, coches, carretas y carretillas de mano. Tambien se encarga de la compostura de máquinas de molinos y tonos de panadería; como asi miso arados y rastras para el bajo de agriculta, á precios moderados. Nueva Agencia. Con fecha 1e. del presente Septiembre, se ha establecido la compañia de ajencias de comercio en este puerto, por los Sres. MOLFINO y APONTE. Las personas que tengan la bondad de ocupar á dicha compañia, á mas del puntual y activo servicio, en los despachos enncontrarán suficientes garantias para cualquier negocio, y seguridad de sus intereses teniendo el local de la ajencia mucha capicidad para el depósito de mercaderías y equipajes. Dicha ajencia se halla en la calle del Comericio, almacen N0. 30 de Francisco Molfino. Callao, Agosto 28 de 1850.

En la Agencia del Correo de Ultramar, calle de la Pescaderia, 127, se encuentran de venta las obras siguientes: El Judio Errante, por Eugenio Sue, traducido por D.P. Martinez Lopez. Magnifica obra en 8 mayor en 4 vol. ílustrada por los grandes artistas Gavarni, Best, Leloir y Regnier . . . . 12 ---La misma obra en tafilete, y corte dorado . . . 16 Martin el Espósito ó memorias de un ayuda de Cámara, por Eugenio Sue. Novela traducida del francés por V.E. Echarry de Otaberro, 5 volumenes en 80 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4 Los Cuarenta y Cinco, por A. Dumas. Novela en 3 volumenes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3 Memorias de un Médico, por Alejandro Dumas, seis volumenes en 80 . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5 Valcruese, Novela escrita en francés por Julio Sandeau, traducida por A.E. Echarri de Otaberro. un volumen en 80 . . . . . . . . . . . . . . . . 1 La Propiedad, por M. Thiers, Ex-Presidente del Consejo de Ministros. La autoridad y el prestijio que goza el nombre de este escritor politico, no puede ménos de dar grande importancia á esta publicacion, 1 vol. perfectamente encartonado . . . . . . . . . . . . . . . . . 1

Perfumería.--- En la tienda de Perfumería junto al Consulado,Núm. 17 se acaban de recibir los efectos siguientes: Guantes de cabritilla de todos colores , calidad superior, para hombres y señoras: Perfumería de los mejores fabricantes de Paris: Dormilonas de última moda y de un esquisito gusto : Jabones desde los mas baratos hasta los de primera calidad: Crema de Perisa: Olores superiores en pomos de todos tamaños: Aceitillos, Plumas de oro y de acero, Agua de lavande, de Colonia, Florida etc.--Botonoes de metal para fraks, Escopetas, y Pistolas de las mejores fábricas de Inglaterra.

Sastreria de Gardiol y Pignol. Calle de Espaderos frente al Hotel Americano, 204. Un surtido complete de paños franceses, casimires para pantalones, géneros para chalecos, paños piloto y casto de paletots y coachman. pilot jack, sobre-todos. Todos estos efectos son de primera , los precios moderados. Se sirve con puntualidad. Se encuentra ropa hecha.

Por el último buque llegado al Callao acaba de recibir los siguientes artículos:

Casamires para pantalones, fábrice de Bonejam. Géneros de piqués blanco bordados, idem amarillos de pelo de cabra, y tambien blancos, pilot-jack; para el verano, una factura de botones dorados de todas clases y tamaños, y otros varios articulos de los géneros mas escogidos de Francia, y remitidos por el sastre mas afamado de Paris.

Estamos fabricando gran cantidad de paltós de verano de diferentes colores.

El Correo de Ultramar. Agencia de este periódico calle de la Percaderia Núm. 127. La agencia de este peródico anuncia á las personas que quieran subscribirse á él, que son muy pocos los egemplares que restan por llenar de los que actualmente recibe de Francia. Avisa tambien que han sido allanados todos los obstaculos que se oponian á la regularidad de la correspondenica; de suerte que los subscriptores pueden contar hoy con la plena seguridad de recibir los periódicos inmediatamnete despues de la llegada del Vapor y los dos cuadernos de la parte literaria al dia siguiente sino fuere de fiesta.

Señores Suscritores. DEL CALLAO. Egempls. NOMBRES. 1-- Srs. D. Pedro Salmon, 1-- » Juan Baron. 1-- Sr. Coronel Matis. 1-- » Tiburcio Cantuarias. 1-- » Enrique Higginson. 1-- » Gregorio Hurtado. 1-- » Juan Bryce. 1-- » Antonio de la Roca. 1-- » Luis de Santiago. 1-- » Pedro Carreño. 1-- » José de Saldia (Intendente de Policía) 1-- » José Johnston. 1-- » Vincente Aramburú. 1-- » Juan G. Smith. 1-- » José L. Diaz. 1-- » Molfino y Aponte. 1-- » Juan Moss. 1-- » Andres Leon. 1-- » Domingo Bejarano. 1-- « Gregorio Real. 1-- » José Santiago Freundt. Señores que se han suserito del dia 17. 1-- Srs. D. Manuel Morales. 1-- » Eujenio Rossell. 1-- » Agustin Iturby. 1-- » J. Franklin Haley.

TEATRO PRINCIPAL. Para el próximo Jueves 19. El drama cómico en cuatro actos-- D. FRANCISCO DE QUEVEDO. De cuyo protagonista se encarga el Sr. Rendon. BAILE LA JOTA ARAGONESA. Concluirá con la nueva piexa en un acto--- ¡¡UN ENTE SINGULAR!! Esta graciosa funcion concluirá antes de las 11. Imprenta de J. Masias, calle de la Pescadería, 127.

Last edit 7 months ago by Isabella

MSH-LAT_001-104

1
Needs Review

1

1892

Last edit almost 2 years ago by i.s
2
Needs Review

2

28 Da. Maria Ramírez 29 " Juana Perales 30 " Carmen Cortes 31 " Jenara Figuerola 32 " Magdalena Vera 33 " Hermenejilda Cárdenas 34 " Manuela E. Correa 35 " Maria B. Garcés 36 " Maria A. Garcés 37 " Manuela Matos 38 " Carlota Quintana 39 " Juana Rosas 40 " Petronila Garcia 41 " Eujenia Garcia 42 " Laura Uriza 43 " Margarita Uriza 44 " Maria Aguilar 45 " Maria R. Eslava 46 " Maria P. Eslava 47 " Manuela Patron 48 " Matilde Sorozabal 49 " Josefina Sorozabal 50 " Maria Lapeiro 51 " Mercedes Malamoco 52 " Margarita Malamoco 53 " Cristina Malamoco 54 " Dolores Solar 55 " Jesus Solar 56 " Maria Soliz 57 " Juana Siraldino 58 " Maria N. Garcés 59 " Juana Garcia 60 " Mercedes Ugarte 61 " Amalia Ugarte 62 " Manuela Gonzalez 63 " Petronila Coello.

Last edit almost 2 years ago by Cecilia
3
Needs Review

3

64 Da. Ignacia Coello 65 " Juliana Rojas 66 " Maria Rojas 67 " Rosa Pinillas 68 " Maria Garcés 69 " Ignacia Velazquez 70 " Anjela Perez 71 " Emilia Pitol 72 " Manuela F. [Pontigo] 73 " Petronila M. Navarro 74 " Elisa Lapeiro 75 " Rosa A. Cavero 76 " Constancia Cavero 77 " Paula Cavero 78 " Flora Alarco 79 " Petronila Roman 80 " Isabel Roman 81 " Maria A. Urrutia 82 " Manuela Urrutia 83 " Petronila B. Saavedra 84 " Maria Portocarrero 85 " Anjela Perez Infantas 86 " Juana de [] 87 " Maria Mauricio 88 " Lorenza Larrosa 89 " Anjela Jimenez 90 " Manuela Jimenez 91 " Maria M. Lorozabal 92 " Delfinia Godoy 93 " Rosalí a Godoy 94 " Maria A. Jimenez (murió) 95 " Maria L. Jimenez 96 " Isabel Noriega 97 " {Fran} Villaran Cristina (se casó) 98 " Manuela Camacho 99 " Virjinia Martinez

Last edit almost 2 years ago by Cecilia
Displaying pages 1 - 10 of 340 in total